Lost in La Concha Año 2 #ZorionakGorb

Y así, como quien no quiere la cosa, ya llevo dos años atrapado en este planeta. Iba a ser una misión de rescate rápida y sencilla pero, parece que la cosa va para largo. Es lo que pasa cuando metes el tentáculo donde no debes y la mujer de tu Comandante está en el ajo.

lost_in_la_concha_velas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En todo caso, es un día para celebrar! Zorionak neri! Poco a poco me voy mimetizando con el ambiente; ya he aprendido que el tema de conversación habitual en los ascensores es la estupenda climatología donostiarra y soy capaz de decir Eskerrikasko sin que se me trabe la lengua en el paladar. Estos son los momentos en los que toca echar un vistazo al año que hemos vivido y darse cuenta que… En mejor lugar no habría podido estrellarme. ¿Quién enciende la vela?

lost_in_la_concha_tamborrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Donostia es tamborrada, y eso se nota en los informes de misión. Siempre está en el top y todo lo que sean palillos y tambores son temas candentes. Además, una fiesta que aglutina comida, bebida, fiesta y la posibilidad de expulsar el estrés dando golpes a un tambor, tiene el éxito asegurado. Este año estrené traje nuevo y la verdad es que me vi de lo más elegante. Siempre he pensado que el toque del traje de cocinero es lo más auténtico pero, la verdad es que el porte y la gallardía que se logra con un traje de soldado hay que tomarlo en cuenta. A pesar de todo, no conseguí ligar ni de cocinero ni de soldado, eso sí. Esto es Donosti, ligar tiene más de milagro que de arte.

lost_in_la_concha_boda_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Mi primera boda, fue todo un acontecimiento social. Y ha sido el segundo post más leído a lo largo de este año. Terrícolas míos, como os gusta la fiesta y qué bien os lo sabéis pasar. Eso de los trajes blancos e inmaculados, gente elegante, excelentes manjares… Volvemos a la comida, si es que lo vuestro es un no parar. En todo caso, las relaciones más amistosas se generan una vez abierta la barra libre. Eso de tener un lugar en el que te sirven bebida sin preguntar, es un poco peligroso, ¿no?. Sabes cómo comienzas la noche, conseguir acabarla de manera digna es otra historia.

lost_in_la_concha_bar_nestor_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y el post más exitoso del año, como no podía ser de otra manera, va de llenar el estómago. La cena en el Nestor fue una experiencia casi religiosa, y habéis leído la aventura con avidez. A un servidor, le gusta comer de todo; desde una ensalada mixta hasta un huevo frito desconstruído pero, si hay una buena chuleta ya podéis ir pasándome un chuchillo que le pienso hincar el diente. Ahora que lo pienso, todavía tengo pendiente probar su famosa tortilla de patatas así que, habrá que hacer el esfuerzo y regresar

Un año de aventuras; mis inolvidables primeras vacaciones en Perú, un ataque espía en el Hotel de Londres y mi primer atracón de alubias son sólo un ejemplo de las miles de cosas que me quedan por hacer y descubrir. Y sólo lo puedo hacer con vuestra ayuda, encantado de seguir conociéndoos queridos donostiarras, gracias. Vamos a por la próxima aventura.

Anuncios

Dadme un tambor y moveré el mundo

Txunda txunda txunda txun…

lost_in_la_concha_tamborrada_20_de_enero_donostia_san_sebastian

Con los tambores aún resonando en mi cabeza despido el 20 de enero. Inicialmente me costó entender esto de la tamborrada. Pero, ya llevo más de un año aquí y sabéis que cada vez soy más donostiarra. Así que esta vez estaba preparado para hacer frente a un día especial como Dios manda. Bueno, en este caso como mandan los cánones donostiarras.

lost_in_la_concha_tamborrada_cena_donostia_san_sebastian

 Primero, la cena con una kuadrilla maja y elegante; degustar buenos manjares en la mejor compañía y empezar a disfrutar de la fiesta calentando motores con los palillos. A eso que llamáis angulas todavía no he podido hincarle el diente. En todo caso, a una buena chuleta sabéis que jamás le digo que no. Eso sí, si hay algún voluntario para mandarme un paquetito para colaborar en mis tareas de investigación, ya sabéis donde está la nave.

lost_in_la_concha_tamborrada_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

Mi instinto de supervivencia innato me ha alejado por ahora de la plaza de la Constitución en el momento de la izada pero, está claro que es lugar de parada obligatorio en algún momento de la noche. Hay pocos momentos en el año en el que los donostiarras pierden la compostura. Honestamente, probablemente el 20 de enero sea el único. Así que ahí donde fueres, haz lo que vieres. Me he dado cuenta que me estoy donostiarrizando bastante desde que 20 tamborradas seguidas me parecen pocas. 24 horas de constante rataplán son sólo para donostiarras de los de verdad.

lost_in_la_concha_tamborrada_donosti_cup_donostia_san_sebastian

La luz del día trae más tambores y más canciones, y en mi caso trabajar un poco. Hay que ser capaz de infiltrarse en todos los rincones de la fiesta para entenderla y yo ya me he hecho un huequito en la tamborrada de la Donosti Cup. Ya os he contado lo elegantes que íbamos con trajes nuevos no? Una tamborrada de mucho nivel que ha acogido a este humilde extraterrestre como uno más, ¡y por muchos años más! Uno de los grandes problemas de celebrar la fiesta el 20 de enero, suele ser la climatología. Afortunadamente el agua respetó lo fiesta. Lo del frío se arregla con capas de ropa. Eso sí, ir tan elegante con casaca de soldado tiene un precio, y al ser tan entalladas tampoco tenía mucho margen de maniobra. En todo caso, no hay cuerpo que unos tragos de pacharán no caliente.

lost_in_la_concha_tamborrada_kursaal_bandera_donostia_san_sebastian

Y un año más, la tamborrada echó el cierre. La verdad es que me reafirmo en eso de que es uno de mis días favoritos por aquí. Lo del tambor, además de ser un buen medio para expulsar el estrés, es el símbolo de identidad de una ciudad que me tiene enamorado. Dadme un tambor y moveré el mundo, un par de galaxias y lo que haga falta.

¿Qué hora es?

El tiempo es algo relativo. Se genera un agujero de gusano y al traste todas las leyes del antes, el después, el ahora y el luego. No voy a entrar en complejas explicaciones que no nos llevarían a ningún sitio puesto que si tengo que investigar este planeta, debo regirme por el horario terrícola. Ahí donde fueres, haz lo que vieres.

lost_in_la_concha_reloj_alarma_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es hora de levantarse, poner los tentáculos sobre el frío suelo de la nave y espabilar un poco. El 2014 ya pasó, los excesos navideños han quedado atrás y es el momento de sacar el jugo al nuevo año. Pero, el tema de las alarmas para despertarse es un invento maligno en este planeta, el mío y en toda la galaxia. Quien consiguiera dar con un sistema para lograr que todo el mundo se pusiera en marcha de manera suave y agradable por la mañana, se forraba fijo.

lost_in_la_concha_relojes_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es el momento de aprovechar cada minuto del día, disfrutando de las bondades de este planeta. La Concha es el epicentro, y yo estoy en la mitad acompañado por unos relojes conocidos en cada rincón de esta ciudad. La verdad es que elegantes son. Lo que agradezco es que no tengan segundero. Soy incapaz de dormir con un reloj que haga ruido así que, el silencio de estos relojes es un punto a su favor. Eso sí, admito que de noche no se ven demasiado. Quizás debería proponer al Ayuntamiento que los conviertan en relojes digitales con esfera luminosa; me lo apunto en la agenda.

lost_in_la_concha_reloj_boulevard_quiosco_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es también tiempo para seguir aprovechando las bondades gastronómicas de la ciudad, y nada como una parada en el reloj del Boulevard para juntarse con la kuadrilla. Tras la vorágine navideña la ciudad está mucho más tranquila y toca gozar. Bien sea para comer, para beber, o por qué no, hacer un poco de running; este txoko es conocido por todos los donostiarras. Es su lugar de reunión por excelencia.

lost_in_la_concha_plaza_consitutcion_tamborrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero sobre todo, estamos en enero, y toca afinar tambores. Hay que barnizar los barriles. Toca lavar el traje de cocinero porque en breve, este reloj marcará las 00:00 del 20 de enero y ¡llega la tamborrada! Sabéis que es de mis fiestas favoritas de la ciudad, y además os voy a contar un secreto. ¡Estreno traje y voy a ir más guapo que un San Luis! Pues eso, que es la hora de aprovechar el tiempo. 2015 va a ser un gran año y toca disfrutar cada segundo.

Lost in La Concha Año 1 #ZorionakGorb

Parece mentira, pero ya llevo un añito atrapado en este planeta. Y como ya sabéis, no hay indicios de que me vaya a ir a ningún lado en un futuro cercano. Es lo que tiene que te pillen con la mujer del responsable de tu rescate. Tras 42 informes de misión, más de 400 archivos gráficos en Instagram y mil y una aventuras por estas tierras, me doy cuenta de lo rápido que ha pasado este año.

lost_in_la_concha_zorionak_gorb_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Sudores fríos tenía el día que aterricé en La Concha. Bueno, aterrizar en el sentido más amplio de la palabra, más bien fue una caída en picado sin tiempo a desacelerar mucho. El miedo me embargaba porque no sabía dónde estaba. Curiosos seres me rodeaban hablando un idioma aún más extraño.

lost_in_la_concha_pintxos_casa_urola_a_fuego_negro_kata_4_donostia_san_sebastian

Especial cariño le tengo a mi primera experiencia comiendo pintxos. El paseo que me di por A fuego Negro, Casa Urola y Kata 4, me demostró por primera vez que en este lugar no iba a pasar hambre. Uno tiene 7 estómagos y el tema de la alimentación es importante. En mi planeta hemos dejado de disfrutar de la comida y todo lo que acompaña al acto de ingerir alimento. Todo ocurre en un laboratorio. Sin embargo aquí, no me puedo quejar.

lost_in_la_concha_recuerdos_zinemaldi_tamborrada,_santo_tomas_premios_dv_san_silvestre_barandilla

En este año he vivido de todo, la transformación que sufre la ciudad durante el Zinemaldi, mis primeras carreras, mi primer amor en Santo Tomás… Cada vez menos Lost por estas tierras, como olvidar el subidón de ganar el premio de mejor blog personal del Diario Vasco. Entre los manjares, rincones y misterios donostiarras no he parado.

lost_in_la_concha_restaurante_narru_pintxos_bergara_donostia_san_sebastian

Curiosamente, se me ha echado en cara que sólo me dedico a comer pero revisando mis últimos archivos de misión me he dado cuenta que hace tiempo que no me pego un buen homenaje. Habrá que ponerle remedio cuanto antes. He podido constatar que el pódium de informes de misión más visitados se asocia mayoritariamente con comida. Ya hemos hablado del informe de pintxos, y tampoco es de extrañar que el informe sobre la tamborrada se convirtiera en uno de los más leídos. Pero, me hace ilusión que el post más visto sea el de la noche de éxtasis gastronómico entre los pintxos del Bergara y la cena en el Restaurante Narru. Esos manjares exquisitos en una inmejorable noche de verano, algo que quedará marcado a fuego en mi mente para siempre.

Simplemente aprovechar este momento para agradeceros que me hagáis compañía y me sigáis ayudando a descubrir este misterioso lugar. Seguiremos por aquí y en las redes sociales. De la Comandancia interestelar no sé nada desde hace semanas pero estoy tan a gusto por aquí, que por ahora prefiero seguir Lost in La Concha.

Resuenan los tambores. Gora Donostia!

Mensaje para el Teniente Gorb

Llevamos semanas sin recibir ningún informe de sus andanzas en ese extraño lugar llamado Donostia. No hemos detectado ninguna señal de socorro y el botón de autodestrucción de su nave no ha sido activado. El General Supremo y su mujer le mandan recuerdos. La misión de salvamento ya está prácticamente en marcha

La Comandancia Interestelar

P.D.: Recuerde que sólo debe pulsar el botón de autodestrucción en caso de extrema necesidad, las naves son muy caras y sus descendientes correrían con los gastos.

Hombre, Comandancia, muchas gracias por acordarse de este humilde investigador. No sé qué sería de mí si no supiera que están velando por mi seguridad. Me voy a abstener de hacer comentarios sobre las cualidades técnicas de la nave, ya que por culpa del maldito trasto estoy atrapado aquí. Pues la verdad es que he pasado uno de los momentos más críticos desde que llegué a este planeta. El pasado 7 de enero se abrió la veda de las denominadas “Rebajas”. Una época del año en la que la gente se vuelve un poco loca. Andaba yo tranquilamente investigando sin molestar a nadie cuando una estampida de terrícolas cargadas de cientos de bolsas me arrolló. Quedé malherido y he tardado un poco en recuperarme.

lost_in_la_concha_tamborrada_tambores_donostia_san_sebastian

Pese a todos los males, uno se sacrifica por la causa, y sigo empeñado en entender a esta gente. Hace un par de semanas empecé a ver gente transportando curiosos instrumentos. Supuse que se trataría de algún tipo de extraño ritual que desconocía. Por lo tanto, me infiltré dispuesto a observar.

Eran los primeros ensayos para el gran día de la ciudad. El día 20 de enero es una fecha marcada en el calendario de todos los donostiarras. Y toda gran celebración exige preparación y ensayo. 2 grupos, armados de barriles y tambores se enfrentan en una guerra sonora en la que es importante darle fuerte. ¡Cómo mola! Conseguí infiltrarme en una de las extrañas sectas que recorren la ciudad en ese importante día, la Tamborrada de la Donosti Cup.

lost_in_la_concha_tamborrada_donosti_cup_illumbe_localidades_donostia_san_sebastian

Y llegó el gran día, 24 horas de tambores, barriles, fiesta y diversión. Perdón, rectifico, todo empezó el 19 de enero, en Illumbe. Bonito calentamiento. En su momento ya hablamos de diferentes lugares de reunión y el ambientazo que se crea en esa plaza de toros que sirve para un roto como para un descosido no tiene rival. ¡Y si es con tambores todavía mejor! Toda una experiencia tocar en la pista. Desafortunadamente el GBC no pudo rematar la tarea contra un potente Real Madrid pero, puedo afirmar que se nos oía tocar fuerte.

lost_in_la_concha_tamborrrada_donosti_cup_formación_illumbe_donostia_san_sebastian

Y a las 00:00 del lunes empezó la locura, 24 horas de fiesta y tambores. Y no podía faltar la lluvia. Aaaay, la lluvia, compañera inseparable en esta húmeda ciudad. Pero, el espíritu de fiesta que aflora en los donostiarras estos días no hay lluvia torrencial que lo pare. No hay más que preparar el kit de supervivencia extrema, chubasquero, petaca y sobre todo mucho ibuprofeno. Siempre es importante gestionar el avituallamiento. Eso sí, no sé a qué virgen le había rezado alguno porque apenas nos mojamos. Tengo que enterarme, tengo mi propia lista de milagros a pequeña escala que necesito cumplir.

lost_in_la_concha_tamborrada_kit_petaca_chubasquero_donostia_san_sebastian

En cada rincón de la ciudad se podía escuchar la Marcha de San Sebastián y el investigador inexperto podría confundirlos con preparativos de guerra pero yo ya he hecho mis deberes y sé, que aunque los donostiarras a veces sean un poco fríos, hay días en los que se vuelven un poco majaras y disfrutan como locos de la fiesta.

lost_in_la_concha_tamborrada_donosti_cup_amara_donostia_san_sebastian

Y tras cuatro horas de recorrido, llegó el momento de seguir la fiesta y de disfrutar como un enano. Con el calentamiento ya hecho, llegó el momento de entrar en los rituales de apareamiento de la especie. La oscuridad invita a seguir con la fiesta y aunque el traje de cocinero no sea el modelito más sexy para llamar la atención, cada uno tiene sus fetiches y diré que dan un aire… gastronómico. Y bien sabéis que a un servidor le encanta comer.

lost_in_la_concha_tamborrada_donosti_cup_riberas_donostia_san_sebastian

Prometo seguir informando de mis hazañas, las últimas semanas han sido difíciles pero, puedo decir que cada vez soy más donostiarra.

lost_in_la_concha_tamborrada_Kursaal_donostia_san_sebastian

Salgo en una tamborrada, deseo oculto del 99,99% de los habitantes de esta ciudad, aunque no lo quieran admitir.

Fin de semana completito en Donostia: soldados, traineras y fútbol

Creo que el 90% de mis informes comienzan hablando del tiempo, y es que es de lo más cambiante, más incluso que el humor de mi abuela que en paz descanse. La semana pasada hubo de todo, sol, lluvia, viento… Y descubrí otra tribu urbana por la playa, los surferos… Llueve o truene, ahí siguen al pie del cañón, analizando el mar. Afortunadamente, sobre todo se quedan en la playa de la Zurriola y me dejan a mí en paz para seguir investigando. De todas formas, nunca se sabe qué forma puede tomar el enemigo, y a gente que se pasa tanto tiempo en el agua hay que mantenerla vigilada.

lost_in_la_concha_surf_zurriola_donostia_san_sebastian

Por lo menos, el fin de semana salio el sol, y pude aprovecharlo al 100% para disfrutar de todos los acontecimientos importantes que iban a ocurrir.

Ya hemos hablado alguna vez de la Parte Vieja donostiarra, un lugar con mucho encanto y miles de escondrijos por descubrir. Así como el resto de la ciudad parece estar dibujada por un estricto dibujante a base de escuadra y una larga regla, esta zona de la ciudad tiene el encanto de lo antiguo. Pero como todo ser vivo que se precie, bien sea humano o alienígena, nos cuesta ponernos de acuerdo, y siglos de historia han dejado esta área marcada por las guerras.

lost_in_la_concha_31_de_agosto_parte_vieja_donostia_san_sebastian

Mi nuevo hogar ha celebrado este fin de semana el aniversario de su quema y posterior reconstrucción por la guerra en el siglo XIX. He aprovechado para pluriemplearme un poco, y colaborar con los amigos de Licencia Histórica en un post. Para entender cualquier cultura o nueva civilización es imprescindible mirar atrás para ver por dónde han pasado y entender a dónde van. Ejercí de reportero gráfico para su post sobre el 200 aniversario del incendio.

Poco se salvó de dicha catástrofe, pero he decir, que la calle 31 de agosto, es de mis favoritas y el mejor sitio para empezar a descubrir la zona, entrando por San Telmo y acabando en el puerto.

lost_in_la_concha_puerto_31_de_agosto_batalla_donostia_san_sebastian

Y en el puerto es donde empezaron las celebraciones del día, con cañonazos y disparos. Si no hubiera sabido de qué iba la fiesta hubiera activado la autodestrucción de la nave y hubiera volatilizado todo a 50 kilómetros a la redonda. Afortunadamente, ya estaba sobre aviso, casi soy un donostiarra más y pude aprovechar la fiesta y gozar del espectáculo de la recreación de la batalla.

lost_in_la_concha_ayuntamiento_tamborrada_31_de_agosto_donostia_san_sebastian

Más tarde llego el momento de brincar al son de los tambores con toda la ciudad, que gracias al maravilloso día que hizo, disfrutó de lo lindo. Parece que por aquí los tambores y los barriles son importantes, especialmente el 20 de enero. Habrá que seguir investigando este tema.

Al anochecer, se apagaron las luces, y con el color mágico que dan las velas, los donostiarras rindieron homenaje a los caídos en la toma de la ciudad. Desafortunadamente, se me quedó sin batería la cámara. ¡Vaya fallo para un intrépido investigador como yo! pero creo que está imagen rememora el ambiente y el incendio de maravilla, de la mano de milagrosdediseno.

Tras un sábado intenso llegó la primera ronda de la Bandera de la Concha el domingo por la mañana. No entiendo mucho de los deportes de esta gente, la verdad. Eso de ir remando lo más rápido posible para volver al punto inicial…

Parece que el domingo la fiesta se vuelve a repetir, por lo que lo estudiaré más a fondo. Al final, fue una pena que la Real Sociedad no le pusiera un broche de oro al gran fin de semana con una victoria en Anoeta pero bueno, la liga es larga.

Como veis, esto es un no parar, ha sido un fin de semana intenso. Ha volado agosto y septiembre llega completito con las regatas, algo que llaman Zinemaldi y miles de aventuras más. No tengo noticias de mi planeta natal así que como dicen por aquí: si la vida te da limones, haz limonada, o prepárate un gin-tonic. A aprovechar el tiempo al máximo y disfrutar de las cosas que ofrece Donostia.