Una kuadrilla para Gorb

¡Qué pasa Gorbo!

¿Qué es de tu vida perdido en el rincón más recóndito de la galaxia? Macho por aquí se te echa de menos. Hemos conseguido infiltrarnos en la sala de control para mandar el mensaje, lamentamos decir que aunque de cara a la galería el Comandante Supremo esté vendiendo una exhaustiva misión de rescate… El único que ha sido asignado a tu búsqueda es el subcoronel Pocoveo. Y todos sabemos que tanto su nave como él, necesitan una puesta a punto urgente. Si es que a quién se le ocurre liarse con la mujer del jefe. Pero no negaremos que está de muy buen ver. ¡Machote!

No te preocupes, hemos empezado a movernos para traerte a casa, que por algo somos compañeros. Eso sí, ya puedes empezar a almacenar pintxos de esos que los queremos probar.

Tus amigos de la Academia Interestelar

lost_in_la_concha_victorioa_eugenia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Aaaaaay. Mis amigos. Cómo los echo de menos. Esas noches de diversión y fiesta hasta el amanecer en los sótanos de la academia. La verdad es que a veces me entra la morriña y no puedo más que echar en falta mi planeta mientras paseo por Donosti. Que no estoy mal aquí pero, los amigos son los amigos. He tenido la suerte de infiltrarme en una buena kuadrilla alguna vez pero, siempre seré el alienígena morado con tentáculos.

lost_in_la_concha_estatua_paseo_de_francia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Por eso me he  llegado a plantear montar mi kuadrilla propia. La kuadrilla es la que te hace reír, con la que pasas el rato y te escucha cuando estás un poco alicaído. Pero, con estas tres por ejemplo no hay manera. Vale, están todo el día en uno de los rincones más bonitos de San Sebastián. Pese a todo, eso no os da derecho a mirarme por encima del hombro guapas. Solo os faltó escupirme cuando os sugerí irnos de fiesta una noche.

lost_in_la_concha_estatua_don_quijote_y_sancho_panza_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Estos dos me pillan cerca y siempre que nos encontramos charlamos un rato. Desafortunadamente, tengo la impresión de que sobro cuando llevo un rato con ellos. Llevan mucho tiempo juntos y la complicidad que han desarrollado es difícilmente superable. Me han prometido una partida de mus pero claro, necesito pareja. Si alguno se anima lo podríamos intentar, si hay algún tahúr por la sala que se ponga en contacto. Eso sí, me tiene que explicar qué es eso del mus, que con tanta frase rápida, garbanzos y señas, me tiene muy despistado.

lost_in_la_concha_estatua_san_sebastian_iglesia_santa_maria_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Este pobre lo veo sufrir todos los días, y más que nada me entran ganas de invitarlo a un chocolate caliente. Todo el día ahí arriba tan ligero de ropa. ¡Qué frío por favor! A este desdichado lo andan pinchando todo el día; lo de las flechas la verdad es que muy cómodo no tiene que ser. En todo caso, le andan sacando fotos a todas horas, y creo que en el fondo el tema le da un poco de morbo.

En fin, que seguiré buscando gente que me acompañe en mis aventuras para poder olvidar un poco la distancia que me separa del hogar. Si alguno se anima, ya sabéis dónde encontrarme, en el fondo de la bahía de La Concha.

Anuncios

Fútbol, pintxos, iglesias y Google

En mi planeta tenemos 7 dioses. Nunca he entendido muy bien por qué asociamos nuestras deidades a los giros del planeta alrededor de nuestra estrella pero bueno, es una cosa que se estableció hace siglos, y no estamos para discutir. Mi planeta gira 7 veces sobre su propio eje hasta conseguir dar una vuelta entera a nuestra estrella. Así, cada giro se asocia a un dios diferente, según en qué momento nacemos, se supone que tendremos las cualidades de ese dios.

La verdad es que la religión es un tema que me genera sentimientos encontrados. Como investigador intergaláctico, establezco las bases de mis creencias en la ciencia pero, siempre me han surgido dudas sobre lo que hay más allá.

lost_in_la_concha_san_vicente_donostia_san_sebastian

Los terrícolas no son menos, y la ciudad está plagada de centros de adoración. En mi modesta opinión extraterrestre, las de la Parte Vieja son las más bonitas. Tanto por su localización como por su aspecto. Esos lugares de culto siempre tienen un aire especial que huele a historia. Según he leído, han ido perdiendo adeptos con el paso de los años pero, siguen congregando a creyentes todos los días. Personalmente, el que me da más pena es San Sebastián, que da su nombre a la ciudad. No me extraña que mire con cara de circunstancia desde la entrada de Santa María, dudo que esas flechas sean un complemento cómodo.

lost_in_la_concha_santa_maria_donostia_san_sebastian

Pero, realmente, no sólo alimentando el espíritu vive el hombre. Los bares son un sitio  mucho más concurrido. Desde que descubrí el pintxo pote los jueves me he dado cuenta que los terrícolas son mucho más aficionados a llenar el estómago que el espíritu. El acto de juntarse en el bar es casi obligatorio para muchos. Teniendo en cuenta la gastronomía local, y los pintxos, uno de sus grandes inventos; no me extraña nada de nada. Esta vez me permito recomendaros el Bar Bergara, un clásico según he oído algo alejado del bullicio de la Parte Vieja pero, imprescindible. Su Txalupa es prácticamente una experiencia religiosa en si misma.

lost_in_la_concha_bar_bergara_donostia_san_sebastian

Se dice que un Dios es omnipresente, omnisciente y omni muchas cosas más. Vamos, que lo sabe todo, y por estos parajes el primero que al menos a mi me viene a la cabeza es…

Google

San Google que estás en todas partes, en ti ponemos todos nuestra fe, al menos en este planeta. Si me dieran un euro por cada vez que oigo hablar de Google en el día a día sería millonario. La fe incondicional que ponen los terrícolas en esta herramienta me da escalofríos. El tío que esté detrás de esto tiene que estar forrado. Pero, para observar masas enfurecidas hay que ir al mayor templo de adoración de esta ciudad.

lost_in_la_concha_anoeta_donostia_san_sebastian

Este es el lugar dónde la fe se vive de manera más enfervorecida. Masas de gente  se acercan a este punto neurálgico. A pesar de que las celebraciones hayan parado hasta el mes que viene, sigue siendo el tema central de conversación en Google, los bares y hasta supongo que las iglesias. El fútbol mueve montañas en este planeta, y yo personalmente lo de 11 tipos contra otros 11 peleando por una pelotita… Como que no acabo de verlo. Pero si sigo viviendo por aquí, no sé que me da que acabaré convirtiéndome a esta extraña religión.