Pito pito gorgorito

Días de sol que son un espejismo, temperaturas esquizofrénicas que hacen que siga saltando de catarro marciano en catarro marciano… La vida sigue sin mucho sobresalto por Donostia. Bueno, algo si ha pasado, estamos en plena campaña electoral.

lost_in_la_concha_ayuntamiento_elecciones_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Últimamente veo más sonrisas que en un anuncio de Colgate. Hay un bombardeo constante de ideas y propuestas que van desde puntos de vista medianamente razonables hasta proposiciones totalmente descabelladas. Por lo menos sois más listos que los Guerreros del Qwark. Allí encierran a todos los valerosos guerreros que pretenden liderar a su pueblo en un recinto cerrado armados de un machete. Está claro quién gana, ¿no? Cierto es que podríais hacer un buen negocio llenando Anoeta para la ocasión pero, desafortunadamente la tasa de mortalidad de dicho sistema es poco práctica para un pueblo. Los Guerreros del Qwark se extinguieron hace eones, todo por desavenencias internas.

lost_in_la_concha_facultad_informatica_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Los Xíminis son gente inteligente, muy centrados en la ciencia y opinan que los recipientes biológicos no son capaces de liderar a los pueblos de manera eficiente. Por lo tanto, disponen de tres máquinas superinteligentes que toman las decisiones por ellos. Tengo mis contactos por la facultad de informática de la UPV en el campus de San Sebastián, así que podríamos hacer un intento. Aunque, el problema aquí surge cuando se estropea la máquina en cuestión. Los pobres Xímini llevan atascados evolutivamente desde hace un par de siglos, ya que la última actualización de las máquinas en cuestión, las mantiene en un bucle de reinicialización.

lost_in_la_concha_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero, ¿el buen líder nace o se hace? El líder más valorado que conozco es Risku, del planeta X”3. Rige en sus dominios sin ningún tipo de oposición, todo el planeta apoya sus decisiones, lo cual no es difícil ya que es el único superviviente de su especie tras una catástrofe biológica. Una vida solitaria sin duda pero, a todos nos gustaría ser Comandantes Supremos de nuestro planeta alguna vez. Desafortunadamente, tampoco es una opción viable para Donostia; os tendría que aniquilar a todos y a ver quién me va a cocinar los pintxos.

lost_in_la_concha_anochecer_zurriola_donostia_san_sebastian_pais_vasco

En definitiva, estáis frente una encrucijada complicada terrícolas míos, mucho ánimo y por favor, dejad de lado ese espíritu de “o estás conmigo o estás contra mí”. El universo es demasiado grande y extenso para que en una extensión de tierra tan pequeña os estéis echando los trastos a la cabeza. Yo por mi parte me presento voluntario para asesorar tanto al Ayuntamiento y a la Diputación en Turismo Intergaláctico. A este rincón de la galaxia se le puede sacar mucho juego.

Anuncios

Premios 20Blogs IX Edición #YoVoyConGorb

lost_in_la_concha_premios_20blog_mejor_tu_cuidad

Estimados compañeros de aventura, esta vez os tengo que pedir un pequeño favor. Como sabéis, llevo tiempo por estas tierras y es el momento de seguir conquistando nuevos territorios. Por eso me he animado a participar en el concurso de blogs de 20 minutos. ¿Me echas un cable?

blogoteca_20minutos_premios_20blogs_lost_in_la_concha

Estaré muy agradecido, es mi humilde vía para colaborar en poner Donostia en el lugar que se merece. Prometo repartir cañas y pintxos como recompensa!!!

Tú al Londres y yo a la bahía

Últimamente me siento observado. Cuando uno se adentra en territorio desconocido debe estar alerta siempre y durante las últimas semanas, no sé, parece que tengo dos ojos pegados a mí pero cuando me doy la vuelta no hay nadie a la vista. ¿O tal vez sí?

lost_in_la_concha_hotel_londres_bahia_vista_donostia_san_sebastian

Creo que sé dónde te escondes. La Concha es el centro del ñoñostiarrismo, y El Hotel de Londres y de Inglaterra uno de los edificios más emblemáticos en la bahía. Al principio pensaba que el enemigo me vigilaba desde el Paseo pero creo que has buscado refugio en el hotel. Con esas vistas ¿cómo no hacerlo?

lost_in_la_concha_hotel_londres_suite_mata_hari_donostia_san_sebastian

Me he colado buscándote, pensando que habrías aprovechado la inmejorable perspectiva de mi hogar para tenerme controlado. Además, con el lavado de cara que está teniendo, supongo que piensas que pasarás todavía más desapercibido entre andamios y obreros. La perfecta localización para vigilar las andanzas del Teniente Gorb en Donosti. De hecho, al descubrir que Mata Hari había atravesado esos pasillos, me pareció un lugar de lo más apropiado. Yo sólo te aviso, parece ser que la pobre murió al poco de pasar por el Hotel. No sé si tú irás por el mismo camino. No das la cara, y no sé si eres amigo o enemigo. Sinceramente, no tengo claro ni si eres de este planeta. Acabo de oír un portazo, será que estoy más cerca de lo esperado.

lost_in_la_concha_hotel_londres_antiguo_donostia_san_sebastian

Al menos tienes buen gusto ¿eh? Está claro que este lugar tiene mucha historia. En comparación con todo lo que ha tenido que pasar por aquí en los últimos cien años, mis 18 meses en esta bahía son un suspiro.

lost_in_la_concha_hotel_londres_mural_31_agosto_donostia_san_sebastianMe encanta el mural sobre el 31 de agosto. Tengo que analizar este lugar con más detenimiento.

IMG_20150202_084632

Esto ya es capricho de donostiarra, aunque sea de adopción. Le he pegado un lengüetazo a la bola para quedarme a gusto.

lost_in_la_concha_hotel_londres_buen_pastor_donostia_san_sebastian

La séptima planta, estás atrapado, ¿o atrapada? Siento que me acerco. Afortunadamente la moqueta esconde mis pisadas y creo que seré capaz de pillarte por sorpresa. No puedo negar que tienes buen gusto, la verdad es que te has buscado un alojamiento de lo más elegante y con mucho estilo. Y las vistas… ¿qué voy a decir mi adorado hogar?

lost_in_la_concha_hotel_londres_ayuntamiento_donostia_san_sebastian

Parece que no sólo me vigilas a mí; todo el paseo podría estar en tu punto de mira, el Ayuntamiento y los dirigentes terrícolas incluidos ¿puedes ser algún explorador enemigo? Mis andanzas por este planeta han tenido que llegar a algún rincón desconocido de la galaxia con razas alienígenas poco amistosas dispuestas a sacar cacho. Acabo de ver un resquicio de luz en una de las habitaciones. Eres tú, seguro.

lost_in_la_concha_hotel_londres_jacuzzi_donostia_san_sebastian

Mira tú, definitivamente tonto no eres. Una cosa es vigilarme en la bahía y otra hacerlo metido en un jacuzzi. ¿Eso de la basura es una botella de champagne? Desde luego, tengo un acosador de nivel.

lost_in_la_concha_hotel_londres_suite_donostia_san_sebastian

Tú sí que sabes buscarte buenos escondites. Si aguantas por aquí hasta el verano, seguro que la vista para los fuegos artificiales de la Semana Grande tiene que ser digna de contar. Pero lamento informarte que espero cazarte antes, mucho antes.

lost_in_la_concha_hotel_londres_vista_bahia_donostia_san_sebastian

Desafortunadamente creo has conseguido escapar, pero que sepas que esto no quedará así. Si vienes en son de paz, no dudes que aquí tienes un amigo pero, si tus intenciones son poco amistosas ten claro que aunque mi nave sea un cascajo hundido, el arsenal de armas sónicas lo mantengo siempre a punto. No dudo que en algún momento cercano nos veremos las caras.

¿Me dejas que te lleve al puerto?

El tiempo anda loco, pero muy loco. Así no hay manera de metamorfosearse y pasar desapercibido. Tengo que tener disponible material de camuflaje para todos los fenómenos meteorológicos posibles. Cualquier día, tras estos calores otoñales llega la nieve. Ahí lo dejo. Pero algo bueno tiene este tiempo de verano, la ciudad está para comérsela de bonita, y sobre todo no hay turistas por lo que la ciudad la podemos disfrutar los donostiarras. Sí, qué pasa, ya me considero donostiarra. Soy morado, tengo tentáculos y 7 estómagos pero, me gustan los pintxos y pasear por La Concha.

lost_in_la_concha_puerto_vista_aerea_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Es el momento para gastar zapatilla y disfrutar del aire libre, que cuando llegue la lluvia, que sabéis que lo va a hacer, habrá tiempo de meterse en la nave y taparse con la manta. Y en Donostia no faltan sitios para pasear disfrutar. Te puedes perder en el Palacio de Aiete, o relajarte en el parque de Cristina Enea. Lo único que les falta a esos rincones, es el agua. Personalmente soy fan del mar. Si mi nave hubiera caído en el Estadio de Anoeta, no hubiera conseguido pasar desapercibido todo este tiempo. El primer día de partido, se destapa el pastel. Pero, gracias a vivir en la Concha puedo disfrutar del relax y la tranquilidad que da el mar. Bueno, eso si el Cantábrico no se pone chulo, que cuando se pone movidito la nave parece una batidora.

lost_in_la_concha_puerto_entrada_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Al ladito de la nave está el puerto donostiarra. Un enclave privilegiado desde el que con un poco de vista, se puede observar mi nave en la bahía, cuando el protector de invisibilidad tiene el día rebelde. Entre el Ayuntamiento donostiarra y el Aquarium, este rincón es el paraíso de donostiarras de todos los tipos y colores. Un fin de semana se puede ver a la chavalería haciendo litros. Por cierto majos, no seáis cochinos. Me parece estupendo que os juntéis la kuadrilla a disfrutar un rato pero, la basura que genera cada uno… a su correspondiente contenedor por favor. Por otro lado, en los últimos días la zona está tomada al asalto por corredores entrenando. Como se nota que estamos en época de carreras. Se suele decir que ahí donde fueres, haz lo que vieres. Ya soy un corredor más, aunque confieso que ando bastante flojo.

lost_in_la_concha_puerto_barcos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El puerto donostiarra es además, una puerta al pasado de la ciudad. Soy de los que creen que a la Parte Vieja hay que entrar por Portaletas, y siempre paro un momento a ver a Mari y recordar el pasado pesquero de San Sebastián. Además, el día que hay ganas de alargar la caminata, el Paseo Nuevo está justo al lado. Espectaculares vistas de la bahía en las tardes de octubre, ¿qué más pedir?

lost_in_la_concha_puerto_vistas_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

¡Si hasta se puede llenar el estómago! Mi primera aproximación a una karrakela fue de temor por ambas partes. Nos miramos con cautela, pero finalmente, clavé el alfiler hasta al fondo para degustar el manjar. En fin, que hay de todo, y los últimos retazos de este otoño veraniego son el mejor momento para pasear un rato. ¿Me dejas que te lleve al puerto?

Mezclando historia y gastronomía, Igueldo y la SS Restaurant Week

Si la semana pasada disfrutamos de un viaje al pasado gracias a la Parte Vieja donostiarra, lo de esta semana ha sido un viaje al siglo pasado. Hacía muchísimo tiempo que tenía ganas de visitar el Parque Igueldo. Una torre vigila mi querida Bahía de la Concha desde que llegué, y había llegado el momento de estudiar el terreno a fondo.

lost_in_la_concha_igueldo_funicular_parque_donostia_san_sebastian

Me habían hablado de un extraño medio de transporte que denominan funicular para ascender la montaña y digamos que fue una experiencia cuanto menos, curiosa. Una vez se pasa la entrada del funicular, todo se para y el aguerrido explorador accede a un misterioso lugar en el que el tiempo ha parecido detenerse. El Parque de Atracciones del Monte Igueldo consta de diferentes centros de recreación que hacen las delicias de especialmente, los humanos más jóvenes. La montaña suiza, si, suiza no rusa, parece a punto de caer colina abajo pero, ahí está la mayor dosis de adrenalina de la atracción. Pese a todo, la mejor experiencia es sin duda el propio viaje de subida. ¡Cómo me gusta el funicular! Que a nadie se le ocurra subir en coche a este enclave privilegiado, este artefacto es parte de la experiencia.

lost_in_la_concha_bahia_vistas_igueldo_donostia_san_sebastian

Y qué decir de las vistas, ay mi bahía, que bien se ve desde el Parque de Atracciones de Igueldo. Vale, admitiré que no es un lugar de ocio para adultos, los más pequeños disfrutan mucho más. Pero, sólo las vistas y el viaje en funicular merecen la pena para los aguerridos exploradores.

lost_in_la_concha_restaurante_ni_neu_ssrestaurantweek_donostia_san_sebastian

Un buen fin de semana de investigación y control de las costumbres donostiarras no es completa sin una buena comida. Y nada mejor para redondear las aventuras por ese paraje extraño que es Igueldo, que con una buena cena. Se está celebrando la San Sebastián Restaurant Week, otro gran invento de esta gente. Un grupo de restaurantes de nivel ofrecen un menú cerrado con precio más asequible de lo habitual. ¿Cómo desaprovechar semejante oportunidad para llenar mis 7 estómagos? Pues eso, que me metamorfosee en un humano, y al Restaurante Nineu a disfrutar. Además está en mi querido Kursaal, la noche se presentaba interesante.

lost_in_la_concha_menu_nineu_restaurante_donostia_san_sebastian

Ay ay ay ay ay… Vamos, que es difícil que yo me quede sin palabras que decir. Cuando leí el menú el tema de comer rabo de vaca me sorprendió un poco. A nosotros no se nos ocurre comernos los tentáculos de ninguno de nuestros animales pero… El primer mordisco disipó todas mis dudas. Desde la bebida del aperitivo hasta los bizcochos que acompañaban el café fueron etapas de una experiencia gastronómica increíble. Me fui relamiendo a la nave y creo que el domingo los sabores seguían explotando en mi boca. Y no penséis mal, que me había limpiado los dientes, uno es un alienígena muy limpio.

Seguimos descubriendo maravillas en Donostia, y este fin de semana largo ha sido todavía más fructífero puesto que me he alejado de la ciudad a investigar otros terrenos, como Hondarribia y San Juan. Qué decir del Huevo Mollete del Gran Sol… Pff, pero bueno, no adelantemos acontecimientos, llegará pronto el resumen de esas aventuras. Nadie parece echarme de menos en mi planeta natal pero la verdad es que, tras este fin de semana, me importa más bien poco.

La Concha, el centro del ñoñostiarrismo

Llevo ya bastante tiempo aquí, hemos hablado un poco de todo y un poco de nada, pero me he dado cuenta que de que no le he dado el lugar prominente que se merece a esta bahía, mi nuevo hogar, La Concha.

lost_in_la_concha_bahia_donostia_san_sebastian

Según he podido leer y observar, se considera al donostiarra soso, sin gracia, demasiado ñoño, en definitiva, se les llama ñoñostiarras. Y yo sólo digo… ENVIDIA! Que mala es la envidia. Pero claro, con semejante panorama delante no es de extrañar. No me canso de esta imagen. Todas las mañanas cuando me levanto miro la hora en una de las zonas más espectaculares de la bahía.

lost_in_la_concha_relojes_donostia_san_sebastian

Justo al lado de ese templo a la gastronomía que consideramos el Restaurante Narru y del que ya hablamos están estos bonitos relojes. En la zona central de la bahía me dan los buenos días. Estoy planteándome seriamente instalar una alarma en el reloj para despertarme por las mañanas con ellos pero, no sé si los vecinos estarán de acuerdo.

Vale, estamos en los relojes, ¿hacia dónde tiramos? La verdad es que es curioso que tan poca distancia de para tanto. Hoy, vamos a alejarnos un poco del bullicioso Alderdi-Eder y el bello ayuntamiento. Hay mucho que ver y por descubrir.

lost_in_la_concha_isla_ondarreta_donostia_san_sebastian

Con sólo cruzar el túnel que pasa por debajo de esa belleza que es el Palacio de Miramar, llegamos a la playa de Ondarreta. La hermana pequeña de La Concha es una playa con carácter propio. Además, estos días con mareas muy bajas el espectáculo que ofrece al paseante es digno de verse. Las mareas bajas dejan a la vista el lecho marino e incluso se pueden llegar a divisar a veces los cimientos de una antigua cárcel de la zona. Estoy bastante convencido que es factible llegar hasta la isla sin mojarse si la marea está suficientemente baja.

Nos vamos acercando poco a poco al monte Igueldo, que según parece, es otro lugar que debo investigar a la mayor brevedad. Pero, hoy toca seguir el curso de la bahía por el paseo. Así, como quien no quiere la cosa, el camino acaba en uno de mis rincones favoritos de la ciudad.

lost_in_la_concha_peine_del_viento_donostia_san_sebastian

El Peine del Viento es uno de los lugares más bellos que he podido visitar de todas las galaxias que he estado. Mezclando montaña, mar y el poderío de la piedra y el metal, se convierte en el lugar ideal para disfrutar y relajarse. Y si el tiempo es tan espectacular como el del pasado fin de semana, no se puede pedir más. Aunque, confesaré que lo he visto con lluvia y viento, y la vista sigue siendo digna de admiración.

Es curioso como una zona de tan pocos metros cuadrados tenga tantos huecos por descubrir, agujeros por los que sale el mar en días de mar movida, rocas, acantilados… ¿qué más se puede pedir?

Sólo hemos rozado algunas de las maravillas de esta bahía, tener estos tesoros a dos pasos de la nave es algo que no habría ni imaginado cuando mi nave se estrelló por aquí. Poco a poco voy desentrañando los misterios que ofrece, y porque no, cada vez soy más ñoñostiarra. ¡Y a mucha honra!

Bajo la atenta mirada del gigante de piedra

Días y más días de tiempo revuelto me han hecho darme cuenta que en esta ciudad hay que aprovechar a tope los pocos rayos de sol que se dignan a asomar. El sábado fue una de esas mañanas y opté por aventurarme en un lugar que había llamado mi atención desde el primer día. Llevaba tiempo posponiendo la visita pero es que el gigante de piedra que me observa desde lo más alto de esa montaña hace que se me ponga la piel de gallina en todos mis tentáculos.

Por algo me gradué con honores en la Academia interestelar y me enfrente con la moral alta a las interminables cuestas del que los locales llaman monte Urgull. En vez de metamorfosearme en un paseante local, hubiera sido mucho más práctico haber hecho un reconocimiento aéreo en forma de pájaro.

lost_in_la_concha_subida_urgull_donostia_san_sebastian

Seguí ascendiendo hacia la cima sin miedo mientras educadamente saludaba a los paseantes. Sé muy bien que doy el pego como terrícola si estoy bien disfrazado, y poco a poco voy aprendiendo las normas de vestimenta y comportamiento social. Pero, infiltrarme en las líneas enemigas siempre me pone nervioso, especialmente cuando imágenes como esta se muestran ante mí.

lost_in_la_concha_bahía_urgull_donostia_san_sebatian

Vale, de acuerdo, la Bahía de la Concha, muy bonita y todo eso pero, ¡las embarcaciones humanas estaban enfocadas hacia mi nave! Y yo que pensaba que había conseguido pasar desapercibido pero está visto que me tendré que andar con ojo. Creo que se comunican entre ellos con un extraño idioma de banderas que van colgando a lo largo de la playa. Verde y amarillo, amarillo y verde, no sé qué pasará cuando pasen a algún color más tétrico. Me puse tan nervioso que estuve a punto de abandonar la misión pero mi espíritu explorador pudo con todos mis miedos. Al menos hasta que me encontré con esto un poco más adelante:

lost_in_la_concha_cementerio_de_los_ingleses_urgull_donostia_san_sebastian

Una tumba. Una puñetera tumba preparada para recibir algún desdichado explorador que se había atrevido a adentrarse demasiado en tierra hostil. ¡¡¡UNA TUMBA!!! Afortunadamente, no había ningún terrícola en los alrededores y lo pude explorar con relativa tranquilidad. El lugar parecía vacío, al menos sobre la tierra porque tumbas, lo que se dice tumbas, había un puñado. A saber qué pobre desgraciado había acabado bajo cada una de ellas. Intenté calmarme y descubrí que a aquel bonito y apacible lugar lo denominan “Cementerio de los Ingleses”. Misterioso y enigmático lugar en el que se siente la historia de la ciudad.

Seguí ascendiendo hasta llegar a la fortaleza que domina la ciudad y ahí es donde me calmé un poco. La verdad es que las defensas del lugar me parecieron bastante…

lost_in_la_concha_cañon_castillo_de_la_mota_urgull_donostia_san_sebastian

Arcaicas. Una fortaleza de piedra con media docena de cañones no es la mejor manera de defender una ciudad. De hecho, parece ser que el lugar dejó de ser un enclave militar hace siglos para convertirse en rincón turístico. Incluso se realizan ceremonias de matrimonio en este bonito emplazamiento. Bonitas vistas, no lo niego, pero hacer subir semejantes cuestas a los invitados no se lo deseo ni a mi mayor enemigo. No sé, todo esto me huele raro, no me acabo de creer que sólo sea un sitio turístico.

lost_in_la_concha_sagrado_corazon_urgull_donostia_san_sebastian

Estoy convencido que semejante estatua debe esconder algo dentro. ¿Quizás un centro de operaciones secretas del gobierno? Visto de cerca, no me impresiona tanto como antes pero he de confesar que me sigue generando malestar. Estos terrícolas, perdón, ya he aprendido que los de esta zona se hacen llamar donostiarras, parecen buena gente. Aunque, puede que todo sea una fachada. Un explorador siempre ha de tener cuidado cuando se adentra en tierra extraña, si se descuida puede acabar convirtiéndose en la cena de alguien. Y a esta gente le gusta comer, así que si me despisto quizás acabo en alguna cazuela. ¡Ah! Por la tarde, como no, volvió a llover. Seguiremos informando.