¡Viva el vino!

El beber está de moda. Bien sea para deleitar el paladar con un buen caldo de las mejores uvas, para celebrar algún acontecimiento en buena compañía o, para qué engañarnos, olvidar las penas; lo de deleitarse con un buen vino está en boga. Y lo más curioso es que parece que todo el mundo sabe de vino.

lost_in_la_concha_donostia_getaria_euskadi_pais_vasco

“Yo sólo bebo Gran Reserva porque mi paladar es capaz de discernir el leve cariz de frambuesa de la riviera francesa en el momento que la lengua roza el brebaje divino”. Cuanto mal ha hecho Internet, todo el mundo es sumiller, enólogo y sabio de la uva. Lo confieso, siempre he sido más de tinto que de blanco, quizás hasta un poco racista vinícolamente hablando pero el sábado todo cambió.

lost_in_la_concha_txakoli_ameztoi_getaria_euskadi_pais_vascoTuve la enorme suerte de ser invitado a un paseo por las instalaciones de Ameztoi en Getaria. Había disfrutado de las bondades del pueblo, sin saber que en los colinas de los alrededores se plantaban las uvas responsables de un espectacular brebaje del que ya soy fan, el txakoli.

lost_in_la_concha_ameztoi_getaria_euskadi_pais_vascoUno se sacrifica por la causa, y estoy obligado a analizar todas las costumbres terrícolas, así que poder conocer los secretos de la elaboración del vino en cuestión era importante. Y ya que estamos, pasar un buen rato en la mejor compañía, como no. Al final, lo que me quedó claro es que lo importante no es si el vino ha tenido 10 años para envejecer en barrica de roble americano o francés. O si se aprecia el leve toque de enebro cuando el líquido desciende por la garganta. Como un terrícola sabio me comentaba durante una excelente comida regada por litros y litros de txakoli, el buen vino se asocia a momentos y personas. Un gran reserva no tiene por qué ser mejor que un vino del año por decreto ley. ¡Si hasta he tomado vino con pomelo! No hay que tener miedo a probar cosas nuevas señores, y hay vida más allá del Rioja.

lost_in_la_concha_txakoli_ameztoi_getaria.euskadi_pais_vasco

En resumen, fue un gran sábado. El problema llegó al intentar volver a la nave. Tome la costa como guía, pensando que si seguía la línea del mar, llegaría a mi amada Concha sin problemas. Cuando aprecie el contorno del Museo Guggenheim en la lejanía me di cuenta que mi teoría inicial era válida, si escogía la dirección correcta. Finalmente llegué a mi hogar, con mi cajita de txakoli para rememorar los buenos momentos vividos en la nave. El dolor de cabeza del día siguiente es otra historia. Y puedo decir sin sonrojarme que yo ERA de tinto, pero me he abierto a experiencias nuevas. ¡Viva el vino!

Anuncios

El finde tragón de Gorb

Ha sido un fin de semana duro, muy duro. Los calores veraniegos me tienen un poco revolucionado y me he dedicado a dejarme llevar por mis instintos más glotones. Al tener la nave en el fondo de la Bahía de La Concha, he podido hacer amigos marinos de todos los tipos y colores.

lost_in_la_concha_mariscada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero, no puedo negar que lo de comérmelos, me gusta aún más. Poder disfrutar de una buena mariscada como Dios manda me ayudó a coger aún mayor destreza con manos terrícolas. Pelar percebes, no es moco de pavo, y conseguirlo sin manchar a la mitad de los comensales, casi utópico. Así empezó un fin de semana de pura gula.

Afortunadamente, pude centrar mis esfuerzos en los animales más dotados de carne. Vale, las nécoras estarán muy buenas pero yo soy más partidario de la eficiencia en el trabajo. Para cuando el comensal que tenía al lado había comido media nécora, yo me había zampado ya 100 gramos de percebes, un par de ostras y una docena de gambas a la plancha. Tengo siete estómagos que llenar, y no puedo perder el tiempo. Por cierto, me reafirmo en que por unas kokotxas… mato.

lost_in_la_concha_desayuno_laffose_eibar

Amaneció el sábado, y pude disfrutar de un buen desayuno en el Café Laffose, siempre una buena idea. Además ¡con regalo! ¡Zorionak al Eibar en el 75 aniversario! Sabéis que de eso de darle patadas al balón no entiendo mucho pero, todo llegará.

lost_in_la_concha_zuberoa_euskadi_pais_vasco

Y llegó el momento. LA COMIDA. En mis misiones de investigación, sabéis que a veces tengo suerte cuando me infiltro en alguna kuadrilla para analizar las costumbres locales. Esta vez, me tocó el premio gordo.

lost_in_la_concha_zuberoa_menu_degustacion_euskadi_pais_vasco

Ay mis queridos compatriotas, qué dominado tenéis lo de degustar manjares y lo de comer en el Zuberoa fue toda una experiencia, no lo voy a negar. Tengo un amigo que dice que por tierras vascas la comida sabe mejor porque el nombre es más largo. No es lo mismo decir “patatas fritas” que “frutas de tierra bañadas en emulsión de aceituna al punto de sal”. No sé si es cierto pero, tras disfrutar del menú degustación, no tengo miedo en confesar qué en algunos casos no tenía ni puñetera idea de qué me estaba metiendo en la boca. En todo caso, lo disfrute como un enano. A pesar de que quizás, la idea de comer en la terraza no fue tan buena por el calor sofocante, la verdad es que puedo afirmar que esta experiencia gastronómica quedará marcada en mi cuaderno de bitácora en negrita.

lost_in_la_concha_zuberoa_2_menu_degustacion_euskadi_pais_vasco

El problema llegó con la cuenta, el terrícola en el que metamorfoseé no llevaba la cartera encima. Menos mal que uno es apañado y pude hacer un trueque. Ahora que lo pienso, más que un fin de semana, fueron sólo 24 horas de lo más tragonas. El domingo me lo pasé fregando platos en el restaurante.

En todo caso, un gran fin de semana en el que he disfrutado de buena comida y sobre todo de buena compañía. Hay gente que dice que no se puede disfrutar de un bocata o una hamburguesa. Cada momento tiene su menú, dadme un bocadillo y una botella de sidra y un hueco en el puerto cuando queráis. Pero, este fin de semana tocaban viandas de nivel. ¡Y tan a gusto!

Lost in La Concha Año 2 #ZorionakGorb

Y así, como quien no quiere la cosa, ya llevo dos años atrapado en este planeta. Iba a ser una misión de rescate rápida y sencilla pero, parece que la cosa va para largo. Es lo que pasa cuando metes el tentáculo donde no debes y la mujer de tu Comandante está en el ajo.

lost_in_la_concha_velas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En todo caso, es un día para celebrar! Zorionak neri! Poco a poco me voy mimetizando con el ambiente; ya he aprendido que el tema de conversación habitual en los ascensores es la estupenda climatología donostiarra y soy capaz de decir Eskerrikasko sin que se me trabe la lengua en el paladar. Estos son los momentos en los que toca echar un vistazo al año que hemos vivido y darse cuenta que… En mejor lugar no habría podido estrellarme. ¿Quién enciende la vela?

lost_in_la_concha_tamborrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Donostia es tamborrada, y eso se nota en los informes de misión. Siempre está en el top y todo lo que sean palillos y tambores son temas candentes. Además, una fiesta que aglutina comida, bebida, fiesta y la posibilidad de expulsar el estrés dando golpes a un tambor, tiene el éxito asegurado. Este año estrené traje nuevo y la verdad es que me vi de lo más elegante. Siempre he pensado que el toque del traje de cocinero es lo más auténtico pero, la verdad es que el porte y la gallardía que se logra con un traje de soldado hay que tomarlo en cuenta. A pesar de todo, no conseguí ligar ni de cocinero ni de soldado, eso sí. Esto es Donosti, ligar tiene más de milagro que de arte.

lost_in_la_concha_boda_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Mi primera boda, fue todo un acontecimiento social. Y ha sido el segundo post más leído a lo largo de este año. Terrícolas míos, como os gusta la fiesta y qué bien os lo sabéis pasar. Eso de los trajes blancos e inmaculados, gente elegante, excelentes manjares… Volvemos a la comida, si es que lo vuestro es un no parar. En todo caso, las relaciones más amistosas se generan una vez abierta la barra libre. Eso de tener un lugar en el que te sirven bebida sin preguntar, es un poco peligroso, ¿no?. Sabes cómo comienzas la noche, conseguir acabarla de manera digna es otra historia.

lost_in_la_concha_bar_nestor_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y el post más exitoso del año, como no podía ser de otra manera, va de llenar el estómago. La cena en el Nestor fue una experiencia casi religiosa, y habéis leído la aventura con avidez. A un servidor, le gusta comer de todo; desde una ensalada mixta hasta un huevo frito desconstruído pero, si hay una buena chuleta ya podéis ir pasándome un chuchillo que le pienso hincar el diente. Ahora que lo pienso, todavía tengo pendiente probar su famosa tortilla de patatas así que, habrá que hacer el esfuerzo y regresar

Un año de aventuras; mis inolvidables primeras vacaciones en Perú, un ataque espía en el Hotel de Londres y mi primer atracón de alubias son sólo un ejemplo de las miles de cosas que me quedan por hacer y descubrir. Y sólo lo puedo hacer con vuestra ayuda, encantado de seguir conociéndoos queridos donostiarras, gracias. Vamos a por la próxima aventura.

Un San Valentín Rapidín

Esto de hacerse un lugar en la historia de la galaxia explorando nuevos territorios es muy gratificante pero, a veces es muy duro. Y sobre todo solitario. Voy entendiendo poco a poco a los donostiarras, y si ellos mismos lo tienen un poco complicado para conseguir algo de cariño en esta ciudad, qué os voy a decir de un alienígena morado y con tentáculos.

lost_in_la_concha_playa_anochecer_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Pero era San Valentín, y además Carnavales. Ni una alineación de las estrellas de La Constelación Rixiana parecía más propicia que el pasado fin de semana para buscar algo de calor humano, alienígena o lo que surgiera. El invierno es largo, y nunca está de más un poco de compañía para pasar las frías noches acurrucados bajo la manta, pasear bajo la lluvia… No sé, creo que últimamente ando un poco tontorrón.

Dicho y hecho, arranqué el fin de semana con una misión clara y concisa, disfrutar del 14 de febrero en buena compañía. Era el momento de pasar a la acción y poner en práctica todos mis conocimientos sobre donostiarros y donostiarras. Pero el viernes por la noche la cosa se presentaba complicada. Climatología adversa, cómo no, calles poco concurridas y un alienígena a un gintonic pegado en la barra del bar clavado. No había manera, pocas veces me he sentido tan sólo. Quizás la culpa fue mía por no haberme metamorfoseado en humano. Pensaba que el Carnaval era mi momento y podría enseñar mis auténticos encantos a los donostiarras. Pero, por muchas felicitaciones que recibiera por la autenticidad de mis tentáculos, no había manera de mantener ninguna conversación civilizada.

lost_in_la_concha_pokhara_gintonic_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Hasta que llegó ella. Una belleza vestida de astronauta. El destino llamaba a mi puerta. El grado de embriaguez de la señorita también ayudó, no lo vamos a negar. En cuanto dije que desde mi casa tenía vistas a la bahía, los ojos le brillaban con el símbolo del dolar. Pobrecita, no sabía que mi casa está hundida en la bahía, no frente a ella en Miraconcha. Ya llegaría el momento de contarle eso. No sé muy bien cómo, la cantidad de ginebra en sangre de la señorita y un servidor era bastante elevada pero, quedamos para cenar la noche siguiente. Ding ding ding! Premio para Gorb.

lost_in_la_concha_san_valentin_flores_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Una mañana elegante, un buen desayuno rodeado de flores en el Café Laffose, todo se presentaba a favor. Para qué negarlo, tenía el ego subido. Era mi momento. Afortunadamente tuve un momento de lucidez y decidí aprovechar mis conocimientos del Hotel de Londres para colarme en una habitación. No sé cuánto tiempo me voy a quedar, y no es muy inteligente enseñar tu base de operaciones en el fondo de la bahía a la primera que pasa.

Opté por mostrar apariencia humana inicialmente, no se puede tentar a la suerte en tu primera cita seria en la tierra. Una buena cena y un paseo hasta el hotel. La cosa pintaba bien, no sé, todo parecía propicio y digamos que tomar una copa mirando a la bahía mejora el ambiente. Yo la miré ella me miró, risas tontas y comentarios superfluos nos llevaron al dormitorio y…

lost_in_la_concha_hotel_londres_san_sebastian_donostia_euskadi_pais_vasco

Gritos, chillidos, tortazos y portazos; acompañados por amenazas y palabras malsonantes me dejaron tirado en la cama sin saber muy bien qué había pasado. Bueno, sí, el sexo entre diferentes especies siempre es complicado. Las diversas razas de la galaxía tienen sus “orificios especiales” en lugares que no suelen coincidir y la manera de llegar al extásis puede tener muchas variantes. En mi caso, creo que mostré mi ubre amatoria demasiado pronto.

Un jugador nunca debe enseñar sus cartas demasiado pronto. Pareces nuevo Gorb, lo del sábado fue un error de novato, tú que te has llevado al huerto a razas de todos los tipos y colores. Si te vieran tus compañeros de La Academia Interestelar tendrían bromas para rato. En fin, de todo se aprende. Esto es una carrera de la larga distancia y siempre me quedará refugiarme en la gula frente a la lujuria. El que no se consuela es porque no quiere.

Dadme un tambor y moveré el mundo

Txunda txunda txunda txun…

lost_in_la_concha_tamborrada_20_de_enero_donostia_san_sebastian

Con los tambores aún resonando en mi cabeza despido el 20 de enero. Inicialmente me costó entender esto de la tamborrada. Pero, ya llevo más de un año aquí y sabéis que cada vez soy más donostiarra. Así que esta vez estaba preparado para hacer frente a un día especial como Dios manda. Bueno, en este caso como mandan los cánones donostiarras.

lost_in_la_concha_tamborrada_cena_donostia_san_sebastian

 Primero, la cena con una kuadrilla maja y elegante; degustar buenos manjares en la mejor compañía y empezar a disfrutar de la fiesta calentando motores con los palillos. A eso que llamáis angulas todavía no he podido hincarle el diente. En todo caso, a una buena chuleta sabéis que jamás le digo que no. Eso sí, si hay algún voluntario para mandarme un paquetito para colaborar en mis tareas de investigación, ya sabéis donde está la nave.

lost_in_la_concha_tamborrada_plaza_constitucion_donostia_san_sebastian

Mi instinto de supervivencia innato me ha alejado por ahora de la plaza de la Constitución en el momento de la izada pero, está claro que es lugar de parada obligatorio en algún momento de la noche. Hay pocos momentos en el año en el que los donostiarras pierden la compostura. Honestamente, probablemente el 20 de enero sea el único. Así que ahí donde fueres, haz lo que vieres. Me he dado cuenta que me estoy donostiarrizando bastante desde que 20 tamborradas seguidas me parecen pocas. 24 horas de constante rataplán son sólo para donostiarras de los de verdad.

lost_in_la_concha_tamborrada_donosti_cup_donostia_san_sebastian

La luz del día trae más tambores y más canciones, y en mi caso trabajar un poco. Hay que ser capaz de infiltrarse en todos los rincones de la fiesta para entenderla y yo ya me he hecho un huequito en la tamborrada de la Donosti Cup. Ya os he contado lo elegantes que íbamos con trajes nuevos no? Una tamborrada de mucho nivel que ha acogido a este humilde extraterrestre como uno más, ¡y por muchos años más! Uno de los grandes problemas de celebrar la fiesta el 20 de enero, suele ser la climatología. Afortunadamente el agua respetó lo fiesta. Lo del frío se arregla con capas de ropa. Eso sí, ir tan elegante con casaca de soldado tiene un precio, y al ser tan entalladas tampoco tenía mucho margen de maniobra. En todo caso, no hay cuerpo que unos tragos de pacharán no caliente.

lost_in_la_concha_tamborrada_kursaal_bandera_donostia_san_sebastian

Y un año más, la tamborrada echó el cierre. La verdad es que me reafirmo en eso de que es uno de mis días favoritos por aquí. Lo del tambor, además de ser un buen medio para expulsar el estrés, es el símbolo de identidad de una ciudad que me tiene enamorado. Dadme un tambor y moveré el mundo, un par de galaxias y lo que haga falta.

¿Qué hora es?

El tiempo es algo relativo. Se genera un agujero de gusano y al traste todas las leyes del antes, el después, el ahora y el luego. No voy a entrar en complejas explicaciones que no nos llevarían a ningún sitio puesto que si tengo que investigar este planeta, debo regirme por el horario terrícola. Ahí donde fueres, haz lo que vieres.

lost_in_la_concha_reloj_alarma_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es hora de levantarse, poner los tentáculos sobre el frío suelo de la nave y espabilar un poco. El 2014 ya pasó, los excesos navideños han quedado atrás y es el momento de sacar el jugo al nuevo año. Pero, el tema de las alarmas para despertarse es un invento maligno en este planeta, el mío y en toda la galaxia. Quien consiguiera dar con un sistema para lograr que todo el mundo se pusiera en marcha de manera suave y agradable por la mañana, se forraba fijo.

lost_in_la_concha_relojes_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es el momento de aprovechar cada minuto del día, disfrutando de las bondades de este planeta. La Concha es el epicentro, y yo estoy en la mitad acompañado por unos relojes conocidos en cada rincón de esta ciudad. La verdad es que elegantes son. Lo que agradezco es que no tengan segundero. Soy incapaz de dormir con un reloj que haga ruido así que, el silencio de estos relojes es un punto a su favor. Eso sí, admito que de noche no se ven demasiado. Quizás debería proponer al Ayuntamiento que los conviertan en relojes digitales con esfera luminosa; me lo apunto en la agenda.

lost_in_la_concha_reloj_boulevard_quiosco_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es también tiempo para seguir aprovechando las bondades gastronómicas de la ciudad, y nada como una parada en el reloj del Boulevard para juntarse con la kuadrilla. Tras la vorágine navideña la ciudad está mucho más tranquila y toca gozar. Bien sea para comer, para beber, o por qué no, hacer un poco de running; este txoko es conocido por todos los donostiarras. Es su lugar de reunión por excelencia.

lost_in_la_concha_plaza_consitutcion_tamborrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero sobre todo, estamos en enero, y toca afinar tambores. Hay que barnizar los barriles. Toca lavar el traje de cocinero porque en breve, este reloj marcará las 00:00 del 20 de enero y ¡llega la tamborrada! Sabéis que es de mis fiestas favoritas de la ciudad, y además os voy a contar un secreto. ¡Estreno traje y voy a ir más guapo que un San Luis! Pues eso, que es la hora de aprovechar el tiempo. 2015 va a ser un gran año y toca disfrutar cada segundo.

Una kuadrilla para Gorb

¡Qué pasa Gorbo!

¿Qué es de tu vida perdido en el rincón más recóndito de la galaxia? Macho por aquí se te echa de menos. Hemos conseguido infiltrarnos en la sala de control para mandar el mensaje, lamentamos decir que aunque de cara a la galería el Comandante Supremo esté vendiendo una exhaustiva misión de rescate… El único que ha sido asignado a tu búsqueda es el subcoronel Pocoveo. Y todos sabemos que tanto su nave como él, necesitan una puesta a punto urgente. Si es que a quién se le ocurre liarse con la mujer del jefe. Pero no negaremos que está de muy buen ver. ¡Machote!

No te preocupes, hemos empezado a movernos para traerte a casa, que por algo somos compañeros. Eso sí, ya puedes empezar a almacenar pintxos de esos que los queremos probar.

Tus amigos de la Academia Interestelar

lost_in_la_concha_victorioa_eugenia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Aaaaaay. Mis amigos. Cómo los echo de menos. Esas noches de diversión y fiesta hasta el amanecer en los sótanos de la academia. La verdad es que a veces me entra la morriña y no puedo más que echar en falta mi planeta mientras paseo por Donosti. Que no estoy mal aquí pero, los amigos son los amigos. He tenido la suerte de infiltrarme en una buena kuadrilla alguna vez pero, siempre seré el alienígena morado con tentáculos.

lost_in_la_concha_estatua_paseo_de_francia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Por eso me he  llegado a plantear montar mi kuadrilla propia. La kuadrilla es la que te hace reír, con la que pasas el rato y te escucha cuando estás un poco alicaído. Pero, con estas tres por ejemplo no hay manera. Vale, están todo el día en uno de los rincones más bonitos de San Sebastián. Pese a todo, eso no os da derecho a mirarme por encima del hombro guapas. Solo os faltó escupirme cuando os sugerí irnos de fiesta una noche.

lost_in_la_concha_estatua_don_quijote_y_sancho_panza_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Estos dos me pillan cerca y siempre que nos encontramos charlamos un rato. Desafortunadamente, tengo la impresión de que sobro cuando llevo un rato con ellos. Llevan mucho tiempo juntos y la complicidad que han desarrollado es difícilmente superable. Me han prometido una partida de mus pero claro, necesito pareja. Si alguno se anima lo podríamos intentar, si hay algún tahúr por la sala que se ponga en contacto. Eso sí, me tiene que explicar qué es eso del mus, que con tanta frase rápida, garbanzos y señas, me tiene muy despistado.

lost_in_la_concha_estatua_san_sebastian_iglesia_santa_maria_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Este pobre lo veo sufrir todos los días, y más que nada me entran ganas de invitarlo a un chocolate caliente. Todo el día ahí arriba tan ligero de ropa. ¡Qué frío por favor! A este desdichado lo andan pinchando todo el día; lo de las flechas la verdad es que muy cómodo no tiene que ser. En todo caso, le andan sacando fotos a todas horas, y creo que en el fondo el tema le da un poco de morbo.

En fin, que seguiré buscando gente que me acompañe en mis aventuras para poder olvidar un poco la distancia que me separa del hogar. Si alguno se anima, ya sabéis dónde encontrarme, en el fondo de la bahía de La Concha.

El día después

Sabéis bien que la noche donostiarra me confunde. No hay manera de comprender vuestros rituales de apareamiento. Grupos cerrados del mismo sexo miran de reojo al resto intentando aproximaciones esporádicas, pero lo de pillar cacho es algo complicado, casi milagroso. Os da por beber extraños brebajes para daros valor, como si lo de conseguir algo de amor y cariño fuera sólo cosa de pociones mágicas. No lo negaré, poco a poco me voy aficionando a ese extraño zumo de uva fermentada que denomináis vino en sus diversas variantes. Los que compartimos peripecias en Instagram sabéis que la noche del sábado fue divertida gracias a una cata de vinos que disfrute en buena compañía. Los pormenores de la noche están algo borrosos pero puedo decir, que me gustó el vino italiano. Qué demonios, el argentino, el francés, el californiano… todos estaban buenos.

lost_in_la_concha_cata_vino_botella_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Luego, cómo no, llegó la hora del gintonic. Esta vez no hizo falta utilizar cuchara para tomarlo como en otras ocasiones pero poco a poco la noche se fue complicando, y complicando y complicando… No recuerdo mucho pero qué os voy a decir de la noche donostiarra, que no sepáis. Es una jungla en la que es difícil moverse, te vas enfrentando al fondo de una copa vacía para esconderte de los miedos y temores que supone guiarse por terreno hostil.

lost_in_la_concha_gin_tonic_fiesta_farra_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y la mañana siguiente, es cuando se complica el tema. Esa cabeza que resuena como un tambor, ese trapo en el que se ha convertido tu lengua donde los efluvios de la noche anterior se mezclan con unas horas de sueño revuelto. Observas la ropa tirada alrededor de la cama e intentas recordar cómo has sido capaz de volver a la nave en línea recta. Por qué será que las noches de sábado que se complican dejan el tiempo aprovechable del domingo reducido a la mínima expresión. En serio, tengo dudas si los esfuerzos realizados los sábados por la noche compensan las lamentables condiciones físicas y mentales en las que uno se encuentra los domingos.

lost_in_la_concha_cafe_lafosse_desayundo_donostia_san_sebastian_eukadi_pais_vasco

El día después siempre es complicado, lleno de arrepentimientos por algún hecho vergonzoso acontecido por la excesiva ingesta de alcohol. La mañana se suele convertir en una nebulosa turbia en las que muchas veces cuesta hasta llegar a la ducha. El despertar del nuevo día suele estar lleno de incógnitas en muchos casos, por los infructuosos intentos de reconstruir de todos los acontecimientos de las últimas horas. Pero, personalmente, para mí, la peor parte es la necesidad de disponer de un cerebro nuevo. En todo caso, mi terapia irremplazable, un buen desayuno. Y el domingo tuve la suerte de probar el Café Lafosse en la calle Txofre en Gros. Sabéis que siempre me ha gustado llenar los 7 estómagos con fundamento y fuste, y el desayuno es una de mis tres comidas favoritas. Un bonito rincón tranquilo donde se desayuno como un rey, cosa complicada a pesar del éxito de las cafeterías por estas tierras.

lost_in_la_concha_la_bahia_playa_paseo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En todo caso, lo importante; bien sea en una noche de fiesta y alcohol o con un buen desayuno intentando reconstruir cuerpo y mente, es la compañía. Y no me puede quejar, yo este fin de semana he tenido la mejor. Así se disfrutan todos los días, los de antes, y los de después.

Lost in Perú #GorbDeVacatas

Si media humanidad decide huir de vacaciones, ¿yo por qué no? Aprovechando otro error garrafal de la Comandancia Interestelar, opté por investigar el planeta un poco más a fondo. No todo va a ser La Concha. Acabé en un lejano país llamado Perú donde comí, bebí, caminé, caminé y caminé un poquito más.

lost_in_la_concha_machu_pichu_peru

Cuando uno analiza Perú en los centros de conocimiento terrícolas, parece que Machu Pichu es la principal atracción del país. Esa ciudad construida rozando el cielo es increíble. La has podido analizar en fotos pero, lo que se siente paseando por allí es difícilmente descriptible en palabras. Tras recibir el consejo de subir al Huayna Picchu (ese monte tan bonito detrás de la ciudadela), opté por intentar la ascensión. No sé si realmente lo que querían era librarse de mí, ya que en ciertas zonas la inclinación era superior al 80% pero mereció la pena. Entre las nubes, conseguí sentirme un poco más cerca de mi planeta.

lost_in_la_concha_huaynapichu_machu_pichu_peru

Pese a todo, Perú es mucho más que Machu Pichu. Perú es también Ollantaytambo, Sacsayhuamán, Moray, Maras (los podéis observar de izquierda a derecha y siguiendo la fila en las foto)… Y cientos de rincones mágicos más. Estos Incas eran gente lista. Perdón, hablemos con propiedad, que uno ha investigado y le han informado que hay que hablar del Hombre Andino. Los incas sólo vivieron 300 años y no les podemos atribuir todos los logros, hubo mucha gente antes. Luego llegaron los conquistadores españoles y digamos que las cosas se complicaron un poco.

lost_in_la_concha_ollantaitambo_sacsewaman_moray_salineras_peru

También he llenado a conciencia mis siete estómagos. He leído que Perú y Escocia son los únicos lugares en el mundo en los que una bebida local vence a Coca Cola. La Inca Cola es un brebaje dulce, muy dulce, pero tiene su puntito. Aunque haya bebido más de una, yo me declaro fan incondicional del Pisco Sour.

lost_in_la_concha_inka_cola_cui_lomo_saltado_pisco_sour_peru

Este bebedizo inventado tomando como base las uvas que trajeron los españoles es el mejor aliado para interactuar con los locales y hacer amigos. Uno te suelta la lengua y te da alegría al cuerpo, 2 piscos te sueltan los tentáculos y tres ya… No recuerdo que pasó a partir del tercero la verdad. Lo que está claro es que para poder comer un cui hay que estar animado, yo cuando veo las cabezas de los pobres animalitos que me voy a comer, lo paso un poco mal. Uno es un alienígena sensible. En todo caso, quiero subrayar que he comido como un rey, la cocina peruana está de moda y con la causa, el ceviche y demás platos han conseguido saciarme. Entre los jugos naturales que te ofrecían en cada esquina hechos con frutas que ni conocía (todavía no se qué demonios es el aguaimanto) y el lomo saltado me han hecho feliz.

lost_in_la_concha_cuzco_llamas_piedra_doce_lados_lima

Lima es un paraíso culinario, Cusco es una ciudad en la que perderse y las llamas son una gran compañía en las frías noches cusqueñas. Al estar a más de tres mil metros pues por las noches hacía fresquito. Curioso el tema de la altura. Uno no se considera un gran deportista pero, ahogarse subiendo un par de pisos la verdad es que hunde la moral a cualquiera.

No me puedo quejar, mis primeras vacaciones terrícolas han sido para no olvidar.

Cuando el hambre aprieta…

Vamos, no lo neguéis. Sé que cada uno de vosotros lo ha visto. Algunos lo habéis hecho de reojo, con media sonrisa, haciéndoos los escandalizados; otros os habéis dedicado a darles ánimos deseando ver cómo acababa la cosa. El 99% de vosotros tenéis Whatsapp, yo mismo estoy en ese clan de mirones cotillas. Ay pillines, que voyeurs sois. Bueno, somos, que uno cada vez es más terrícola y confieso que he recibido el video en cuestión de tres vías diferentes. Por si algún despistado no se ha puesto al día con el video más viral de los últimos días en Donostia y alrededores aquí le podéis echar un ojo. No es apto para recatados ni ojos sensibles… Ese vídeo, sí, ese vídeo.

lost_in_la_concha_atardecer_bahía_playa_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

A ver criaturitas, que no, que no es el momento ni el lugar. Tengo claro que en tiempos de guerra, todo agujero es trinchera pero… No por favor. Siempre me habéis dado envidia los terrícolas con esto del roce, el cariño y las muestras de amor. Sabéis que no se me da del todo bien y todavía no he tenido demasiado éxito en mis aventuras de ligoteo pero, lo de desfogarse en el Alderdi Eder a esas horas cuando pasa gente no sé yo si es lo más apropiado. Aunque, la cosa estaba para sacar las palomitas y empezar a jalear.

lost_in_la_concha_cristina_enea_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Esta ciudad está llena de sitios más recónditos, no lejos de la bonita bahía que ofrecen mayor privacidad; lo cual me parece imprescindible para ponerse a tono. Cada uno con sus vicios y perversiones pero, opino que saber que tu trasero está siendo observado, analizado y criticado por media ciudad, no levanta ni el mástil de un pequeño velero. Vale, en los lugares escondidos hay otro tipo de enemigos como los animales salvajes, si te buscas un huequito en Cristina Enea, un pavo real te puede dar un buen susto. Eso sí, el tema quedará entre tú y el pavo real, no se tiene que enterar nadie más.

lost_in_la_concha_plaza_constitucion_arcos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Vivimos en una ciudad turística, llena de opciones de alojamiento. Algunos me dirán que falta presupuesto pero no estoy diciendo que por un calentón haya que irse al Maria Cristina, eso se deja para más adelante cuando se quiere disfrutar de una velada romántica. Honestamente, creo que un buen colchón en la pensión más económica seguro que es más cómodo, y sobre todo rozará menos que las hierbas del Alderdi Eder. Además, no corres el riesgo de restregarte con regalitos dejados por algún animal que ha decidido hacer sus necesidades en los jardines del Ayuntamiento. Hasta los soportales de alguna plaza pueden llegar a ofrecer un entorno más romántico que el del vídeo.

lost_in_la_concha_coches_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Y ¿por qué no aprovechar esos endiablados inventos de cuatro ruedas que utilizáis para trasladaros de un lado a otro? Eso os da lugar a seleccionar un bonito lugar romántico. Vale, que muchas veces no hay ni tiempo para preliminares pero, algo más de privacidad tendréis digo yo. Puede que si el vehículo en cuestión no es muy grande, además de desfogarte un poco, puedas aprovechar para hacer interesantes ejercicios gimnásticos para mejorar tu flexibilidad, así que se obtiene un dos por uno en toda regla.

Ahora que lo pienso, una vez solucionados mis problemas de humedad en la nave, se ha convertido en un rincón agradable en el fondo de la bahía. Quizás sea el momento de sacar jugo al enclave privilegiado, alquilando algunas zonas de la misma por horas. ¡Hay que ser emprendedor!