¿Me dejas que te lleve al puerto?

El tiempo anda loco, pero muy loco. Así no hay manera de metamorfosearse y pasar desapercibido. Tengo que tener disponible material de camuflaje para todos los fenómenos meteorológicos posibles. Cualquier día, tras estos calores otoñales llega la nieve. Ahí lo dejo. Pero algo bueno tiene este tiempo de verano, la ciudad está para comérsela de bonita, y sobre todo no hay turistas por lo que la ciudad la podemos disfrutar los donostiarras. Sí, qué pasa, ya me considero donostiarra. Soy morado, tengo tentáculos y 7 estómagos pero, me gustan los pintxos y pasear por La Concha.

lost_in_la_concha_puerto_vista_aerea_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es el momento para gastar zapatilla y disfrutar del aire libre, que cuando llegue la lluvia, que sabéis que lo va a hacer, habrá tiempo de meterse en la nave y taparse con la manta. Y en Donostia no faltan sitios para pasear disfrutar. Te puedes perder en el Palacio de Aiete, o relajarte en el parque de Cristina Enea. Lo único que les falta a esos rincones, es el agua. Personalmente soy fan del mar. Si mi nave hubiera caído en el Estadio de Anoeta, no hubiera conseguido pasar desapercibido todo este tiempo. El primer día de partido, se destapa el pastel. Pero, gracias a vivir en la Concha puedo disfrutar del relax y la tranquilidad que da el mar. Bueno, eso si el Cantábrico no se pone chulo, que cuando se pone movidito la nave parece una batidora.

lost_in_la_concha_puerto_entrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Al ladito de la nave está el puerto donostiarra. Un enclave privilegiado desde el que con un poco de vista, se puede observar mi nave en la bahía, cuando el protector de invisibilidad tiene el día rebelde. Entre el Ayuntamiento donostiarra y el Aquarium, este rincón es el paraíso de donostiarras de todos los tipos y colores. Un fin de semana se puede ver a la chavalería haciendo litros. Por cierto majos, no seáis cochinos. Me parece estupendo que os juntéis la kuadrilla a disfrutar un rato pero, la basura que genera cada uno… a su correspondiente contenedor por favor. Por otro lado, en los últimos días la zona está tomada al asalto por corredores entrenando. Como se nota que estamos en época de carreras. Se suele decir que ahí donde fueres, haz lo que vieres. Ya soy un corredor más, aunque confieso que ando bastante flojo.

lost_in_la_concha_puerto_barcos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El puerto donostiarra es además, una puerta al pasado de la ciudad. Soy de los que creen que a la Parte Vieja hay que entrar por Portaletas, y siempre paro un momento a ver a Mari y recordar el pasado pesquero de San Sebastián. Además, el día que hay ganas de alargar la caminata, el Paseo Nuevo está justo al lado. Espectaculares vistas de la bahía en las tardes de octubre, ¿qué más pedir?

lost_in_la_concha_puerto_vistas_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Si hasta se puede llenar el estómago! Mi primera aproximación a una karrakela fue de temor por ambas partes. Nos miramos con cautela, pero finalmente, clavé el alfiler hasta al fondo para degustar el manjar. En fin, que hay de todo, y los últimos retazos de este otoño veraniego son el mejor momento para pasear un rato. ¿Me dejas que te lleve al puerto?

Anuncios

Más allá de La Concha, Hondarribia y San Juan

Ha sido un fin de semana húmedo, el otoño ha golpeado con fuerza. Digamos que, toda el agua que no había caído en días anteriores, optó por aparecer este fin de semana. Y aquí seguimos, bajo constantes chaparrones. Además, estamos en época de mareas vivas, y el espectáculo que nos está ofreciendo el mar es insuperable. Mi nave parece una batidora pasada de revoluciones con todo lo que se mueve, pero la vista es de las que se te queda grabada de por vida. Mis fotos de Flickr son incapaces de hacer justicia a esa maravilla.

Y como este finde ha sido de lo más hogareño para secar los tentáculos, toca recordar mis aventuras del pasado, con la salida a Hondarribia y San Juan. Hay vida más allá de La Concha.

lost_in_la_concha_hondarribia_puerto_pais_vasco

Hondarribia es uno de los pueblos costeros más conocidos de Gipuzkoa, con gran tradición pesquera. Merece la pena darse un largo paseo y perder la vista en el mar. Se puede observar ese extraño lugar llamado Francia sin problemas, pues está casi pegada a la frontera.

Éste es un oasis de muchos colores, el largo malecón, el puerto deportivo, la zona de pescadores, pero personalmente, mi área favorita es la parte vieja.

lost_in_la_concha_hondarribia_pais_vasco

Esas callejuelas invitan a perderse en ellas. El espectacular Parador deja con la boca abierto a más de uno, y me lo pasé pipa investigando por las antiguas murallas que rodean esta zona. Como no, tanto andar da mucha hambre y una parada técnica no podía faltar, había que repostar.

lost_in_la_concha_hondarribia_gran_sol_huevo_mollete_pais_vasco

Más de uno me ha dicho que San Sebastíán es la cuna del pintxo, que el resto no le llegan ni a la suela del zapato. Pero, la ciudad tiene un gran competidor con el Gran Sol. Lo que disfruté con el “Huevo mollete al oro sobre migas de pastor al chipirón y jugo de ave”… da para un post entero. Y eso que un servidor ha pisado muchas galaxias y muchos planetas. Cómo se come aquí… No tiene comparación en ningún lugar del universo que este humilde explorador intergaláctico haya pisado.

lost_in_la_concha_san_juan_barco_cruce_pais_vasco

Animado por el éxito de la expedición a Hondarribia, opté por parar en San Juan, otro conocido pueblito pesquero al que se puede acceder en barco. Si sí, como se suele decir: “ahí donde fueres, haz lo que vieres”, y si todos iban en barco pues yo también. Tras el funicular de Igueldo, tocaba probar el barquito. Junto al acceso al puerto, está este pequeño rincón que tiene mucho que ofrecer. La buena tarde me animo a dar una larga caminata y conocer los alrededores.

lost_in_la_concha_san_juan_plaza_pais_vasco

Me hace mucha gracia la existencia de 2 pueblos enfrentados, San Pedro y San Juan. Uno enfrente del otro y separados por el mar. Pero los 2 tienen mucho encanto. Como ya he dicho, este es el acceso al puerto por lo que si hay suerte, se pueden ver auténticos mastodontes entrar por una estrecha vía. Si yo tuviera que meter la nave por ahí, seguro que le hacía una raya.

lost_in_la_concha_san_juan_entrada_barco_pais_vasco

Poco a poco voy abriendo horizontes, así que podría pasarme siglos investigando por aquí. Pero, empiezo a pensar que en mi planeta nadie me echa de menos. Tengo que encontrar alguna manera de comunicarme con ellos y contar estas maravillas, seguro que podríamos poner una compañía de viajes interestelares que se forraría trayendo a alienígenas a estas tierras.