Gorb; Yo, soy tu padre

Y para cuando te das cuenta, has pasado casi un año sin escribir un post. Gorb sigue vivo y dando la lata principalmente en Instagram pero, es cierto que sus informes de misión han ido cada vez más escasos. Esta aventura nació hace ya… ¡Socorro, más de cuatro años! Y nunca pensé que llegaría tan lejos. Gracias al teniente he conocido a gente estupenda y he vivido grandes momentos pero es verdad que últimamente tengo al pobre alienígena un poquito abandonado.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y por eso Instagram es donde podéis ver que Gorb sigue comiendo, bebiendo y viviendo Donosti como siempre lo ha hecho, a tope. Pero, algunos me han dicho que lo asesine y corte con su sufrimiento, otros que se enamore y busque pareja terrícola. Unos pocos me comentaban que volviera a su planeta. No lo tengo claro, me da pena despedirme de un compañero de viaje que tanto me ayudó en momentos difíciles.

No sé si son los buenos propósitos del nuevo curso o qué, pero estoy convencido de que Gorb volverá con energía renovada. Tiene muchos retos pendientes para el otoño, ya que lleva tanto tiempo por aquí, se ha decidido a reformar la nave. ¿Sobrevivirá a semejante hazaña? Además, por fin visitará un restaurante que ha querido probar desde el día que puso su primer tentáculo en Donosti. Una pista, empieza por A y acaba por K. Esto sigue damas y caballeros, el espectáculo debe continuar.

El aitatxo de Gorb

 

Anuncios

¿Me dejas que te lleve al puerto?

El tiempo anda loco, pero muy loco. Así no hay manera de metamorfosearse y pasar desapercibido. Tengo que tener disponible material de camuflaje para todos los fenómenos meteorológicos posibles. Cualquier día, tras estos calores otoñales llega la nieve. Ahí lo dejo. Pero algo bueno tiene este tiempo de verano, la ciudad está para comérsela de bonita, y sobre todo no hay turistas por lo que la ciudad la podemos disfrutar los donostiarras. Sí, qué pasa, ya me considero donostiarra. Soy morado, tengo tentáculos y 7 estómagos pero, me gustan los pintxos y pasear por La Concha.

lost_in_la_concha_puerto_vista_aerea_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es el momento para gastar zapatilla y disfrutar del aire libre, que cuando llegue la lluvia, que sabéis que lo va a hacer, habrá tiempo de meterse en la nave y taparse con la manta. Y en Donostia no faltan sitios para pasear disfrutar. Te puedes perder en el Palacio de Aiete, o relajarte en el parque de Cristina Enea. Lo único que les falta a esos rincones, es el agua. Personalmente soy fan del mar. Si mi nave hubiera caído en el Estadio de Anoeta, no hubiera conseguido pasar desapercibido todo este tiempo. El primer día de partido, se destapa el pastel. Pero, gracias a vivir en la Concha puedo disfrutar del relax y la tranquilidad que da el mar. Bueno, eso si el Cantábrico no se pone chulo, que cuando se pone movidito la nave parece una batidora.

lost_in_la_concha_puerto_entrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Al ladito de la nave está el puerto donostiarra. Un enclave privilegiado desde el que con un poco de vista, se puede observar mi nave en la bahía, cuando el protector de invisibilidad tiene el día rebelde. Entre el Ayuntamiento donostiarra y el Aquarium, este rincón es el paraíso de donostiarras de todos los tipos y colores. Un fin de semana se puede ver a la chavalería haciendo litros. Por cierto majos, no seáis cochinos. Me parece estupendo que os juntéis la kuadrilla a disfrutar un rato pero, la basura que genera cada uno… a su correspondiente contenedor por favor. Por otro lado, en los últimos días la zona está tomada al asalto por corredores entrenando. Como se nota que estamos en época de carreras. Se suele decir que ahí donde fueres, haz lo que vieres. Ya soy un corredor más, aunque confieso que ando bastante flojo.

lost_in_la_concha_puerto_barcos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El puerto donostiarra es además, una puerta al pasado de la ciudad. Soy de los que creen que a la Parte Vieja hay que entrar por Portaletas, y siempre paro un momento a ver a Mari y recordar el pasado pesquero de San Sebastián. Además, el día que hay ganas de alargar la caminata, el Paseo Nuevo está justo al lado. Espectaculares vistas de la bahía en las tardes de octubre, ¿qué más pedir?

lost_in_la_concha_puerto_vistas_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Si hasta se puede llenar el estómago! Mi primera aproximación a una karrakela fue de temor por ambas partes. Nos miramos con cautela, pero finalmente, clavé el alfiler hasta al fondo para degustar el manjar. En fin, que hay de todo, y los últimos retazos de este otoño veraniego son el mejor momento para pasear un rato. ¿Me dejas que te lleve al puerto?

Nuevo Comunicado de la Comandancia Interestelar

Mensaje para el Teniente Gorb

Hemos seguido con interés sus aventuras y desventuras por el planeta Tierra. Sabemos que ha disfrutado, pero ¿no cree que es hora de volver a casa? Siguiendo sus consejos sobre utilizar el Kursaal como punto de encuentro, hemos procedido a enviar una capsula de socorro con todo lo necesario para que pueda arreglar la nave y comenzar su viaje de retorno. Por favor, proceda a llenar la bodega de la nave de pintxos y cerveza. Su madre le envía saludos y nos pide que le comuniquemos que le espera en casa para darle un buen achuchón.

La Comandancia Interestelar

Hombre! Comandancia… ¿qué tal? Se agradece su interés por mi bienestar y que tras más de un año de búsqueda hayan conseguido ponerse en contacto conmigo. Lo mío me costó hacerme con la capsula de socorro sin que me vieran. Las noches de verano son concurridas por esta ciudad. Estaba lleno de sensaciones encontradas cuando volví a La Concha, puesto que este rincón donostiarra se ha convertido en mi segundo hogar.

lost_in_la_concha_kursaal_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Llegué a la nave dispuesto a ponerla a punto cuando ¡oh! ¡Sorpresa! No es que me guste quejarme Comandancia pero, el contenedor de masa exotrópica imprescindible para alcanzar la velocidad de la luz tenía una fuga y la capsula estaba hecha un asquito. Da pena verla la verdad. No me gusta pensar mal, pero empiezo a sospechar que hay alguna mano negra por ahí que no quiere que vuelva. Por favor, díganle al General Supremo que su mujer y yo sólo somos buenos amigos. Es que, no me toque los tentáculos comandancia… Si la cosa parece sabotaje, huele a sabotaje y suena a sabotaje…

lost_in_la_concha_bahia_playa_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero bueno, no me quejo. La verdad es que la Concha es mucha Concha. He podido salvar la mayoría de las herramientas que me han hecho llegar, pero tengo serías dudas que la nave pueda traspasar la atmosfera del planeta. Si no puedes ir hacia arriba, pues habrá que ir de lado… He decidido intentar poner la nave en marcha y viajar por el planeta, intentaré seguir informando de mis aventuras en Instagram, que al final es la vía más fácil y rápida de comunicación. Una imagen vale más que mil palabras. No sé qué será de mí, pero tengo claro que los 7 dioses están conmigo.

lost_in_la_concha_vacaciones_gorbdevacatas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Txokos donostiarras

Donosti tiene lugares clásicos de visita, La Concha, cómo no, es una zona de parada obligada. Todas las guías, mapas y blogs de viaje incluyen el Peine del Viento y la Parte Vieja como imprescindibles para llegar a conocer San Sebastián. Pero, cuando vas conociendo el terreno a conciencia como yo, se localizan rincones que son especiales. No se sabe por qué, incluso puede pasar que no tengan ningún tipo de valor artístico. Son los txokos o rincones (veréis que me va cundiendo eso del euskaltegi) que tienen un no sé qué que qué se yo.

lost_in_la_concha_parque_araba_estatutas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El Parque Araba es otro de los campos de entrenamiento para mini-terrícolas dispersos por la ciudad y en una esquina se erige un conjunto escultórico en honor de la reina María Cristina. Curiosamente, a mí lo que me gusta es la parte de atrás, no sé, me encanta sentarme un rato y descansar.

lost_in_la_concha_torres_de_arbide_miramon_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En su momento hablamos del Donosti de ayer, lugares llenos de historia en los que da gusto pasear. Pero también llegará el momento de echar un vistazo por el San Sebastián del mañana. Si uno se pasea por el Parque Tecnológico de Miramón, encuentra estas curiosas torres. Las Torres de Arbide, estaban localizadas en el centro de la ciudad pero fueron reconstruidas en este alejado lugar. Es una mezcla extraña, la modernidad que se respira en el ambiente, y poderse sentar un rato a la sombra de las torres.

lost_in_la_concha_plaza_oquendo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

A veces no es posible irse tan lejos. La plaza Oquendo es un lugar perfecto de descanso, entre el Teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina. Son dos edificios espectaculares, en los que algún día tengo que conseguir infiltrarme. En ese Hotel ha tenido que pasar de todo a lo largo de sus más de 100 años de historia y el Teatro, simplemente me encanta. Mientras llegue el día en el que conozca estos lugares, la plaza es un placer que procuro disfrutar a diario, especialmente si hace bueno. En pleno centro es el lugar perfecto para darse un respiro.

lost_in_la_concha_mirador_nautico_puerto_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero para realizar una parada técnica, nada mejor que uno de los rincones favoritos de muchos donostiarras, muy cerca de mi hogar. Los temporales de invierno casi se lo llevan por delante pero ya está a todo gas. Y si se disfruta de un espectacular atardecer como los de este fin de semana, sobran las palabras.

Revisando mis datos me he dado cuenta que llevo casi un añito por estas tierras. Y aquí no viene nadie a buscarme. Pues habrá que celebrar el cumpleaños terrícola por todo lo alto, ¿no?

Relax y tranquilidad en el Palacio de Aiete

Bendita Semana Santa, días de tranquilidad en los que esperaba poder disfrutar de mi ciudad sin estrés ni agobios. ¡Pero qué equivocado puede llegar a estar uno! No hay mejor excusa que 4 o 5 días de fiesta para poder viajar un poco, y parece que el grueso de la humanidad escogió Donostia para aprovechar sus vacaciones. Parecía que millones de rayos laser intentaban penetrar el casco de la nave pero no, simplemente eran los flashes de miles de cámaras de fotos fotografiando el atardecer en La Concha.

Afortunadamente, el tiempo ha acompañado durante casi todo el fin de semana. San Sebastián se ha convertido en un hervidero de gente de todos los tipos y colores. Me alegro por el turismo de la ciudad, el día que monte la agencia de viajes interestelar me voy a forrar pero, es que yo buscaba tranquilidad.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_parque_estanque_donostia_san_sebastian

Así que opté por huir, menos mal que no tuve necesidad de irme demasiado lejos. El parque de Palacio de Aiete es un remanso de paz no demasiado lejos de mi hogar.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_arboles_donostia_san_sebastian

Los jardines son el perfecto lugar para pasear y pensar. La vida del explorador es dura y a veces es necesario tener tiempo para uno mismo. El bullicio de la ciudad te absorbe y no eres capaz de oír ni tus propios pensamientos. El bonito paseo fue la mejor excusa para poner en orden mis ideas y planificar mis próximos movimientos.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_modernidad_donostia_san_sebastian

De hecho, creo que este lugar es de los pocos en los que se ha conseguido un conjunto equilibrado al mezclar lo antiguo y lo moderno, hace poco se construyó la Casa de Cultura del barrio de manera soterrada, pero manteniendo intacto el imponente palacio. No sé si el color del vidrio es un poco demasiado pero, creo que el conjunto funciona.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_parque_juego_donostia_san_sebastian

No soy el único al que le gusta este lugar, está claro. Sé de buena tinta que el parque se convirtió en un importante centro de reunión de los donostiarras el 12 de abril gracias a Musika Parkean. Una de las grandes ideas terrícolas, que todavía tengo pendiente de probar. ¡Pisad la hierba! ¡Me apunto! Se me acumulan los quehaceres, no sé si algún día llegaré a salir de aquí.

Lo dicho, si buscáis tranquilidad, el parque siempre es una buena opción, y cuando tengáis la cabeza puesta en orden, a disfrutar de la hierba con buena música y mejor compañía gracias al Musika Parkean. ¿Por qué será que siempre me atraen los planes en los que llenar los 7 estómagos es parte importante?