H2O #LoQueCuestaTenerLosMontesVerdes

Qué os voy a contar de la lluvia que no sepáis, llevamos unos días… Realmente ya no sé si son días o semanas en los que el chubasquero se ha convertido en nuestro amigo más querido y amado. Llueve de arriba abajo y de abajo arriba; de izquierda a derecha y de derecha a izquierda; en resumen, llevamos días como pececitos paseando por las calles donostiarras. No nos despegamos del paraguas, y es el amante más fiel que hemos tenido en mucho tiempo.

lost_in_la_concha_bahia_lluvia_gris_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

 

La mezcla de playas y montes verdes que disfrutamos por aquí tiene su precio, y la climatología adversa viene en el paquete, no sé de qué me quejo ahora. Pese a todo, no puedo negar que esta semana ha sido durilla. Pero como se suele decir, Dios cierra una puerta para abrir una ventana. Creo que en nuestro caso, lo que se dejó abierto es el grifo. En todo caso, hay que sacar provecho de estas ocasiones. Ya propuse al Aquarium Donostiarra que sacaran de paseo a los animalitos. San Sebastián es una ciudad para todos los públicos, y el turismo pececil puede ser una mina. Eso sí, que no se acerquen por lo viejo a tomar pintxos, algún pariente lejano ha podido acabar en el plato.

lost_in_la_concha_puente_kursaal_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

La Donostia gris y melancólica tiene su encanto; pero si te pilla con la moral un poco tocada, mal vamos. Ciudad poco recomendable para corazones rotos y deprimidos, un par de días en esta humedad constante pueden llevarte directo a los antidepresivos. Pero, no todo va a ser negativo; en estos días se puede aprovechar para un ejercicio totalmente donostiarra. Cruzar el puente del Kursaal en días de lluvia debería considerarse deporte olímpico. No hay basura sin paraguas destrozado en estos momentos, así que podría ser una opción alquilar la zona a los fabricantes de paraguas. Estamos en crisis, ¿no? Yo lo dejo caer, el paraguas que sobrevive en Donostia, es mucho paraguas.

lost_in_la_concha_gin-tonic_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Agua, agua y más agua, parece que no hay manera de que el sol asome entre las nubes. Pues al mal tiempo buena cara, y una sesión de criogenización rápida a las nubes de alrededor. Unos buenos hielos para un gin-tonic, buena compañía y a disfrutar mientras se escucha como llueve fuera.

Anuncios

Un San Valentín Rapidín

Esto de hacerse un lugar en la historia de la galaxia explorando nuevos territorios es muy gratificante pero, a veces es muy duro. Y sobre todo solitario. Voy entendiendo poco a poco a los donostiarras, y si ellos mismos lo tienen un poco complicado para conseguir algo de cariño en esta ciudad, qué os voy a decir de un alienígena morado y con tentáculos.

lost_in_la_concha_playa_anochecer_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Pero era San Valentín, y además Carnavales. Ni una alineación de las estrellas de La Constelación Rixiana parecía más propicia que el pasado fin de semana para buscar algo de calor humano, alienígena o lo que surgiera. El invierno es largo, y nunca está de más un poco de compañía para pasar las frías noches acurrucados bajo la manta, pasear bajo la lluvia… No sé, creo que últimamente ando un poco tontorrón.

Dicho y hecho, arranqué el fin de semana con una misión clara y concisa, disfrutar del 14 de febrero en buena compañía. Era el momento de pasar a la acción y poner en práctica todos mis conocimientos sobre donostiarros y donostiarras. Pero el viernes por la noche la cosa se presentaba complicada. Climatología adversa, cómo no, calles poco concurridas y un alienígena a un gintonic pegado en la barra del bar clavado. No había manera, pocas veces me he sentido tan sólo. Quizás la culpa fue mía por no haberme metamorfoseado en humano. Pensaba que el Carnaval era mi momento y podría enseñar mis auténticos encantos a los donostiarras. Pero, por muchas felicitaciones que recibiera por la autenticidad de mis tentáculos, no había manera de mantener ninguna conversación civilizada.

lost_in_la_concha_pokhara_gintonic_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Hasta que llegó ella. Una belleza vestida de astronauta. El destino llamaba a mi puerta. El grado de embriaguez de la señorita también ayudó, no lo vamos a negar. En cuanto dije que desde mi casa tenía vistas a la bahía, los ojos le brillaban con el símbolo del dolar. Pobrecita, no sabía que mi casa está hundida en la bahía, no frente a ella en Miraconcha. Ya llegaría el momento de contarle eso. No sé muy bien cómo, la cantidad de ginebra en sangre de la señorita y un servidor era bastante elevada pero, quedamos para cenar la noche siguiente. Ding ding ding! Premio para Gorb.

lost_in_la_concha_san_valentin_flores_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Una mañana elegante, un buen desayuno rodeado de flores en el Café Laffose, todo se presentaba a favor. Para qué negarlo, tenía el ego subido. Era mi momento. Afortunadamente tuve un momento de lucidez y decidí aprovechar mis conocimientos del Hotel de Londres para colarme en una habitación. No sé cuánto tiempo me voy a quedar, y no es muy inteligente enseñar tu base de operaciones en el fondo de la bahía a la primera que pasa.

Opté por mostrar apariencia humana inicialmente, no se puede tentar a la suerte en tu primera cita seria en la tierra. Una buena cena y un paseo hasta el hotel. La cosa pintaba bien, no sé, todo parecía propicio y digamos que tomar una copa mirando a la bahía mejora el ambiente. Yo la miré ella me miró, risas tontas y comentarios superfluos nos llevaron al dormitorio y…

lost_in_la_concha_hotel_londres_san_sebastian_donostia_euskadi_pais_vasco

Gritos, chillidos, tortazos y portazos; acompañados por amenazas y palabras malsonantes me dejaron tirado en la cama sin saber muy bien qué había pasado. Bueno, sí, el sexo entre diferentes especies siempre es complicado. Las diversas razas de la galaxía tienen sus “orificios especiales” en lugares que no suelen coincidir y la manera de llegar al extásis puede tener muchas variantes. En mi caso, creo que mostré mi ubre amatoria demasiado pronto.

Un jugador nunca debe enseñar sus cartas demasiado pronto. Pareces nuevo Gorb, lo del sábado fue un error de novato, tú que te has llevado al huerto a razas de todos los tipos y colores. Si te vieran tus compañeros de La Academia Interestelar tendrían bromas para rato. En fin, de todo se aprende. Esto es una carrera de la larga distancia y siempre me quedará refugiarme en la gula frente a la lujuria. El que no se consuela es porque no quiere.

Queridos Reyes Magos

Me pongo en contacto con ustedes, puesto que ya llevo más de un año en este planeta. Entiendo que ya se me puede considerar prácticamente terrícola y puedo aprovecharme de esta costumbre. La vida del explorador intergaláctico es dura y solitaria, y necesito hacer acopio de materiales ya que desde mi planeta poco llega. Me tienen un poco abandonado.

lost_in_la_concha_reyes_magos_regalos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Primeramente me gustaría aclarar ciertos temas eso sí, ¿cuál es la diferencia entre ustedes, el señor del gorro rojo y el carbonero que parece que tiene una relación distante con el jabón? Personalmente, opino que su estrategia de marketing es más atractiva desde el punto de vista empresarial. Se les ve gente maja a ustedes, gente agradable con la que compartir vivencias. Además, traen un roscón bajo el brazo, yo todo lo que sea llenar el estomago lo llevo bien.

lost_in_la_concha_mapa_aventuras_literarias_sherlock_holmes

Pese a todo, no niego que Olentzero se ha portado bien este año. El mapa del Londres antiguo de Sherlock Holmes ha sido todo un puntazo. Además, creo que con él también lo pasaría en grande. Según las canciones que se oyen por estas tierras parece ser un señor que disfruta del comer y del beber. ¿Hace falta escoger? Supongo que nos entenderíamos perfectamente. Mejor diversificar solicitudes de regalos para minimizar el riesgo de no obtención de lo deseado. La verdad es que esto de las navidades está siendo una orgia gastronómica en todos los sentidos, con tanta celebración y reencuentro mi primera solicitud es una cuadrilla de obreros para remodelar la nave. Necesito ensanchar las puertas y los módulos de habitabilidad. La dura vida, ya saben. Parece mentira que todavía pueda seguir sorprendiéndome por estas tierras como con el Malandrino el otro día. Parada obligatoria por Gros, estupendo lugar donde pienso volver a probar la pizza.

lost_in_la_concha_gintonic_gintoneria_donostiarra_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Una pena que no lleguen ustedes por aquí hasta el día 5, porque con las celebraciones del fin de año también estoy un poco perdido. Lo de la ropa interior roja me trae de cabeza, puesto que no sé si me tengo que poner un bóxer suelto, pegado, un slip, un tanga, unas bragas de abuela o mejor con encaje. En todo caso, les agradecería me hicieran llegar un manual de usos y costumbres terrícolas. Soy un investigador de pro, y analizo lo que hay pero, es que en Internet hay de todo y es difícil separar lo importante de la paja. Encontré una página en la que se explicaba el ciclo de vida de la mosca de la patata vitoriana pero, nadie me explicó por ejemplo que los gintonics son para beber y no para comer. Así que si me pudieran hacer llegar un resumen, se lo agradecería inmensamente. Es difícil pasar desapercibido cuando eres alienígena y los donostiarras son una especie de lo más curiosa, se pasan 24 horas dale que dale a un tambor como fiesta. Esto me recuerda que por favor, incluyan un saco de 5 kilos de ibuprofenos en mis obsequios, hay que ir preparándose para el 21 de enero.

lost_in_la_concha_playa_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Muchas gracias por atender mi petición, prometo que he sido un alienígena muy bueno, tal y como atestiguan mis andanzas en este blog. Si están cansados no duden en hacer una parada técnica en mi nave, en el fondo de la bahía de La Concha. Que terminen ustedes bien el año y lo empiecen todavía mejor.

Atentamente,

Teniente Gorb

El día después

Sabéis bien que la noche donostiarra me confunde. No hay manera de comprender vuestros rituales de apareamiento. Grupos cerrados del mismo sexo miran de reojo al resto intentando aproximaciones esporádicas, pero lo de pillar cacho es algo complicado, casi milagroso. Os da por beber extraños brebajes para daros valor, como si lo de conseguir algo de amor y cariño fuera sólo cosa de pociones mágicas. No lo negaré, poco a poco me voy aficionando a ese extraño zumo de uva fermentada que denomináis vino en sus diversas variantes. Los que compartimos peripecias en Instagram sabéis que la noche del sábado fue divertida gracias a una cata de vinos que disfrute en buena compañía. Los pormenores de la noche están algo borrosos pero puedo decir, que me gustó el vino italiano. Qué demonios, el argentino, el francés, el californiano… todos estaban buenos.

lost_in_la_concha_cata_vino_botella_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Luego, cómo no, llegó la hora del gintonic. Esta vez no hizo falta utilizar cuchara para tomarlo como en otras ocasiones pero poco a poco la noche se fue complicando, y complicando y complicando… No recuerdo mucho pero qué os voy a decir de la noche donostiarra, que no sepáis. Es una jungla en la que es difícil moverse, te vas enfrentando al fondo de una copa vacía para esconderte de los miedos y temores que supone guiarse por terreno hostil.

lost_in_la_concha_gin_tonic_fiesta_farra_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y la mañana siguiente, es cuando se complica el tema. Esa cabeza que resuena como un tambor, ese trapo en el que se ha convertido tu lengua donde los efluvios de la noche anterior se mezclan con unas horas de sueño revuelto. Observas la ropa tirada alrededor de la cama e intentas recordar cómo has sido capaz de volver a la nave en línea recta. Por qué será que las noches de sábado que se complican dejan el tiempo aprovechable del domingo reducido a la mínima expresión. En serio, tengo dudas si los esfuerzos realizados los sábados por la noche compensan las lamentables condiciones físicas y mentales en las que uno se encuentra los domingos.

lost_in_la_concha_cafe_lafosse_desayundo_donostia_san_sebastian_eukadi_pais_vasco

El día después siempre es complicado, lleno de arrepentimientos por algún hecho vergonzoso acontecido por la excesiva ingesta de alcohol. La mañana se suele convertir en una nebulosa turbia en las que muchas veces cuesta hasta llegar a la ducha. El despertar del nuevo día suele estar lleno de incógnitas en muchos casos, por los infructuosos intentos de reconstruir de todos los acontecimientos de las últimas horas. Pero, personalmente, para mí, la peor parte es la necesidad de disponer de un cerebro nuevo. En todo caso, mi terapia irremplazable, un buen desayuno. Y el domingo tuve la suerte de probar el Café Lafosse en la calle Txofre en Gros. Sabéis que siempre me ha gustado llenar los 7 estómagos con fundamento y fuste, y el desayuno es una de mis tres comidas favoritas. Un bonito rincón tranquilo donde se desayuno como un rey, cosa complicada a pesar del éxito de las cafeterías por estas tierras.

lost_in_la_concha_la_bahia_playa_paseo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En todo caso, lo importante; bien sea en una noche de fiesta y alcohol o con un buen desayuno intentando reconstruir cuerpo y mente, es la compañía. Y no me puede quejar, yo este fin de semana he tenido la mejor. Así se disfrutan todos los días, los de antes, y los de después.

El Nestor: templo de la gastronomía en Donosti

No solo de Zinemaldi vive el alienígena. Hoy que alimentar el espíritu pero también hay que preocuparse de temas más mundanos como llenar los estomagos. En esta ciudad uno puede elegir entre una variada selección de alimentos en lugares que van desde un bocadillo de una tasca inmunda hasta el restaurante más glamuroso de tres estrellas Michelin. Pero, hay ciertos lugares marcados a fuego en la mente de todos los donostiarras. Como ya comentamos hace unas semanas, el 99% de la gente de esta ciudad ha pisado alguna vez La Mejillonera, prácticamente todo el mundo ha tomado alguna vez un helado de los italianos, y la chuleta del Bar Nestor es tan conocida como los baños en la bahía de la Concha.

lost_in_la_concha_bar_nestor_entrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Llevo casi año y medio por aquí, y todavía no había pisado este templo de la gastronomía donostiarra. Lo sé, pecado mortal según muchos, pero cumpliré mi penitencia volviendo una y otra vez. Así que ayer, cuando surgió la oportunidad de hacer una parada en esta joya escondida en el bullicio de la Parte Vieja, solo pude agradecer a los dioses el festín que iba a llegar a mis estómagos. Este informe de misión va dedicado con cariño a Kike on Tour, un terrícola que siempre me mantiene informado de los placeres del comer. Teníamos esto pendiente pero, no me he podido resistir.

lost_in_la_concha_bar_nestor_tomate_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Las noches del Zinemaldi siempre tienen un toque diferente. Si entras a cenar y te encuentras con Josean Bengoetxea; de moda gracias a “Loreak” y “Negociador”, y a Oscar Jaenada, pues la cena arranca con otro aire. Hay que decir que el lugar grande no es, pero cada milímetro está aprovechado para que la gente pueda disfrutar de la comida a lo grande. Es curioso ver las cantidades de chuletas que se pueden ver por centímetro cuadrado. Afortunadamente el clima acompañaba y pudimos disfrutar en una mesa fuera. Y arrancamos con una ensalada de tomate. Pero tomate… tomate. Tomate que sabía a tomate. Tomate que explotaba en la boca. Tomate cuyo recuerdo me hace salivar. Y diréis, tomate que sabe a tomate hay en todos lados. Pues no mira, tampoco es tan fácil encontrarlo.

lost_in_la_concha_bar_nestor_pimientos_gernika_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Tras relamer el plato, llegaron los pimientos de Gernika. Por recomendación de la casa dejamos las guindillas de lado puesto que picaban pero no me arrepiento de haber abandonado uno de mis manjares favoritos. Esa sal gorda sobre unos sabrosos pimientos bien hechos… ya estoy salivando otra vez.

lost_in_la_concha_bar_nestor_chuleta_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y llegó la carne. Una carne para la que no hay palabras. Se dice que con buen género está todo hecho. Sabéis que soy fan de todas las partes de la vaca pero, a las chuletas hay que saber dejarlas en su punto. A Nestor lo secuestro y me lo llevo a mi planeta si alguna vez consigo volver, yo aviso. En la bodega de la nave podemos meter un buen rebaño de reses para una temporada larga.

lost_in_la_concha_bar_nestor_cafe_cigarrillos_eceiza_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Mientras todavía me relamía me avisaron que me tocada un puro para acabar bien la cena con un cortado. Nunca he sido fan de convertirme en el tubo de escape de un vehículo echando humo por la boca, pero claro, al estar entre terrícolas desconocidos, no podía destapar mi tapadera. Menos mal que los puros eran dulces, a mí los cigarrillos de Tolosa me tienen conquistado desde hace tiempo.

lost_in_la_concha_bar_nestor_gintonic_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y para acabar, a arreglar el mundo con un buen gin tonic, sintiéndonos como en casa gracias a la amabilidad de Tito y Pablo. Es de agradecer que los camareros se preocupen por sus clientes, sabéis que no pierdo la oportunidad de llenar los siete estómagos en diferentes establecimientos, y un buen servicio se agradece. Volví a la nave haciendo eses pero feliz como una perdiz (el chupito de licor de hierbas quizás tuvo algo que ver). Pero, tengo claro que me queda una asignatura pendiente todavía en el Nestor, probar la famosa tortilla de patatas. ¡Volveré!

Noche Donostiarra 1 – Teniente Gorb 0

Todavía me dura el subidón, tras el premio del jueves como mejor blog personal en los Premios Diariovasco.com 2013, tengo una sonrisa de lelo que no me puedo quitar de la cara. No tenía muy claro cómo iba a responder el público a la aparición de un extraterrestre morado con tentáculos, así que me posicioné en un discreto segundo plano mientras un buen amigo tomaba mi puesto. Aunque, ahora que lo pienso, podría haber escogido a alguien un poco más bajito. No sé si fue casualidad, pero el que le entregó el premio muy alto no era, y la imagen de la entrega fue… dejémoslo en divertida.

lost_in_la_concha_premio_diariovasco.com_mejor_blog_personal_foto_donostia_san_sebastian

Semejante chute de adrenalina me dejó más feliz que una lombriz venusiana en época de apareamiento así que el viernes por la noche me dispuse a atacar la noche donostiarra de manera activa. Como bien sabéis, ya he hecho alguna incursión en la fauna nocturna, estudiando el terreno poco a poco. La verdad es que mucho éxito no he tenido. El viernes estaba mentalizado para ir un paso más allá.

lost_in_la_concha_pizza_donostia_san_sebastian

Lo primero, como no, llenar el estomago. Soy muy fan de la gastronomía local, pero esta vez aproveche para probar delicias de otros lugares. Yo todo lo que sea comer con las manos y relamerse con gusto lo disfruto a más no poder. La pizza es un plato pensado para mí. Y para arrancar la noche, un poco de gasolina para el valor. Porque, si tomas un poco de champán, toda misión parece más fácil. No hay mayor preocupación que conseguir que te vuelvan a llenar la copa.

lost_in_la_concha_champan_codorniu_donostia_san_sebastian

Pongámonos en situación, son las 00:30 del 30 de noviembre de 2013, Parte vieja donostiarra y hace un frío que más que sentir el viento, se mastica. Un pobre alienígena se decide a buscar calor humano, que ya ha pasado meses por aquí, y la verdad es que las noches en la nave son largas en soledad. Entra en el primer bar y surge la primera duda. ¿Qué ginebra seleccionar? El gin-tonic está de moda y todo el mundo lo bebe, contra más condimentos mejor. Pero vamos a ver, si me pones una lista de 40 ginebras lo siento, no tengo ni puñetera idea de cuál elegir. No soy capaz de distinguir la diferencia entre el toque de eneldo o la pizca de enebro en mi bebida. Mi paladar no aprecia el brillo especial de romper la burbuja de la tónica antes de mezclar la bebida. Soy un alienígena de gustos sencillos, pero en fin, ahí donde fueres haz lo que vieres. Bebe y deja vivir.

Curiosamente, el porcentaje de especímenes masculinos era sensiblemente superior al de femeninos, pero siempre me han gustado los retos. Todos formaban impenetrables círculos, parecía que había un pacto no escrito de crear posiciones defensivas para que ningún personaje ajeno al grupo se atreviera a mezclarse con ellos. Seguí revoloteando por el bar intentando llegar a los contactos en la tercera fase pero, no había manera. En un momento, llegue a pensar que me había dejado puesto mi escudo de invisibilidad, juro que alguna de las mujeres del bar parecía capaz de ver a través de mí. No existía para ellas. Lo más bonito que me dijeron fue: Vete a tu casa. ¡Pues no tengo casa! Estoy atrapado aquí.

lost_in_la_concha_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

Así que hice lo único que puede hacer un pobre extraterrestre metamorfoseado en joven donostiarra una fría noche de viernes, seguir bebiendo intentando que sonara la campana y encontrara respuesta a mis encantos intergalácticos. Pero no había manera, y mientras mi nivel de alcohol en sangre subía, era menos capaz de estrechar lazos con palabras que tuvieran sentido. Mi discurso pasó de los poemas de ese tal Neruda a los bramidos de un elefante. Así que finalmente desistí y volví a la nave con los tentáculos entre las piernas. De la resaca del día siguiente mejor ni hablamos. Eso sí, noche donostiarra, te aviso, has ganado la batalla pero no la guerra.

¿Qué bebemos hoy?

Sol, calor, altas temperaturas… Yo pensaba que eso que llaman verano no llegaría nunca. Y si llegó, y se quedó. Y los filtros térmicos de la nave se han estropeado. Y no hay manera de arreglarlos con la condensación y el agua salada. Y… Vamos, una tormenta perfecta. Decidí tomar cartas en el asunto y opté por mojar mi garganta con algún brebaje bien fresquito.

lost_in_la_concha_champan_anna_de_codorniu_donostia_san_sebastian

El champán es muy divertido, tiene muchas burbujas que se te suben por la nariz. El problema son las copas en los que lo sirven. ¡No cabe nada! Por eso decidí comprar unas botellas y degustarlas en la nave directamente de la botella. El corcho de la tercera botella salió disparado y rompió el transmografiador cuántico pero, curiosamente, no le di demasiada importancia.

De las divertidas burbujas del champán pasamos al pacharán, un dulce néctar que pude disfrutar tranquilamente mientras veía anochecer en esta bella bahía. Este licor ancestral me dejó un dulce regusto en la boca que me animo a seguir humedeciendo el gaznate.

lost_in_la_concha_pacharan_basarana_donostia_san_sebastian

Tras una metamorfosis rápida en un turista rubio, más rojo que un cangrejo de río salí disparado a la Parte Vieja. La verdad es que el incremento del número de extranjeros ha jugado a mi favor, es mucho más fácil pasar desapercibido cuando hay gente de todos los tipos y colores por la calle. Vale, todavía no me he encontrado a ningún extraterrestre morado con tentáculos y tres ojos pero, he visto gente rara. MUY RARA…

lost_in_la_concha_gintonic_donostia_san_sebastian

Las copas llegaban a mis manos una detrás de otra, y cada vez era un alienígena más feliz. Me empezaba a sentir capacitado incluso para pedir las copas en euskera, aunque por la cara de la camarera no lo hice demasiado bien… Le hice saber que era el bisnieto de un vasco que emigró a Hamburgo pero… Creo que no fui excesivamente convincente. Las puñeteras copas parecía que tenían agujero, nada calmaba mi sed…

lost_in_la_concha_copa_vacia_gintonic_donostia_san_sebastian

Lo siguiente fue abrir los ojos abrazado a un caballito del Carrusel del Alderdi Eder… con torpes movimientos conseguí volver a la nave maldiciendo porque estaba convencido que moscas de Saturno se habían colado en mi cerebro y lo estaban agujereando… Pero tras un repaso al sabio Google descubrí el mejor remedio. Soy fan de las naranjas.

lost_in_la_concha_zumo_naranja_donostia_san_sebastian

Esa noche me quedó claro que mezclar esos dulces líquidos que esta gente tanto admira no es sano. Me sigo quedando con los pintxos. He pensado asignar a una bebida cada día de la semana. Un aguerrido explorador como yo debe de ser capaz de introducirse en todos los estratos de la vida socio-cultural-nocturna del lugar que analiza. Pero, personalmente, sigo pensando que esta es mi favorita:

lost_in_la_concha_cerveza_anochecer_donostia_san_sebastian

Una cerveza fresquita una noche calurosa de verano se podría considerar incluso mejor que nadar por las cálidas aguas de los ríos del planeta Raigón. De hecho, gracias a los consejos de un sabio gurú llamado Kike On Tour, estoy pensando en preparar mi propio brebaje. Cada día soy más donostiarra, ahí donde fueres haz lo que vieres. Aunque sé que me queda mucho por aprender.

Megan Fox, un dulce néctar llamado gin-tonic y un posible intento de envenenamiento

Mmmmhhhhh, creo que he sido descubierto. ¡Qué dolor de cabeza! Juraría que han intentado envenenarme. Es como si millones de hormigas estuvieran bailando la conga por mi cabeza. Ayer hice mi primera misión seria de reconocimiento y mi posición tuvo que verse comprometida. No entiendo como a un agente experto como yo pudo caer en esto.

Ya llevo unos días por aquí, y el hambre empezaba a causar estragos. Está claro que no puedo basar mi sustento en las algas de la bahía. Era necesario salir a cazar, aunque todavía no había visto nada apetecible paseando por la bahía. He podido conectarme a una cosa que los terrícolas llaman Internet, que me está ayudando a aprender sobre sus ritos y costumbres. Así que opté por transformarme en un espécimen que generara admiración y expectación, y elegí a una tal Megan Fox. Parece que esta señorita tiene muchos admiradores por esa cosa que llaman el ciberespacio. Eso sí, opté por transformarme con ropa, visto el éxito de la última salida.

Pensaba que así sería más fácil relacionarme con la fauna local pero, curiosamente nadie se acercaba. Muchas miraditas y ojos desorbitados, pero nada. Creo que a alguno se le llegó a desencajar la mandíbula pero, conmigo no hablaba nadie. Tendré que analizar mejor los ritos sociales de esta gente, porque hay algo que se me escapa. Así que opté por entrar al primer bar y es cuando todo cambio.

lost_in_la_concha_gintonic_fiesta_donostia_san_sebastian

Se me acercó el primer espécimen a ofrecerme un dulce néctar. Bueno, que era una bebida lo entendí cuando empecé a comerme todos los manjares que flotaban en la copa y me explicaron que eso no se hacía así. En mi planeta al menos, hacemos una separación clara entre lo que se come y lo que se bebe. El porcentaje de materia solida era superior al de materia liquida en el recipiente que me habían pasado, así que pensé que mi conclusión había sido la más obvia. Pero no voy a negar que tras acabarme la primera copa, la vida me pareció mucho más bonita. No importaba que estuviera atrapado en un planeta extraño, todo era alegría y color.

lost_in_la_concha_gintonic3_fiesta_donostia_san_sebastian

Y la gente me seguía sacando copas con ese dulce néctar al que llamaban gintonic, y yo me notaba flotar como en los campos ingrávidos de Plutón. Y bailé, y canté mientras la noche seguía adelante. Estoy convencido que en algún momento de esa locura  es cuando alguien tuvo que echar algo en mi bebida, porque el campeonato de maracas que hay en mi cerebro no es normal. Pero en aquel instante nada me importaba, y bebí y bebí… Y seguí bebiendo.

lost_in_la_concha_playa_noche_donostia_san_sebastian

Todavía no tengo claro  como conseguí volver a la bahía. El problema era saber dónde estaba la nave. De noche, en un estado de euforia incontrolada y cantando un himno de apareamiento terrícola, Danza Kuduro creo que lo llaman, no había manera de encontrar la nave en la negrura.

Tras dar un par de vueltas a la bahía opté por quedarme acurrucado en unas escaleras y esperar a la mañana. Y hasta aquí, si consigo recuperarme de esta prometo venganza. No sé quien intentó atacarme de manera tan desvergonzada aprovechando mi debilidad pero lo pagará caro.  Ahora me toca limpiar un poco la nave, que creo que me traje la arena de media playa conmigo.