2018… Always up

Lo primero, obviamente, Urte Berri on terrícolas míos. Hemos cerrado el 2017 y arrancamos página en blanco. No os voy a engañar, tenía ganas de acabar de una vez. Digamos que especialmente el final del pasado año fue una puñetera montaña rusa con más traqueteo que la Montaña Suiza de Igueldo. Los que nos vemos en Instagram sabéis que me he echado los tentáculos a la cabeza y estoy remodelando la nave. Así que, 2018, arranco con la nave más elegante del universo.

A las obras, hay que sumarle un pequeño problema con mi tentáculo tranqueal que me ha estado dando un poco la lata. He tenido que meterme en la cápsula de regeneración tentacular durante un periodo más largo de lo habitual. Que nadie se preocupe, tenéis extraterrestre para rato pero tengo que tomarme la vida con un poco de calma estos días. Leyendo mucho y tirando de HBO y Netflix. Si tenéis sugerencias bienvenidas serán que ando un poco huerfano de “LA SERIE”. Además, sabéis que soy runner dominguero y la San Silvestre es una de mis carreras favoritas. Y este año no podía salir pero…

¡He tenido club de fans! Sabían que no podía correr y han hecho que corriera con ellos. Si es que hay amigos que valen su peso en oro y más… No me los merezco. Alguna lagrimilla ya solté.

Pues eso, que abrimos libro nuevo. El 2018 va a ser muy grande y estoy dispuesto a comérmelo con patatas. Tengo muchos propósitos pero mi Pepito Grillo partícular me ha dejado caer que si no los escribo y dejo constancia no valen así que, ahí van:

  • Seguir desayunando. Ya sabéis que es una de mis actividades favoritas. Desde las tostadas a las tartas de chocolate, desayunando en buena compañía se puede arreglar el mundo, y media galaxia.
  • Descubrir más rincones de Donosti. Lo bueno es que esta ciudad sigue sorprendiéndome y encuentro txokos nuevos a diario. ¡Que dure! Que sigo tan enamorado como el primer día.
  • Y por último… ¡Behobia-SS, voy a por tí! Igual llego a la meta del bule sin tentáculos pero, llegaré.

Lo dicho, abrimos libro nuevo. Y va a ser muy grande. Sobre todo, hagáis lo que hagáis, disfrutadlo. Urte berri on!

Anuncios

Presupuesto 2016

 

Estimado Teniente Gorb:

Una vez analizada su solicitud de fondos para el presente ejercicio terrestre lamentamos informarle que ha sido denegada. La Comisión de Distribución de Fondos Galácticos (CDFG) ha considerado que sus necesidades actuales se ven plenamente satisfechas con nuestros envíos periódicos de material y alimento. Adicionalmente la CDFG desea puntualizar:

  • No se considera imprescindible comer 12 pintxos al día para conocer a los terrícolas. En todo caso esta comisión es plenamente consciente que 7 estómagos exigen una ingesta de alimentos constante por lo que recibirá un kit de tuppers para poder alimentarse en cualquier momento y lugar.
  • No se considera que su integridad física corra peligro si corretea por la ciudad sin un pulsómetro con GPS, teléfono, MP3, gorra, gafas, medias de compresión, cortavientos y demás cachivaches incluidos en su lista. Se le hará llegar la ropa desechada por los reclutas de la Academia para poder usarla como ropa de deporte.
  • Que el año 2016 sea bisiesto no supone que sus necesidades se vayan a incrementar de manera exponencial. Nuestro planeta natal tarde 726 años terrícolas en girar alrededor de su sol, debe entender que los fondos de esta comisión son limitados por lo que saque el mayor provecho posible de sus recursos actuales.

Atentamente, la Comandancia Interestelar

P.D.: Su madre le manda recuerdos.

lost_in_la_concha_dss2016_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pues mira tú que bien. Este tipo de comunicaciones le agrian un poco a uno el comienzo del año. También hay que decir que la llegada por fin del frío tampoco ha ayudado a mejorar mi humor. Estimada comandancia, llevo más de 2 años perdido aquí, no me toquen los tentáculos. Pero bueno, servidor es un explorador sacrificado por la causa:

  • Ya me buscaré la vida para seguir el ritmo de ingesta de pintxos, siempre hay cosas nuevas que descubrir. Me permito recordarles que mis últimos dos envíos de muestras de pintxos desaparecieron sin mayor explicación en alguna oficina del ministerio.
  • Los miles de artilugios necesarios para la práctica del deporte se los robaré a algún runner despistado. Es mi firme propósito recuperar mi condición física de cadete en la academia. Si hasta me he apuntado a un gimnasio, como propósito de año nuevo. Aunque eso es más un antro de tortura que otra cosa, ya habrá tiempo para hablar eso.
  • No es que 2016 sea bisiesto, además, Donostia es la Capital Europea de la Cultura, por lo tanto no dudo que será un año más que interesante para esta ciudad. Pero no se preocupe Comandancia que les mantendré informados de todo lo que ocurra.

lost_in_la_concha_parte_vieja_vino_pintxos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En resumidas cuentas, brindemos todos por el nuevo año. Urte Berri on! Y a disfrutar del 2016, va a ser muy grande.

Dicen que correr es de cobardes

Mensaje para el Teniente Gorb

Dada su ausencia no justificada en los últimos exámenes físicos de la Academia, le informamos que tiene 90 días para demostrar que su estado de forma cumple con los requisitos de Teniente de la 5ª Flota.

La Comandancia Interestelar

lost_in_la_concha_barandilla_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Pero bueno! Definamos ausencia no justificada estimada Comandancia. Que gracias al “excelente estado de forma” de la nave que me asignaron me encuentro aquí tirado. Vale que quizás haya dejado un poco de lado mis obligaciones investigadoras y mis informes han disminuido pero, estaba ocupado en mis estudios. Es que la vida en Donostia es muy dura. Ha llegado el buen tiempo y hay que empezar a probar las sillas nuevas de las diferentes terrazas, las incorporaciones de nuevos pintxos en las cartas, asegurarse que mis favoritos siguen sabiendo igual de bien a pesar del paso de los meses, los anocheceres por La Concha…

lost_in_la_concha_cafe_saigon_din_sum_pato_boletus_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Servidor no se pierde una, y pude disfrutar de una buena cena en el Café Saigón. La verdad que puedo decir sin dudarlo que me enamoré… del Din Sum de pato y boletus. Una noche agradable en buena compañía, en la línea de glotonería extrema de las últimas semanas. Lo de que los vascos solucionan todo alrededor de una mesa bien provista, es cierto y lo he demostrado de manera empírica más de una vez estos últimos meses.

lost_in_la_concha_zapatillas_correr_running_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero Comandancia, cierto es que debo mirar un poco mi forma física. Últimamente me falta el aire cuando subo las escaleras de la playa, y noto los tentáculos hinchados. Así que estoy dispuesto a recuperar las buenas costumbres. Toda esta orgía gastronómica puede que sea una treta de los donostiarras para tenerme controlado como un gatito satisfecho lleno de comida. Así que he decidido retomar con energía mi espíritu deportista.

lost_in_la_concha_urumea_puentes_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Algunos dicen que el running es una moda pasajera, otros que correr es de cobardes y otros que sin un mínimo de tres gadgets de última tecnología lo que haces es correr, no running. Pero, lo que está claro es que sudar la camiseta relaja, y hacerlo en San Sebastián al anochecer alegra el día a cualquiera. Mi reto inicial fue la San Silvestre y más adelante me comí mis primeros 10 kilómetros con patatas. Esos pequeños éxitos hacen mejor todavía el camino a recorrer. No sé qué será lo próximo, actualmente creo que no sería capaz de llegar dignamente hasta la esquina pero he cumplido algo muy importante, caer en un grupo de Whatsapp de corredores. Se llama “Llorones del running”, con eso digo todo y no digo nada. Una gran ayuda, y un poco cabroncetes también. Dios los cría y ellos se juntan, y para conocer las técnicas del enemigo, hay que analizarlo a fondo. ¡A por el próximo reto!

lost_in_la_concha_bahia_farola_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

En fin Comandancia, prometo ser bueno y ponerme al día, aunque estar atrapado en La Concha me impedirá poner de manifiesto mi valía. Si quieren ponerme a prueba, no duden en venir a buscarme para sacarme de aquí. Podríamos correr la próxima carrera juntos para ver quién gana. Ausencia injustificada no te jo…

Pesadilla de una noche de verano

Todos tenemos rincones favoritos en la ciudad; La Concha es mucha Concha, el parque Cristina Enea es un pulmón de tranquilidad en el trajín diario y por ejemplo la Parte Vieja es un laberinto de misterios. Pero, si un txoko siempre me cautiva es el Paseo Nuevo. Desafortunadamente, estuvo cerrado unos meses pero ya está a pleno rendimiento. Para pasear tranquilamente, para disfrutar de la enormidad del Cantábrico, para hacer un poco de deporte… es un lugar idílico. Además, ahora que la ciudad está algo más tranquila, es el rincón perfecto para relajarse en estos estupendos días que nos está regalando septiembre.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_escultura_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

La tranquilidad que se respira por este camino siempre me ha gustado. Es posible alejarse del bullicio de la ciudad y mientras mi querido monte Urgull hace de pantalla, se puede uno perder en la inmensidad del mar; ese mar cantábrico que me tiene enamorado, ese azul infinito en el que a veces da ganas de perderse.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_altura_urgull_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

La verdad es que es un rincón que puedo llegar a visitar más de una vez al día, porque me inspira paz; los días que me pongo melancólico y me da por acordarme de mi hogar, pues paseo por aquí. ¿Por estas tierras estoy muy a gusto eh? Pero el corazón tira para el hogar, y una madre es una madre. Qué estará pensando mi pobre madre no lo sé, aunque probablemente seguirá más de cerca la meteórica carrera de mi hermano Garb, que tiene un puestazo en el Ministerio Intergaláctico. No nos engañemos, los padres siempre tienen favoritos, uno se deja los tentáculos peleando en los rincones más recónditos del universo conocido, y tu madre te cuenta que a tu hermano le han puesto cortinas nuevas en la oficina. Pero bueno, no me quejaré, siempre viene bien tener contactos en el Ministerio, aunque con el éxito que está teniendo mi misión de rescate no sé yo si mi hermano me quiere tanto como dice.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Que me desvío del asunto en cuestión, hablábamos del Paseo Nuevo, un rincón incomparable al que merece la pena volver una y otra vez. Estos días de septiembre están siendo un regalo del cielo pero, tengo la refrigeración osmótica estropeada y en la nave se acumula calor, humedad… Estoy planteándome seriamente cederla a la Perla como sauna extra y de paso sacar algo de benefició, porque la nave ahí varada en la bahía, no la estoy amortizando. Así que opté por pasear, como no, por el Paseo Nuevo. Está claro que de noche vistas no va a haber, pero iba yo tranquilamente pensando en mis cosas cuando empecé a escuchar unos sonidos extraños. Eran unos tenebrosos ruidos rítmicos que me aceleraron las pulsaciones, además de vez en cuando se oían gritos femeninos que me hicieron acelerar el paso. Parecía que mi paseo no iba a ser tan tranquilo como pensaba. Desafortunadamente, todo no quedó ahí, pues más adelante empecé a escuchar extraños cánticos en la oscuridad. Hay que decir que tengo una imaginación bastante independiente, y le da por pensar cosas raras sin que yo me dé cuenta. Ya me estaba viendo a los soldados saliendo de las tumbas del Cementerio de los Ingleses y montando una fiesta.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_noche_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El paseo empezaba a parecerse a la final de 100 metros lisos, porque lo único que buscaba era que las luces del Kursaal iluminaran mi camino. Pero, lo que vi fue una pequeña luz que se movía rodeada de reflejos naranjas que venían directos hacía mí. Ya convencido que las autoridades me habían localizado cargué mi pistola de protones cuando un pequeño golpe de cordura me hizo parar y esperar a que las luces se acercaran. No era más que un runner equipado con todos los gadgets de última generación. A puntito estuve de meterle el frontal de luz por su orificio trasero, y a la pandilla de quinceañeros que estaban de litros por Urgull ya les hubiera dado un buen susto. A la pareja que estaba copulando en un viejísimo Renault 5 haciendo ruidos infernales de ultratumba pues, la dejaría en paz. Pillar cacho en esta ciudad es muy complicado, ¡y es motivo de celebración!

Si no puedes con tu enemigo, únete a él

No me puedo quejar, ha sido un fin de semana de lo más agradable. He seguido con mi inmersión gastronómico-social en la fauna local a base de comer un pintxo detrás de otro. El viernes probé un nuevo concepto, la “Keler Pintxo Week” que me dio pié a saborear diferentes delicias acompañados de cerveza, un dorado líquido delicioso que se merece un post aparte. Esta gente bebe líquidos de todo tipo y color, habrá que ir probándolos.

lost_in_la_kontxa_keler_pintxoweek_salt_donostia_san_sebastian

Deliciosos alimentos en el Salt el viernes y un sol esplendido el fin de semana. ¿Qué más se puede pedir? El domingo decidí alejarme un poco y descubrir el verde esplendor de un parque que llaman Cristina Enea. Debo volver a analizarlo más a fondo, pues sólo conseguí arañar la superficie de los misterios que esconde: anímales extraños, árboles curiosos y terrícolas disfrutando de un hermoso día. Las primeras imágenes de la misión están a vuestra disposición en Facebook.

El problema llegó ayer por la mañana, cuando me quedé atascado en el módulo de descanso sin poder salir. Fueron unos horribles momentos de angustia en los que mis 234 años pasaron delante de mis ojos en 10 segundos: mi primer día de escuela, mi graduación en la Academia… Estaba claro que pasarme toda la semana poniéndome hasta arriba de pintxos había tenido sus consecuencias.

Nunca he sido amigo del ejercicio, y las pruebas físicas para teniente me costaron lo mío. No voy a negar que un cilindros de metacrilato de los módulos de descanso no son precisamente holgados pero, esa experiencia cercana a la muerte me hizo darme de bruces con la realidad, había aumentado mi envergadura corporal de manera significativa

Ya llevo un tiempo aquí, y he podido constatar cosas curiosas. Los habitantes de esta ciudad tienen constantemente vigilada la playa, temiendo una invasión por mar. Lo que supongo que serán soldados van haciendo la ronda alrededor de la bahía durante prácticamente las 24 horas del día.

A paso más que ligero, recorren toda la bahía con cara de extenuación para volver por el mismo lugar por el que han venido. Lo que no acabo de de entender es la poca seriedad con la que realizan su tarea. Muchos van haciendo la ronda en grupo y hablando entre ellos, si los marcianos los atacasen, les pillarían desprevenidos. Además, más de uno lleva aparatos de música portátiles, lo que minimiza su capacidad de escucha. Si me instructor de la Academia los viera… Pero lo más grave es, ¡que se visten de colores chillones! Camisetas verdes, azules e incluso amarillas. ¡Amarillas! No creo que sea la mejor manera para que un buen soldado se camufle.

lost_in_la_concha_bidegorri_paseo_nuevo_donostia_san_sebastian

Otro aspecto interesante, más de uno recorre un camino delimitado en color rojo para hacer la ronda, y acaba discutiendo con los soldados que circulan en unos extraños aparatos de transporte mecánico. Es un poco raro, porque parece que el ejercicio lo tiene que hacer el propio soldado para poder moverse. ¡Cuánto les queda por aprender a estos humanos! Si supieran las propiedades energéticas de eso que llaman aguacate, serían capaces de transportarse de manera mucho más eficiente.

En resumen, la bahía está cada vez más poblada y me siento cada vez más observado, pero estas patrullas son la excusa perfecta para hacer un poco de ejercicio. Estoy sólo y abandonado en este planeta, y lo mejor es pasar a una infiltración más agresiva tras las líneas enemigas.

lost_in_la_concha_deporte_running_donostia_san_sebastian

Si en mi planeta me vieran así vestido, me obligarían a internar en algún centro psiquiátrico. Pero, soy un investigador sacrificado y esta es una manera para conocer más sobre los terrícolas. Paso a paso voy aprendiendo un poco de sus ritos y costumbres, y dado que estoy aquí solo, y sin apoyo logístico: “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”