Gorb; Yo, soy tu padre

Y para cuando te das cuenta, has pasado casi un año sin escribir un post. Gorb sigue vivo y dando la lata principalmente en Instagram pero, es cierto que sus informes de misión han ido cada vez más escasos. Esta aventura nació hace ya… ¡Socorro, más de cuatro años! Y nunca pensé que llegaría tan lejos. Gracias al teniente he conocido a gente estupenda y he vivido grandes momentos pero es verdad que últimamente tengo al pobre alienígena un poquito abandonado.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y por eso Instagram es donde podéis ver que Gorb sigue comiendo, bebiendo y viviendo Donosti como siempre lo ha hecho, a tope. Pero, algunos me han dicho que lo asesine y corte con su sufrimiento, otros que se enamore y busque pareja terrícola. Unos pocos me comentaban que volviera a su planeta. No lo tengo claro, me da pena despedirme de un compañero de viaje que tanto me ayudó en momentos difíciles.

No sé si son los buenos propósitos del nuevo curso o qué, pero estoy convencido de que Gorb volverá con energía renovada. Tiene muchos retos pendientes para el otoño, ya que lleva tanto tiempo por aquí, se ha decidido a reformar la nave. ¿Sobrevivirá a semejante hazaña? Además, por fin visitará un restaurante que ha querido probar desde el día que puso su primer tentáculo en Donosti. Una pista, empieza por A y acaba por K. Esto sigue damas y caballeros, el espectáculo debe continuar.

El aitatxo de Gorb

 

Anuncios

Presupuesto 2016

 

Estimado Teniente Gorb:

Una vez analizada su solicitud de fondos para el presente ejercicio terrestre lamentamos informarle que ha sido denegada. La Comisión de Distribución de Fondos Galácticos (CDFG) ha considerado que sus necesidades actuales se ven plenamente satisfechas con nuestros envíos periódicos de material y alimento. Adicionalmente la CDFG desea puntualizar:

  • No se considera imprescindible comer 12 pintxos al día para conocer a los terrícolas. En todo caso esta comisión es plenamente consciente que 7 estómagos exigen una ingesta de alimentos constante por lo que recibirá un kit de tuppers para poder alimentarse en cualquier momento y lugar.
  • No se considera que su integridad física corra peligro si corretea por la ciudad sin un pulsómetro con GPS, teléfono, MP3, gorra, gafas, medias de compresión, cortavientos y demás cachivaches incluidos en su lista. Se le hará llegar la ropa desechada por los reclutas de la Academia para poder usarla como ropa de deporte.
  • Que el año 2016 sea bisiesto no supone que sus necesidades se vayan a incrementar de manera exponencial. Nuestro planeta natal tarde 726 años terrícolas en girar alrededor de su sol, debe entender que los fondos de esta comisión son limitados por lo que saque el mayor provecho posible de sus recursos actuales.

Atentamente, la Comandancia Interestelar

P.D.: Su madre le manda recuerdos.

lost_in_la_concha_dss2016_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pues mira tú que bien. Este tipo de comunicaciones le agrian un poco a uno el comienzo del año. También hay que decir que la llegada por fin del frío tampoco ha ayudado a mejorar mi humor. Estimada comandancia, llevo más de 2 años perdido aquí, no me toquen los tentáculos. Pero bueno, servidor es un explorador sacrificado por la causa:

  • Ya me buscaré la vida para seguir el ritmo de ingesta de pintxos, siempre hay cosas nuevas que descubrir. Me permito recordarles que mis últimos dos envíos de muestras de pintxos desaparecieron sin mayor explicación en alguna oficina del ministerio.
  • Los miles de artilugios necesarios para la práctica del deporte se los robaré a algún runner despistado. Es mi firme propósito recuperar mi condición física de cadete en la academia. Si hasta me he apuntado a un gimnasio, como propósito de año nuevo. Aunque eso es más un antro de tortura que otra cosa, ya habrá tiempo para hablar eso.
  • No es que 2016 sea bisiesto, además, Donostia es la Capital Europea de la Cultura, por lo tanto no dudo que será un año más que interesante para esta ciudad. Pero no se preocupe Comandancia que les mantendré informados de todo lo que ocurra.

lost_in_la_concha_parte_vieja_vino_pintxos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En resumidas cuentas, brindemos todos por el nuevo año. Urte Berri on! Y a disfrutar del 2016, va a ser muy grande.

Dicen que correr es de cobardes

Mensaje para el Teniente Gorb

Dada su ausencia no justificada en los últimos exámenes físicos de la Academia, le informamos que tiene 90 días para demostrar que su estado de forma cumple con los requisitos de Teniente de la 5ª Flota.

La Comandancia Interestelar

lost_in_la_concha_barandilla_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Pero bueno! Definamos ausencia no justificada estimada Comandancia. Que gracias al “excelente estado de forma” de la nave que me asignaron me encuentro aquí tirado. Vale que quizás haya dejado un poco de lado mis obligaciones investigadoras y mis informes han disminuido pero, estaba ocupado en mis estudios. Es que la vida en Donostia es muy dura. Ha llegado el buen tiempo y hay que empezar a probar las sillas nuevas de las diferentes terrazas, las incorporaciones de nuevos pintxos en las cartas, asegurarse que mis favoritos siguen sabiendo igual de bien a pesar del paso de los meses, los anocheceres por La Concha…

lost_in_la_concha_cafe_saigon_din_sum_pato_boletus_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Servidor no se pierde una, y pude disfrutar de una buena cena en el Café Saigón. La verdad que puedo decir sin dudarlo que me enamoré… del Din Sum de pato y boletus. Una noche agradable en buena compañía, en la línea de glotonería extrema de las últimas semanas. Lo de que los vascos solucionan todo alrededor de una mesa bien provista, es cierto y lo he demostrado de manera empírica más de una vez estos últimos meses.

lost_in_la_concha_zapatillas_correr_running_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero Comandancia, cierto es que debo mirar un poco mi forma física. Últimamente me falta el aire cuando subo las escaleras de la playa, y noto los tentáculos hinchados. Así que estoy dispuesto a recuperar las buenas costumbres. Toda esta orgía gastronómica puede que sea una treta de los donostiarras para tenerme controlado como un gatito satisfecho lleno de comida. Así que he decidido retomar con energía mi espíritu deportista.

lost_in_la_concha_urumea_puentes_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Algunos dicen que el running es una moda pasajera, otros que correr es de cobardes y otros que sin un mínimo de tres gadgets de última tecnología lo que haces es correr, no running. Pero, lo que está claro es que sudar la camiseta relaja, y hacerlo en San Sebastián al anochecer alegra el día a cualquiera. Mi reto inicial fue la San Silvestre y más adelante me comí mis primeros 10 kilómetros con patatas. Esos pequeños éxitos hacen mejor todavía el camino a recorrer. No sé qué será lo próximo, actualmente creo que no sería capaz de llegar dignamente hasta la esquina pero he cumplido algo muy importante, caer en un grupo de Whatsapp de corredores. Se llama “Llorones del running”, con eso digo todo y no digo nada. Una gran ayuda, y un poco cabroncetes también. Dios los cría y ellos se juntan, y para conocer las técnicas del enemigo, hay que analizarlo a fondo. ¡A por el próximo reto!

lost_in_la_concha_bahia_farola_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

En fin Comandancia, prometo ser bueno y ponerme al día, aunque estar atrapado en La Concha me impedirá poner de manifiesto mi valía. Si quieren ponerme a prueba, no duden en venir a buscarme para sacarme de aquí. Podríamos correr la próxima carrera juntos para ver quién gana. Ausencia injustificada no te jo…

Pintxos, pintxos y más pintxos

Mi nombre es Gorb, Teniente Gorb; y me gustán los pintxos. Vale, lo he dicho, pero no os estoy descubriendo nada nuevo, ¿no? Mi primera salida de pintxos fue épica y he seguido con la tradición. Sabéis que tengo debilidad por la txalupa del Bergara y la brocheta de pulpo de Casa Urola pero, siempre estoy dispuesto a descubrir nuevos placeres gustativos. Y para eso, Donosti es la ciudad ideal. Debo confesar que esta vez el archivo gráfico deja que desear pero, tenía mucha hambre. No estaba yo para parar mucho a sacar fotos, les quería hincar el diente.

lost_in_la_concha_risotto_idiazabal_borda_berri_pintxo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Me gusta parar en el Borda Berri, este pequeño tesoro en la Fermin Calbetón lo considero una joya simplemente porque no tiene pintxos fríos. Los turistas que no han hecho los deberes antes de venir, supongo que ni se plantearán entrar puesto que la barra está vacía. Ay, criaturitas… lo que os estáis perdiendo. Me empiezo a considerar capacitado para aconsejar a los de fuera tras haber pasado más de un año en estas tierras. Antes de lanzarte sobre la barra como un león sobre una inocente gacela, échale un ojo a los pintxos calientes por favor. No dudo de las bondades de un buen pintxo de ensaladilla rusa pero, los pintxos calientes te llevarán al siguiente nivel. Por eso me gusta el Borda Berri, y el risotto de idiazábal está en mi top de pintxos de la ciudad sin duda. ¡Ay que invento el Idiazabal! ese queso de oveja lo tengo que exportar. Lo que no tengo claro es si seré capaz de criar ovejas lachas en mi planeta.

lost_in_la_concha_carrilleras_la_cuchara_de_san_telmo_pintxo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Siguiente parada, el pintxo de carrillera de La Cuchara de San Telmo. Este sitio los turistas se lo conocen bien. Una vez, me junte con un grupo de japoneses, otro de alemanes, otro de franceses y el último creo que eran americanos, todos degustando las delicias del establecimiento. Si uno busca comer con tranquilidad debe buscar horas poco habituales, en todo caso, pegarse un poco por la comida, hace que los manjares sepan mejor. Yo creo que al león, si le cuesta cazar a la gacela, la disfrutará más. Perdón, ahora que lo pienso las que cazan son las leonas… Chico listo el león sí señor.

lost_in_la_concha_bravas_mejillones_la_mejillonera_pintxo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En San Sebastián hay muchos sitios para degustar buenos pintxos. Desde la cocina más experimental, donde no tienes claro si lo que tienes en el plato lo tienes que comer, beber o utilizarlo como crema exfoliante; hasta los bares clásicos de toda la vida donde llevan años llenando estomagos con viandas de toda la vida. La Mejillonera entra en ese selecto club de lugares en los que el 90% de los donostiarras han parado alguna vez y han degustado sus mejillones y bravas. Me atrevería a decir que todos los bares donostiarras tienen en su carta raciones de bravas, pero tan ricas como las de este bar, pocas.

lost_in_la_concha_pepperino_postre_helado_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Y que no falte el postre! Las malas lenguas dicen que Donosti es la ciudad del paseo y el heladito, que no da para más. Envidia cochina, eso es lo que hay. Los helados de Papperino siempre son una buena idea para acabar el día, jeje. Personalmente, apuesto por el de tarta de manzana, una delicia que no deja indiferente a nadie. Y si tenéis ganas de algo más salvaje, a por el helado de mojito.

Pues eso, que mucha gente llega al séptimo cielo llenando bien el estomago, en Donosti te llevamos hasta el octavo como mínimo. ¡De ahí p’arriba! On egin.

Pequeños grandes placeres

Que os voy a decir del tiempo donostiarra que ya no sepáis. La climatología cambiante de estas tierras supone un reto para cualquier mente que intenta organizar un poco la generación de vestimentas para la semana. A veces hace sol, a veces llueve y otras veces hace viento… Y otras veces hace todo a la vez.

lost_in_la_concha_playa_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

De locos, de acuerdo pero, estoy convencido que eso hace que los días de sol los disfrutemos más. No negaré que echo de menos la calma de mi bahía antes de que hordas de turistas se lanzaran en manada a descubrir esta ciudad. El sábado brillaba el astro rey y un servidor, como todos aprovechó para tostar sus tentáculos al sol. Obviamente, estaban metamorfoseados en apariencia humana para no levantar suspicacias. Lo que está claro, tal y como demuestra la imagen, es que un paseo por La Concha con buen tiempo es el pasatiempo favorito de muchos donostiarras, y gente de los alrededores. Cada uno con sus vicios, un servidor no juzga a nadie, pero hay momentos en los que eso parecía una marcha militar.

lost_in_la_concha_comida_ensaladilla_rusa_ezkurra_donostia_san_sebastian_pais_vasco

Otra posibilidad es darle rienda suelta a la gula. Que sí, que sabéis que me gusta comer pero hace tiempo que no hablamos de comida. Si queréis daros un homenaje, deleitad vuestras papilas gustativas con la Ensaladilla Rusa del Bar Ezkurra. Hay bares chic, hay bares modernos y hay bares de toda la vida. Para pintxos clásicos para chuparse los dedos, hay que parar en el Ezkurra y su ensaladilla es para quitarse el sombrero.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_donostia_san_sebastian_pais_vasco

Si toca pasear, soy mucho más partidario del Paseo Nuevo, y desde que lo volvieron a abrir hace poco se ha abierto un mundo de posibilidades para mis paseos diarios. La opción de recorrer un par de kilómetros paseando entre la montaña y el mar no tiene precio.

lost_in_la_concha_cervezas_amigos_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Cada uno tiene sus pequeños vicios, sus placeres, por ahí he leído que por aquí tuvisteis otro visitante intergaláctico que le gustaba comer gatos (vaya trabajo despellejarlos), hay gente que le encanta el chocolate, cada vez hay más fanáticos del gimnasio; en resumen en esta ciudad y en este universo hay de todo. Personalmente, dadme unas cervezas y buena compañía para disfrutar de una buena tarde y ya soy feliz. Un alienígena de gustos sencillos, ese soy yo.

Lost in La Concha Año 1 #ZorionakGorb

Parece mentira, pero ya llevo un añito atrapado en este planeta. Y como ya sabéis, no hay indicios de que me vaya a ir a ningún lado en un futuro cercano. Es lo que tiene que te pillen con la mujer del responsable de tu rescate. Tras 42 informes de misión, más de 400 archivos gráficos en Instagram y mil y una aventuras por estas tierras, me doy cuenta de lo rápido que ha pasado este año.

lost_in_la_concha_zorionak_gorb_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Sudores fríos tenía el día que aterricé en La Concha. Bueno, aterrizar en el sentido más amplio de la palabra, más bien fue una caída en picado sin tiempo a desacelerar mucho. El miedo me embargaba porque no sabía dónde estaba. Curiosos seres me rodeaban hablando un idioma aún más extraño.

lost_in_la_concha_pintxos_casa_urola_a_fuego_negro_kata_4_donostia_san_sebastian

Especial cariño le tengo a mi primera experiencia comiendo pintxos. El paseo que me di por A fuego Negro, Casa Urola y Kata 4, me demostró por primera vez que en este lugar no iba a pasar hambre. Uno tiene 7 estómagos y el tema de la alimentación es importante. En mi planeta hemos dejado de disfrutar de la comida y todo lo que acompaña al acto de ingerir alimento. Todo ocurre en un laboratorio. Sin embargo aquí, no me puedo quejar.

lost_in_la_concha_recuerdos_zinemaldi_tamborrada,_santo_tomas_premios_dv_san_silvestre_barandilla

En este año he vivido de todo, la transformación que sufre la ciudad durante el Zinemaldi, mis primeras carreras, mi primer amor en Santo Tomás… Cada vez menos Lost por estas tierras, como olvidar el subidón de ganar el premio de mejor blog personal del Diario Vasco. Entre los manjares, rincones y misterios donostiarras no he parado.

lost_in_la_concha_restaurante_narru_pintxos_bergara_donostia_san_sebastian

Curiosamente, se me ha echado en cara que sólo me dedico a comer pero revisando mis últimos archivos de misión me he dado cuenta que hace tiempo que no me pego un buen homenaje. Habrá que ponerle remedio cuanto antes. He podido constatar que el pódium de informes de misión más visitados se asocia mayoritariamente con comida. Ya hemos hablado del informe de pintxos, y tampoco es de extrañar que el informe sobre la tamborrada se convirtiera en uno de los más leídos. Pero, me hace ilusión que el post más visto sea el de la noche de éxtasis gastronómico entre los pintxos del Bergara y la cena en el Restaurante Narru. Esos manjares exquisitos en una inmejorable noche de verano, algo que quedará marcado a fuego en mi mente para siempre.

Simplemente aprovechar este momento para agradeceros que me hagáis compañía y me sigáis ayudando a descubrir este misterioso lugar. Seguiremos por aquí y en las redes sociales. De la Comandancia interestelar no sé nada desde hace semanas pero estoy tan a gusto por aquí, que por ahora prefiero seguir Lost in La Concha.

El saber no ocupa lugar, pero a veces cuesta lo suyo

En ciertos aspectos la verdad es que me puedo sentir afortunado, en mi planeta tenemos bastante depurada la técnica de absorción de conocimiento. Si necesito saber sobre algo me conecto al ordenador de la nave y en poco más de 10 minutos ya sé todo lo que hay que conocer del tema en cuestión.

lost_in_la_concha_hitzez_euskaltegi_donostia_san_sebastian

Sólo hay un asunto que se me ha complicado, como bien pude descubrir en mi primera salida a investigar este extraño lugar, hace ya muchos meses. El euskera es difícil. Creo que decir difícil, es quedarse corto, muy corto. No hay por donde cogerlo y no encuentro enciclopedia intergaláctica con la que hincarle el diente a este puñetero lenguaje. Así que no me ha quedado otra que apuntarme a uno de estos centros que llaman Euskaltegis para meterle caña al tema. Confesaré que por ahora no paso del “Nire izena Gorb da” y el koskorrikasko… o corre que te casco o… Vamos, que yo siempre digo gracias cuando interactúo con los humanos. A un servidor siempre le han enseñado que es de buen nacido, ser agradecido. Os mantendré informados de mis progresos pero, esta parece que será una de mis misiones más complicadas.

lost_in_la_concha_parque_columpios_donostia_san_sebastian

Los humanos desde muy pequeños aprenden de la dureza de la vida. Los parques infantiles son pequeños campos de entrenamiento sobre las trampas y zancadillas que les puede poner la vida por delante. La crueldad que se destila en algunas de las conversaciones que he podido ver en estos extraños lugares, es pareja a la que se sufre en las mazmorras de los Preks.

lost_in_la_concha_upv_universidad_donostia_san_sebastian

Esta gente tiene el camino bastante marcado, al menos en los primeros años de su existencia. Guardería, ikastola, instituto, universidad… Algunos incluso optan por una vida dedicada al estudio. Sus progenitores tienen que aguantarlos en casa durante un periodo de tiempo que puede llegar a eternizarse. En mi planeta, en el momento que logramos nuestra madurez física y psicológica, nos dejan libres para que nos busquemos la vida. A más de uno se lo ha zampado algún animal salvaje pero, si sobrevives sólo, no hay duda de que te curtes. Aquí, los progenitores pueden llegar a aguantar a sus retoños sin fecha de caducidad, la verdad es que a más de uno paciencia no le falta.

lost_in_la_concha_bar_bideluze_donostia_san_sebastian

Pero, lo que yo tengo claro es que sobre la vida se aprende en la calle, no encerrado entre cuatro paredes. Para aprender sobre este planeta, sigo un estricto régimen de cerveza y pintxos en cada uno de los bares de Donostia, la mejor de las maneras para aprender sobre el donostiarrismo.

Para sobrevivir en Donostia

Donostia es una ciudad bonita, con rincones espectaculares y preciosos paisajes. Pero, no podemos olvidar que también es un lugar peligroso, en cada esquina te puede esperar una sorpresa no del todo agradable. Llevo ya un tiempo por aquí y puedo afirmar que esta ciudad es una puñetera selva. Hay que tener cuidado por dónde se pisa, y ciertos objetos siempre son de ayuda para cumplir con éxito las misiones.

lost_in_la_concha_paraguas_lluvia_donostia_san_sebastian

En esta ciudad, llueve. A veces llueve un poquito, y otras… un muchito. Esos momentos de nefasta combinación de agua y viento son algo que no se olvida. Ya he perdido la cuenta de cuántos catarros marcianos me he pillado. Uno detrás de otro además, gran invento eso del Kleenex, aunque al paso que voy me va a compensar pedirlos directos a fábrica. Estos giros bruscos de la climatología me traen por el camino de la amargura. Además, no importa que te gastes un dineral en un paraguas desarrollado por la mismísima NASA… se rompen igual. Pasar el puente del Kursaal durante una tormenta con un paraguas es algo que todo aquél que se haga llamar donostiarra debería hacer al menos una vez en la vida.

lost_in_la_concha_real_sociedad_futbol_anoeta_donostia_san_sebastian

Por aquí se habla mucho de fútbol. Lo confieso, todavía no me he puesto al día pero prometo poner remedio. En San Sebastián se vive en blanco y azul. La Real Sociedad es tema de conversación en cada esquina, principalmente los lunes. Me impacta ver el sentimiento con el que viven algunos este deporte. Ese deporte del baloncito es uno de los grandes focos de discusión de los alrededores. Así que, quien quiera infiltrarse… debe saber de qué hablan.

Lost_in_la_concha_bidegorri_bicicleta_donostia_san_sebastian

En Donostia, el coche sobra. No es práctico. Si los vehículos no caben, imaginaos que haría con mi nave. ¿Dónde la meto? Por aquí lo que se lleva es caminar, y si se quiere, seguir el camino rojo. Esos extraños medios de transporte de dos ruedas son el modo de locomoción habitual por los alrededores. Personalmente, me parece agotador pero me acaban de comentar que hay algunas que son eléctricas, hacen el camino por ti. Todo un puntazo, para qué negarlo.

lost_in_la_concha_bahia_anochecer_donostia_san_sebastian

Pero para poder disfrutar de Donostia hacen falta ojos, yo tengo tres, por lo que puedo ver un 150% más de belleza que el humano medio. Hay que disfrutar degustando los manjares que se te ponen delante. ¡Ay! mis amados pintxos. Hay que oler el mar y sobre todo sentir, dejarse llevar por uno de los rincones más bonitos de la galaxia. San Sebastián es una ciudad que se vive con los 5 sentidos.

El Donosti de antes

Esta es una ciudad de contrastes. En pocos kilómetros cuadrados se pueden encontrar lugares de todos los tipos y colores; parques verdes se mezclan con edificios modernistas, todos mirando hacia la inmensidad de la bahía donostiarra. Se supone que ha llegado el otoño, y con él el mal tiempo, el viento y la lluvia… O eso dicen al menos. La verdad que el concepto de 4 estaciones creo que es utópico, al menos en esta ciudad. El tiempo está loco y punto, a veces caen chuzos de punta y deseas con todas tus fuerzas volver a tu planeta, otras hace un día espectacular, como el pasado domingo, y uno se dedica a investigar.

lost_in_la_concha_portaletas_parte_vieja_donostia_san_sebastian

No muy lejos de la bahía, está la Parte Vieja donostiarra, una de las zonas con más encanto de la ciudad. Y no lo digo sólo por los pintxos. Ha quedado más que claro que me gusta comer pero, la Parte Vieja va mucho más allá. Pasar por “La puerta del mar”, más conocida como Portaletas, es la mejor manera de acceder al Donosti de antes. Esta entrada es un punto de transición para dejar atrás el olor a mar del puerto y pasar  al laberinto de callejuelas de esta curiosa zona. Ya dijimos que Donostia fue quemada y reconstruida, y en este acceso podemos sentirnos parte de esa historia. Entra en la Parte Vieja, y sobre todo, piérdete en ella.

Aquí podemos encontrar casi de todo, y si lo hacemos a las 2 de la mañana de un sábado ya, la fauna a la que se hace frente es para hacer un blog entero. Pero para mí, las mañanas del domingo, ese instante en el que la Parte Vieja va despertando poco a poco, es el momento para investigar con tranquilidad.

Iost_in_la_concha_leon_plaza_lasala_donostia_san_sebastian

Me encanta empezar mis visitas por la Plaza Lasala, la estatua de su león siempre me hace pensar. No acabo de entender que pinta un bicho de esos ahí, ni la admiración que tienen estos terrícolas por este tipo de animales, ya que los sitúan en todos lados. Parece ser que lo consideran un animal majestuoso, con mucho poder. Pero, según he visto en los documentales del canal que llaman La 2, las que curran son las leonas… No sé, es un tema que tengo que estudiar más a fondo. Las hembras por aquí parecen ser las que manejan el cotarro.

lost_in_la_concha_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

Mi lugar favorito es la Plaza de la Constitución. Es el lugar perfecto para practicar terrazing, sentarse un rato analizar los terrícolas tranquilamente. Porque los terrícolas son dignos de analizar, desde turistas borrachos hasta ancianos donostiarras recordando tiempos mejores, esta plaza es su punto de reunión. Todo el mundo pasa por aquí. De hecho, me han chivado que es el epicentro de la Tamborrada, acto donostiarra por excelencia. Pude respirar algo el 31 de agosto, pero según dicen, lo del 20 de enero es muy grande.

lost_in_la_concha_san_vicente_donostia_san_sebastian

Y nunca acabo mis visitas por esta zona sin pasar por San Vicente. Esta iglesia creo que es una de las que más encanto tiene en la ciudad. Situada cerca del museo de San Telmo, tiene un punto que no sé, otras iglesias no tienen. Hay que verla para saberlo. Mucha gente se queda con la catedral o Santa Maria pero, San Vicente no decepciona a nadie.

El Donosti antiguo tiene mucho por enseñar, y esto son algunas pinceladas, pero no hay duda hay mucho por ver. Y como no, tras un largo paseo todo el mundo se ha ganado un pintxo, ¿o no?

¿Se acabó el terrazing en Donosti?

Más de una vez hemos hablado de los pintxos, esa tradición terrícola que tanto amo. Esta gente son anímales sociales y buscan juntarse con sus congéneres. Ir de bar en bar llenando el estomago con maravillas culinarias mientras se beben vinos, cervezas o mostos es algo que todo el mundo disfruta. Lo que faltaba comentar es un deporte complementario que desde que llegue aquí practico con asiduidad, el terrazing.

lost_in_la_concha_terrazas_garagar_reloj_berri_donostia_san_sebastian

A esta gente le gusta hablar, juntarse,  comentar todo y nada, chismorrear, y sobre todo, enterarse de los cotilleos del barrio. Y para esa tarea ¿qué mejor que una terraza? Más del 90% de los bares multiplican su clientela en los meses de calor colocando mesas y sillas en el exterior y el humano aprovecha para juntarse con sus amigos, familiares, novios, novias y demás congéneres. Siempre están llenas, siempre. Lo cual me parece a veces extraño, porque algunas sillas son más incomodas que el trono de hierro de “Juego de Tronos” (últimamente me ha dado por leer en la nave, ya hablaremos de todo esto más adelante).

En una terraza se puede hacer de todo, desayunar con todas las de la ley es una de mis opciones favoritas. Café, zumo y una buena tostada con aceite en los días que me siento sano, y un capricho dulce para los días más traviesos. Lo que jamás haré es tomar un café con leche con un pintxo de tortilla, otra tradición muy extendida que jamás entenderé. Elementos que para mí, por separado son deliciosos, pero que juntos suponen una mezcla… demasiado extraña. Y eso que mis 7 estómagos han recibido de todo.

lost_in_la_concha_comida_bebida_terrazing_donostia_sebastian.

Pero no sólo de desayunos vive el alienígena, y si uno consigue un hueco en una terraza bien situada, puede ir encadenando bebidas y comidas hasta la madrugada. Se puede seguir el desayuno con un rico pintxo para el hamaiketako (¿habéis visto cómo empiezo a controlar los términos locales en esa lengua extraña que es el euskera?), comer un rico bocadillo, enganchar un par de cafés por la tarde y acabar cenando de raciones en buena compañía. Ay, ¡las raciones! Manjares para degustar en grupo, donde la gracia está en pedir un poco de todo para compartir la pitanza. Pero ojo, es imprescindible situarse bien en la mesa, y estar al loro en las cosas que van trayendo de la cocina. El que se despiste se queda sin comer. “La pelea por la última guindilla del plato”, deporte extremo en el que hay que entrenarse a conciencia. Para acabar la noche no pueden faltar un par de buenos gin-tonic rematados con una ronda de mojitos.

lost_in_la_concha_terraza_gott_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

Os he pintado una imagen de lo más bucólica y seguro que estáis deseando sentaros en una terraza a disfrutar. Pero amigos míos, ya está aquí el otoño. Lamentablemente, la climatología adversa complica el concepto terrazil dado que las nubes donostiarras sufren de incontinencia. Además, las temperaturas van bajando sin remedio demostrando que ya están cada día más lejos los días de verano. Pero, ¡que nadie se preocupe! Los más rápidos ya han descubierto maneras de mantener sus terrazas para que podamos disfrutar de ellas: estufas portátiles, farolas de calor, mantas o toldos cerrados han dado paso a las terrazas de invierno. Me quedan meses para probar muchas terrazas todavía.

lost_in_la_concha_anochecer_urgull_playa_zurriola_donostia_san_sebastian

Por último no olvidemos que San Sebastián es una ciudad hermosa, en la que aunque el verano haya quedado atrás, todavía podemos ver anocheceres como estos. Si hace un poco más de frío, habrá que ponerse un buen jersey y a seguir investigando y conociendo esta tierra.