Gorb; Yo, soy tu padre

Y para cuando te das cuenta, has pasado casi un año sin escribir un post. Gorb sigue vivo y dando la lata principalmente en Instagram pero, es cierto que sus informes de misión han ido cada vez más escasos. Esta aventura nació hace ya… ¡Socorro, más de cuatro años! Y nunca pensé que llegaría tan lejos. Gracias al teniente he conocido a gente estupenda y he vivido grandes momentos pero es verdad que últimamente tengo al pobre alienígena un poquito abandonado.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y por eso Instagram es donde podéis ver que Gorb sigue comiendo, bebiendo y viviendo Donosti como siempre lo ha hecho, a tope. Pero, algunos me han dicho que lo asesine y corte con su sufrimiento, otros que se enamore y busque pareja terrícola. Unos pocos me comentaban que volviera a su planeta. No lo tengo claro, me da pena despedirme de un compañero de viaje que tanto me ayudó en momentos difíciles.

No sé si son los buenos propósitos del nuevo curso o qué, pero estoy convencido de que Gorb volverá con energía renovada. Tiene muchos retos pendientes para el otoño, ya que lleva tanto tiempo por aquí, se ha decidido a reformar la nave. ¿Sobrevivirá a semejante hazaña? Además, por fin visitará un restaurante que ha querido probar desde el día que puso su primer tentáculo en Donosti. Una pista, empieza por A y acaba por K. Esto sigue damas y caballeros, el espectáculo debe continuar.

El aitatxo de Gorb

 

Anuncios

De playa en playa

El calor llega a Donosti, y toca lanzarse a las playas a tostarse como si no hubiera un mañana. Uno ya tiene más que aprendido su manual de supervivencia para las playas donostiarras, así que toca pensar y decidir. ¿A dónde voy? San Sebastián tiene de todo, y de playas anda también sobrada. Están los tres cerditos, los tres Reyes Magos y las tres playas de San Sebastián. Si hasta tienen carrera propia, pero eso será más adelante. A ver si este año logro presentarme. A la tercera va la vencida… Curioso, otra vez el número tres.

lost_in_la_concha_playa_zurriola_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El otro día pensé que era el momento de lanzarme a meterle caña al surf. Ese deporte que crea tendencia en Donostia. Pero, desafortunadamente estoy obligado a metamorfosearme en humano cuando salgo de la nave. Sería mucho más fácil pegarme a la tabla si contara con mis tentáculos. Lo de surcar las olas montado en esos resbaladizos objetos puntiagudos, está claro que no es lo mío. En todo caso, disfruté de la playa donostiarra más salvaje.

lost_in_la_concha_playa_la_concha_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero uno ya tiene su edad, sólo tengo 2 años terrícolas pero, en mi planeta ya voy por los 237 así que, busqué la tranquilidad de La Concha para una tarde relajada. Obviamente, era una utopía imposible. Además, dejarme el conversor ultraquímico puesto no ayudó, generó movimientos en las mareas que las hicieron más salvajes aún. El reparto de centímetros cuadrados de arena por habitante se iba reduciendo por minutos.

lost_in_la_concha_playa_ondarreta_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Por lo tanto, opté por un baño tranquilo en la vecina Ondarreta. No hay nada más relajante que refrescarse en mi segundo hogar cuando cae el atardecer en un caluroso día. Pero, cuál fue mi sorpresa al descubrir que el tanque de residuos orgánicos de la nave había tenido otra fuga. Los fluidos almacenados se habían ido solidificando y compactando en pequeñas rocas que habían quedado desperdigadas por la playa. Todos los presentes las tomaban por sencillas piedras pero, yo, sabiendo lo que eran, tuve que optar por salir por piernas. Prometo sellar la fuga de los tanques cuanto antes para que mis residuos no se depositen en vuestras orillas, mil perdones queridos terrícolas.

lost_in_la_concha_banco_paseo_concha_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En fin, ¡que por falta de playas no sea! Disfrutemos del verano en remojo, y a sacarle jugo al sol, que ya sabemos en Donostia, la metereología tiene personalidad propia y bastante esquizofrénica.

Tú al Londres y yo a la bahía

Últimamente me siento observado. Cuando uno se adentra en territorio desconocido debe estar alerta siempre y durante las últimas semanas, no sé, parece que tengo dos ojos pegados a mí pero cuando me doy la vuelta no hay nadie a la vista. ¿O tal vez sí?

lost_in_la_concha_hotel_londres_bahia_vista_donostia_san_sebastian

Creo que sé dónde te escondes. La Concha es el centro del ñoñostiarrismo, y El Hotel de Londres y de Inglaterra uno de los edificios más emblemáticos en la bahía. Al principio pensaba que el enemigo me vigilaba desde el Paseo pero creo que has buscado refugio en el hotel. Con esas vistas ¿cómo no hacerlo?

lost_in_la_concha_hotel_londres_suite_mata_hari_donostia_san_sebastian

Me he colado buscándote, pensando que habrías aprovechado la inmejorable perspectiva de mi hogar para tenerme controlado. Además, con el lavado de cara que está teniendo, supongo que piensas que pasarás todavía más desapercibido entre andamios y obreros. La perfecta localización para vigilar las andanzas del Teniente Gorb en Donosti. De hecho, al descubrir que Mata Hari había atravesado esos pasillos, me pareció un lugar de lo más apropiado. Yo sólo te aviso, parece ser que la pobre murió al poco de pasar por el Hotel. No sé si tú irás por el mismo camino. No das la cara, y no sé si eres amigo o enemigo. Sinceramente, no tengo claro ni si eres de este planeta. Acabo de oír un portazo, será que estoy más cerca de lo esperado.

lost_in_la_concha_hotel_londres_antiguo_donostia_san_sebastian

Al menos tienes buen gusto ¿eh? Está claro que este lugar tiene mucha historia. En comparación con todo lo que ha tenido que pasar por aquí en los últimos cien años, mis 18 meses en esta bahía son un suspiro.

lost_in_la_concha_hotel_londres_mural_31_agosto_donostia_san_sebastianMe encanta el mural sobre el 31 de agosto. Tengo que analizar este lugar con más detenimiento.

IMG_20150202_084632

Esto ya es capricho de donostiarra, aunque sea de adopción. Le he pegado un lengüetazo a la bola para quedarme a gusto.

lost_in_la_concha_hotel_londres_buen_pastor_donostia_san_sebastian

La séptima planta, estás atrapado, ¿o atrapada? Siento que me acerco. Afortunadamente la moqueta esconde mis pisadas y creo que seré capaz de pillarte por sorpresa. No puedo negar que tienes buen gusto, la verdad es que te has buscado un alojamiento de lo más elegante y con mucho estilo. Y las vistas… ¿qué voy a decir mi adorado hogar?

lost_in_la_concha_hotel_londres_ayuntamiento_donostia_san_sebastian

Parece que no sólo me vigilas a mí; todo el paseo podría estar en tu punto de mira, el Ayuntamiento y los dirigentes terrícolas incluidos ¿puedes ser algún explorador enemigo? Mis andanzas por este planeta han tenido que llegar a algún rincón desconocido de la galaxia con razas alienígenas poco amistosas dispuestas a sacar cacho. Acabo de ver un resquicio de luz en una de las habitaciones. Eres tú, seguro.

lost_in_la_concha_hotel_londres_jacuzzi_donostia_san_sebastian

Mira tú, definitivamente tonto no eres. Una cosa es vigilarme en la bahía y otra hacerlo metido en un jacuzzi. ¿Eso de la basura es una botella de champagne? Desde luego, tengo un acosador de nivel.

lost_in_la_concha_hotel_londres_suite_donostia_san_sebastian

Tú sí que sabes buscarte buenos escondites. Si aguantas por aquí hasta el verano, seguro que la vista para los fuegos artificiales de la Semana Grande tiene que ser digna de contar. Pero lamento informarte que espero cazarte antes, mucho antes.

lost_in_la_concha_hotel_londres_vista_bahia_donostia_san_sebastian

Desafortunadamente creo has conseguido escapar, pero que sepas que esto no quedará así. Si vienes en son de paz, no dudes que aquí tienes un amigo pero, si tus intenciones son poco amistosas ten claro que aunque mi nave sea un cascajo hundido, el arsenal de armas sónicas lo mantengo siempre a punto. No dudo que en algún momento cercano nos veremos las caras.

Nuevo Comunicado de la Comandancia Interestelar

Mensaje para el Teniente Gorb

Hemos seguido con interés sus aventuras y desventuras por el planeta Tierra. Sabemos que ha disfrutado, pero ¿no cree que es hora de volver a casa? Siguiendo sus consejos sobre utilizar el Kursaal como punto de encuentro, hemos procedido a enviar una capsula de socorro con todo lo necesario para que pueda arreglar la nave y comenzar su viaje de retorno. Por favor, proceda a llenar la bodega de la nave de pintxos y cerveza. Su madre le envía saludos y nos pide que le comuniquemos que le espera en casa para darle un buen achuchón.

La Comandancia Interestelar

Hombre! Comandancia… ¿qué tal? Se agradece su interés por mi bienestar y que tras más de un año de búsqueda hayan conseguido ponerse en contacto conmigo. Lo mío me costó hacerme con la capsula de socorro sin que me vieran. Las noches de verano son concurridas por esta ciudad. Estaba lleno de sensaciones encontradas cuando volví a La Concha, puesto que este rincón donostiarra se ha convertido en mi segundo hogar.

lost_in_la_concha_kursaal_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Llegué a la nave dispuesto a ponerla a punto cuando ¡oh! ¡Sorpresa! No es que me guste quejarme Comandancia pero, el contenedor de masa exotrópica imprescindible para alcanzar la velocidad de la luz tenía una fuga y la capsula estaba hecha un asquito. Da pena verla la verdad. No me gusta pensar mal, pero empiezo a sospechar que hay alguna mano negra por ahí que no quiere que vuelva. Por favor, díganle al General Supremo que su mujer y yo sólo somos buenos amigos. Es que, no me toque los tentáculos comandancia… Si la cosa parece sabotaje, huele a sabotaje y suena a sabotaje…

lost_in_la_concha_bahia_playa_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero bueno, no me quejo. La verdad es que la Concha es mucha Concha. He podido salvar la mayoría de las herramientas que me han hecho llegar, pero tengo serías dudas que la nave pueda traspasar la atmosfera del planeta. Si no puedes ir hacia arriba, pues habrá que ir de lado… He decidido intentar poner la nave en marcha y viajar por el planeta, intentaré seguir informando de mis aventuras en Instagram, que al final es la vía más fácil y rápida de comunicación. Una imagen vale más que mil palabras. No sé qué será de mí, pero tengo claro que los 7 dioses están conmigo.

lost_in_la_concha_vacaciones_gorbdevacatas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pequeños grandes placeres

Que os voy a decir del tiempo donostiarra que ya no sepáis. La climatología cambiante de estas tierras supone un reto para cualquier mente que intenta organizar un poco la generación de vestimentas para la semana. A veces hace sol, a veces llueve y otras veces hace viento… Y otras veces hace todo a la vez.

lost_in_la_concha_playa_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

De locos, de acuerdo pero, estoy convencido que eso hace que los días de sol los disfrutemos más. No negaré que echo de menos la calma de mi bahía antes de que hordas de turistas se lanzaran en manada a descubrir esta ciudad. El sábado brillaba el astro rey y un servidor, como todos aprovechó para tostar sus tentáculos al sol. Obviamente, estaban metamorfoseados en apariencia humana para no levantar suspicacias. Lo que está claro, tal y como demuestra la imagen, es que un paseo por La Concha con buen tiempo es el pasatiempo favorito de muchos donostiarras, y gente de los alrededores. Cada uno con sus vicios, un servidor no juzga a nadie, pero hay momentos en los que eso parecía una marcha militar.

lost_in_la_concha_comida_ensaladilla_rusa_ezkurra_donostia_san_sebastian_pais_vasco

Otra posibilidad es darle rienda suelta a la gula. Que sí, que sabéis que me gusta comer pero hace tiempo que no hablamos de comida. Si queréis daros un homenaje, deleitad vuestras papilas gustativas con la Ensaladilla Rusa del Bar Ezkurra. Hay bares chic, hay bares modernos y hay bares de toda la vida. Para pintxos clásicos para chuparse los dedos, hay que parar en el Ezkurra y su ensaladilla es para quitarse el sombrero.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_donostia_san_sebastian_pais_vasco

Si toca pasear, soy mucho más partidario del Paseo Nuevo, y desde que lo volvieron a abrir hace poco se ha abierto un mundo de posibilidades para mis paseos diarios. La opción de recorrer un par de kilómetros paseando entre la montaña y el mar no tiene precio.

lost_in_la_concha_cervezas_amigos_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Cada uno tiene sus pequeños vicios, sus placeres, por ahí he leído que por aquí tuvisteis otro visitante intergaláctico que le gustaba comer gatos (vaya trabajo despellejarlos), hay gente que le encanta el chocolate, cada vez hay más fanáticos del gimnasio; en resumen en esta ciudad y en este universo hay de todo. Personalmente, dadme unas cervezas y buena compañía para disfrutar de una buena tarde y ya soy feliz. Un alienígena de gustos sencillos, ese soy yo.

Lost in La Concha Año 1 #ZorionakGorb

Parece mentira, pero ya llevo un añito atrapado en este planeta. Y como ya sabéis, no hay indicios de que me vaya a ir a ningún lado en un futuro cercano. Es lo que tiene que te pillen con la mujer del responsable de tu rescate. Tras 42 informes de misión, más de 400 archivos gráficos en Instagram y mil y una aventuras por estas tierras, me doy cuenta de lo rápido que ha pasado este año.

lost_in_la_concha_zorionak_gorb_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Sudores fríos tenía el día que aterricé en La Concha. Bueno, aterrizar en el sentido más amplio de la palabra, más bien fue una caída en picado sin tiempo a desacelerar mucho. El miedo me embargaba porque no sabía dónde estaba. Curiosos seres me rodeaban hablando un idioma aún más extraño.

lost_in_la_concha_pintxos_casa_urola_a_fuego_negro_kata_4_donostia_san_sebastian

Especial cariño le tengo a mi primera experiencia comiendo pintxos. El paseo que me di por A fuego Negro, Casa Urola y Kata 4, me demostró por primera vez que en este lugar no iba a pasar hambre. Uno tiene 7 estómagos y el tema de la alimentación es importante. En mi planeta hemos dejado de disfrutar de la comida y todo lo que acompaña al acto de ingerir alimento. Todo ocurre en un laboratorio. Sin embargo aquí, no me puedo quejar.

lost_in_la_concha_recuerdos_zinemaldi_tamborrada,_santo_tomas_premios_dv_san_silvestre_barandilla

En este año he vivido de todo, la transformación que sufre la ciudad durante el Zinemaldi, mis primeras carreras, mi primer amor en Santo Tomás… Cada vez menos Lost por estas tierras, como olvidar el subidón de ganar el premio de mejor blog personal del Diario Vasco. Entre los manjares, rincones y misterios donostiarras no he parado.

lost_in_la_concha_restaurante_narru_pintxos_bergara_donostia_san_sebastian

Curiosamente, se me ha echado en cara que sólo me dedico a comer pero revisando mis últimos archivos de misión me he dado cuenta que hace tiempo que no me pego un buen homenaje. Habrá que ponerle remedio cuanto antes. He podido constatar que el pódium de informes de misión más visitados se asocia mayoritariamente con comida. Ya hemos hablado del informe de pintxos, y tampoco es de extrañar que el informe sobre la tamborrada se convirtiera en uno de los más leídos. Pero, me hace ilusión que el post más visto sea el de la noche de éxtasis gastronómico entre los pintxos del Bergara y la cena en el Restaurante Narru. Esos manjares exquisitos en una inmejorable noche de verano, algo que quedará marcado a fuego en mi mente para siempre.

Simplemente aprovechar este momento para agradeceros que me hagáis compañía y me sigáis ayudando a descubrir este misterioso lugar. Seguiremos por aquí y en las redes sociales. De la Comandancia interestelar no sé nada desde hace semanas pero estoy tan a gusto por aquí, que por ahora prefiero seguir Lost in La Concha.

¿Hace usted algo más que comer Teniente Gorb?

Mensaje cifrado del General Supremo al Teniente Gorb

Estimado Teniente Gorb, una vez analizado su último comunicado, hemos considerado que el potencial de La Concha merece la pena una misión de reconocimiento exhaustiva y permanente. De hecho, todas las naves de la flota como bien sabe están ocupadas, así que aproveche su tiempo. Consideramos que la misión de salvamento tardará un poco, es complicado maximizar los recursos de la flota interestelar. Le enviaremos provisiones lo antes posible.

Lo único, hemos constatado que el grueso de su tiempo se consume en centros de alimento y llenando los estómagos. Un aguerrido explorador debe dedicar su tiempo a investigar y conocer nuevos territorios, no sólo sitios de comer. Por favor, rogamos que amplíe sus horizontes y no sólo se dedique a catar los manjares de esa tierra.

lost_in_la_concha_anocher_kursaal_relojes_donostia_san_sebastian

La verdad es que este mensaje me generó sensaciones encontradas. Por un lado, saber que estoy en el radar del General Supremo es bueno, aunque parece que tardarán un tiempo en dar conmigo. Y eso de que sólo me dedico a comer… Vale, bueno, quizás no le falta razón pero, es que todo está tan bueno por aquí. Este es el séptimo cielo para un pobre alienígena de siete estómagos como yo. Así que me decidí a caminar y meditar sobre mis próximos pasos. Y como no, acabé tomando un pintxo, que pasear da mucha hambre.

lost_in_la_concha_bar_bergara_pintxos_txalupa_donostia_san_sebastian

El Bar Bergara, está situado cerca de la playa de Gros y un poco alejado de mi principal centro de acción por la ciudad pero, creo que volveré sin dudarlo. ¡Esa barra de pintxos de la que nunca sabes que escoger! Y esa carta de pintxos calientes, de los que escogerías todos y cada uno de ellos para degustarlos poco a poco. Mucho gente extranjera comete el error de centrarse en la barra sin valorar lo que un pintxo caliente de la cocina le puede ofrecer. Yo ya me voy donostiarrizandome poco a poco, y por consejos de San Google, opté por la Txalupa. ¡Ay la txalupa! Qué rico, me dejó sin palabras. Y mira que de eso a mí me suele sobrar.

De vuelta a la nave relamiéndome todavía, me di cuenta que existía un local en el que todavía no había puesto mis tentáculos así que, animado por la explosión de sabores de los pintxos, decidí seguir con la orgía gastronómica. De perdidos al río, tras el rapapolvo del General Supremo, ya habría tiempo de retomar las labores de investigación y conocimiento de Donostia.

lost_in_la_concha_restaurante_narru_cena_donostia_san_sebastian

Que voy a decir de los manjares con los que me pude deleitar en el Restaurante Narru. En un entorno privilegiado que compartimos, La Concha, está este restaurante que ha sido para mí al menos todo un descubrimiento. Tras deleitarme con unos hongos y unas almejas a la plancha, pasé por disfrutar del arroz meloso. El plato principal fue su conocido secreto ibérico. Imaginad lo bueno que estaba que se me olvidó hasta sacar el correspondiente documento gráfico. Todavía salivo pensando en esa cena.

lost_in_la_concha_bahia_nocturna_gintonic_donostia_san_sebastian

Donostia es uno de los pocos lugares del universo en el que he podido satisfacer mis siete estómagos de manera satisfactoria, y todo ello en un marco incomparable. Lo he repetido más de una vez y lo seguiré haciendo hasta la saciedad, soy afortunado. ¿Qué me dejan aquí abandonado? Pues nada, peor para ellos, yo seguiré disfrutando de la gastronomía local. Eso sí, probablemente tendré que intentar incluir más misiones de reconocimiento de la zona, que todo no va a ser comer. Aunque haya recuperado la costumbre de ejercitarme tras el disgusto inicial, no puedo seguir dedicándome exclusivamente a la gastronomía local. Para empezar, he organizado ya mi plan de acción para el Festival Internacional de Cine de San Sebastián que comienza el viernes. Os iré contando, pero la verdad es que promete, la ciudad tiene un aire distinto, a estrellas, y no alienígenas precisamente.

Manual del perfecto infiltrado en las playas donostiarras

Quien lo diría en esas largas tardes de lluvia que el cielo azul volvería, y lo más importante, que se quedaría. Toda una semana de sol y buen tiempo. ¡Inmejorable! Soy un alienígena de fácil conformar, y me estoy donostiarrizando rápidamente, una tarde soleada, una buena terraza, una cerveza fresquita y ya no necesito nada más. Pero el efecto más importante de estos días de calor, son las hordas que se lanzan a la playa a tumbarse y tostarse al sol. Cientos de personas se agolpan en la arena. Como aguerrido investigador que soy, ahí van algunos consejos para extraterrestres que quieran pasar desapercibidos en esa jungla de toallas multicolores:

lost_in_la_concha_playa_barandilla_donostia_san_sebastian

  • Curiosamente, en lo que a indumentaria playera se refiere, las hembras llevan la menor cantidad de tela posible. Por el contrario, los machos pueden llegar a llevar un bañador que llegue hasta por debajo de la rodilla. Y ya no hablemos de la gente que he llegado a ver con ropa interior por debajo. Personalmente me parece incomodo no, lo siguiente pero bueno, ahí donde fueres haz lo que vieres. Hombres contra más tela mejor, mujeres exactamente lo contrario. Por mi parte, que viva el nudismo.
  • El momento de colocarse en el arenal también es importante. Si hay mucho sitio en la playa es importante pegarse lo más posible a alguien. Hay que colocar la toalla bien cerquita para que la otra persona sepa lo que lees, de que hablas y hasta de qué color tienes los ojos. ¿Será la necesidad de calor humano? Contra más cerca mejor.

lost_in_la_concha_zurriola_playa_toldos_donostia_san_sebastian

  • El kit de accesorios para la playa, tiene que ser lo más abundante posible. Mochilas gigantes, toallas kilométricas y sombrillas que servirían para dar sombra a todo el estadio de Anoeta, si van acompañadas de enormes neveras llenas de viandas e incluso cocodrilos hinchables mucho mejor. La última vez que intenté llevar todo eso a la playa, ya sabéis, para ser uno más… Bueno, digamos que mi espalda todavía no se ha recuperado. Todo por la patria y la investigación, si hay que deslomarse, uno se desloma.
  • Cuando uno decide darse un baño es super importante ir echando mucha arena alrededor y bautizar a todos en un curioso ritual de arena y agua salada. Y aunque el agua salga más fría que en Neptuno, hay que acabar siempre con una ducha que parece que la haya ha inventado un ser maligno que odia todo lo que sea calor y sol.

lost_in_la_concha_zurriola_playa_olas_donostia_san_sebastian

  • Es muy importante también ser capaz de jugar a eso que llaman palas, dos extrañas planchas de madera y un pequeño objeto esférico. No entiendo muy bien el concepto de irse pasando la pelota, si no va a explotar ni nada pero bueno… Lo que si tengo claro es que cada jugador tiene que estar situado en cada punta de la playa. Supongo que saltar por encima del resto de gente y tropezarse con todas las toallas le suma intriga al juego.
  • Dependiendo de la edad, las tareas en la playa están bien repartidas. Los terrícolas más jóvenes chapotean en la orilla bajo la ¿atenta? mirada de sus padres. Los jóvenes se dedican a hacer piruetas en el agua para impresionarse mutuamente con el sexo opuesto. Los adultos se tuestan al sol. Pero los que más cariño me genera son los terrícolas de más edad. Su tarea es pasear por la orilla con las manos en la espalda y decir que ya nunca hace tanto calor como antaño, que los veranos de ahora no son como los de antes.

lost_in_la_concha_bahia_playa_donostia_san_sebastian

Con estas sencillas reglas, el aguerrido aventurero podrá disfrutar de la playa y pasar desapercibido. Yo lo he ido aprendido poco a poco, mis problemas tuve el primer día al darme cuenta que para ponerme un bikini, me tenía que haber metamorfoseado en hembra, y no en un espécimen africano de uno noventa. De la selva y fauna acuática hablaremos otro día, que ese si que es terreno peligroso.

Los aventureros están hechos de una pasta especial

La vida del explorador intergaláctico es complicada, y sobre todo solitaria. Llevo más de un mes por este paraje extraño y obviamente, hay momentos en los que la morriña me puede. Echo de menos mi tranquilo planeta donde no soy un desconocido, ese lugar donde se me quiere y se me da cariño.

lost_in_la_concha_playa_zurriola_donostia_san_sebastian

 En esos momentos en los que la soledad me embarga empiezo a caminar e intento relajarme mirando al mar. Ha llegado lo que los terrícolas llaman verano, y aunque no lo parezca, se supone que tiene que hacer mejor tiempo. Es la época en la que los humanos aprovechan para investigar territorio desconocido. Pero, lo hacen dentro de su mismo planeta, no tiene tanta gracia como una peligrosa misión interestelar. De hecho según he podido investigar, los vascos siempre han sido gente exploradora, siempre han buscado nuevos límites.

lost_in_la_concha_diputacion_donostia_san_sebastian

La plaza de Gipuzkoa, y especialmente la Diputación Foral ha sido uno de los grandes descubrimientos de esta ciudad. Un lugar en el que se respira paz y tranquilidad. Al menos en los momentos en los que la plaza no se llena de niños correteando y gritando. Es el lugar perfecto para pensar cuando los recuerdos de mi planeta inundan mi mente. El otro día una encantadora guía hablaba a un grupo de ancianitos sobre la historia del edificio y sus aspectos más representativos. Ahí es donde conocí al señor Don Juan Sebastián Elcano.

lost_in_la_concha_diputacion_bustos_donostia_san_sebastian

En la fachada del edificio se rinde homenaje a 5 navegantes y conquistadores vascos: Urdaneta, Oquendo, Lezo, Legazpi y Elcano. La historia de este último es la que más atrajo mi atención. Toda civilización tiene que evolucionar, no se consigue la teletransportación de un día para otro. De hecho, esta gente llegó a pensar en algún momento que la Tierra era cuadrada. ¡Cuadrada! Pero bueno, me estoy desviando del tema, estábamos con Juan Sebastián Elcano. Este navegante participó en la primera vuelta al mundo por mar hace más de 500 años. Tan sólo 18 personas consiguieron volver de aquella aventura. Hay que estar hecho de una pasta especial para ser capaz de embarcarse en semejante misión.

Los vascos siempre han sido gente viajera, por ejemplo gracias a los viajes por la caza de la ballena. De hecho, aunque no se haya podido probar, según la leyenda llegaron al continente americano antes que el propio Cristobal Colón. Consiguieron alcanzar las frías tierras de Terranova. La verdad es que debían de ser valientes porque con los medios a su disposición, yo no hubiera conseguido llegar a la Isla de Santa Clara.

Por eso empiezo a sentirme unido a esta gente. Poseemos una chispa especial que no se encuentra con facilidad. No tenemos miedo a la adversidad y buscamos en lo desconocido gloria y fortuna. Aunque sobre la tendencia de viajar a lo desconocido de los vascos también tengo una teoría. La soledad me obliga a buscar contacto, aunque sea humano. Y la verdad es que en esta ciudad es un tema complicado.

lost_in_la_concha_vodka_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

¿Tan raro es buscar algo de conversación mientras se conoce al otro y por qué no, intentar pasar un buen rato luego? Lo que los terrícolas denominan bares, centro neurálgico de los rituales de cortejo y búsqueda de pareja son peor que perderte por la selva de Venus con sólo un cuchillo. Humanos en grupos claramente diferenciados por sexo se miran de manera desafiante; los hombres intentando encontrar el valor para acercarse y las mujeres mirándolos de reojo retándolos a intentarlo. Es un campo de batalla del que pocos salen bien parados. Todo esto explica la abundancia de esos licores embriagadores porque es difícil  soportar tanta presión. Este fenómeno habrá que analizarlo en profundad más adelante pero, creo que es la base del espíritu explorador de los vascos. Con la peligrosísima jungla que tienen en casa, no me extraña que busquen conocer mundo.