Lost in Zinemaldi 2: El retorno de La Concha… de Oro

Se dice que segundas partes nunca fueron buenas, se crítica la falta de imaginación de cierta gente cuando recuperan una historia ya contada. Seguir exprimiendo la vaca dejando la inventiva a un lado, abandonar el espíritu innovador para seguir el camino ya marcado; las segundas partes parecen tener un lastre simplemente por llevar un 2 al lado. Pero, personalmente, muchas veces creo que el primer pintxo se disfruta menos que el segundo, dado que al primero se ataca con demasiada ansia. Muchas buenas historias necesitan de una segunda parte para poder abarcar todos sus escondites y misterios, ya que cosas se pueden quedar en el tintero. Y lo mismo pasa con el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, una vez reconocido el terreno, la segunda vez se disfruta aún más.

lost_in_la_concha_62ssiff_zinemaldia_kursaal_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

No negaré que el inicio de mi Zinemaldi ha sido un poco complicado este año. La vida a veces es un poco puñetera, en un día de calor te acercas a la última mesa libre de una terraza a la sombra cuando algún hijo de su madre te adelanta por la derecha y te la quita. ¿A quién no se le ha escapado el autobús en las narices alguna vez? Otras veces, la vida es simplemente cabrona. Llevaba semanas esperando la semana más cinéfila del año, cuando se me estropeó la máquina de metamorfosis cuántica. Sólo conseguía transformarme en gigantes de 10 metros, y ese tipo de terrícolas no están bien vistos. Además, las butacas del Kursaal no están preparadas para ese tipo de espectadores.

lost_in_la_concha_62ssiff_zinemaldia_carteleria_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Así que muy a mi pesar tuve que entregar mis entradas para ir a ver La Isla Mínima y The Drop a una joven donostiarra. Tiene tentáculos la cosa, puesto que eran de las películas que más esperaba de este festival. Tendré que ponerme al día en cuanto las estrenen en salas comerciales.

lost_in_la_concha_zinemaidia_Kursaal_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

Con “The Equalizer” me lo pasé bien, a pesar de que no es ningún peliculón, los americanos muy buenos muy buenos; y los rusos muy malos muy malos. “Automata” es un quiero y no puedo, que se queda a medias, “The Phoenix” es dura pero interesante, ojo porque parece candidata al palmarés. Con un no parar de cine, me lo pasé mucho mejor de lo esperado con “Negociador”. Pensaba que Borja Cobeaga se estaba metiendo en un berenjenal, pero sale airoso y considero que con nota. “Loreak” es un agradable, aunque a veces un poco lento, cruce de historias que he visto a gusto.

lost_in_la_concha_62ssiff_zinemaldia_desayuno_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

A pesar de que haya empezado al Zinemaldi a medio gas, todavía queda mucho por ver, vivir y sentir. Seguiremos informando detalladamente, porque aunque se diga que segundas partes nunca fueron buenas, ésta por ahora promete.

Anuncios

Lost in Perú #GorbDeVacatas

Si media humanidad decide huir de vacaciones, ¿yo por qué no? Aprovechando otro error garrafal de la Comandancia Interestelar, opté por investigar el planeta un poco más a fondo. No todo va a ser La Concha. Acabé en un lejano país llamado Perú donde comí, bebí, caminé, caminé y caminé un poquito más.

lost_in_la_concha_machu_pichu_peru

Cuando uno analiza Perú en los centros de conocimiento terrícolas, parece que Machu Pichu es la principal atracción del país. Esa ciudad construida rozando el cielo es increíble. La has podido analizar en fotos pero, lo que se siente paseando por allí es difícilmente descriptible en palabras. Tras recibir el consejo de subir al Huayna Picchu (ese monte tan bonito detrás de la ciudadela), opté por intentar la ascensión. No sé si realmente lo que querían era librarse de mí, ya que en ciertas zonas la inclinación era superior al 80% pero mereció la pena. Entre las nubes, conseguí sentirme un poco más cerca de mi planeta.

lost_in_la_concha_huaynapichu_machu_pichu_peru

Pese a todo, Perú es mucho más que Machu Pichu. Perú es también Ollantaytambo, Sacsayhuamán, Moray, Maras (los podéis observar de izquierda a derecha y siguiendo la fila en las foto)… Y cientos de rincones mágicos más. Estos Incas eran gente lista. Perdón, hablemos con propiedad, que uno ha investigado y le han informado que hay que hablar del Hombre Andino. Los incas sólo vivieron 300 años y no les podemos atribuir todos los logros, hubo mucha gente antes. Luego llegaron los conquistadores españoles y digamos que las cosas se complicaron un poco.

lost_in_la_concha_ollantaitambo_sacsewaman_moray_salineras_peru

También he llenado a conciencia mis siete estómagos. He leído que Perú y Escocia son los únicos lugares en el mundo en los que una bebida local vence a Coca Cola. La Inca Cola es un brebaje dulce, muy dulce, pero tiene su puntito. Aunque haya bebido más de una, yo me declaro fan incondicional del Pisco Sour.

lost_in_la_concha_inka_cola_cui_lomo_saltado_pisco_sour_peru

Este bebedizo inventado tomando como base las uvas que trajeron los españoles es el mejor aliado para interactuar con los locales y hacer amigos. Uno te suelta la lengua y te da alegría al cuerpo, 2 piscos te sueltan los tentáculos y tres ya… No recuerdo que pasó a partir del tercero la verdad. Lo que está claro es que para poder comer un cui hay que estar animado, yo cuando veo las cabezas de los pobres animalitos que me voy a comer, lo paso un poco mal. Uno es un alienígena sensible. En todo caso, quiero subrayar que he comido como un rey, la cocina peruana está de moda y con la causa, el ceviche y demás platos han conseguido saciarme. Entre los jugos naturales que te ofrecían en cada esquina hechos con frutas que ni conocía (todavía no se qué demonios es el aguaimanto) y el lomo saltado me han hecho feliz.

lost_in_la_concha_cuzco_llamas_piedra_doce_lados_lima

Lima es un paraíso culinario, Cusco es una ciudad en la que perderse y las llamas son una gran compañía en las frías noches cusqueñas. Al estar a más de tres mil metros pues por las noches hacía fresquito. Curioso el tema de la altura. Uno no se considera un gran deportista pero, ahogarse subiendo un par de pisos la verdad es que hunde la moral a cualquiera.

No me puedo quejar, mis primeras vacaciones terrícolas han sido para no olvidar.

En una boda me colé

Sábado tarde sin grandes planes por delante, un tiempo espectacular que atrajo hordas de gente a la hasta entonces relativamente tranquila Bahía de la Concha… ¿qué hacer? En el momento que vi un grupo de gente de punta en blanco entrando en un autobús, sin dudarlo me apunté al viaje.

Una de las cosas que más me empieza a faltar es el amor y el cariño, un poco de roce vamos. En nuestro planeta el tema de la reproducción se ha deshumanizado completamente convirtiéndose en un proceso más en un laboratorio pero, nos sigue gustando la compañía. Y en estas tierras… no hay manera de pillar cacho, brazo o tentáculo. Así que la aventura del sábado fue toda una experiencia, se trataba de un extraño ritual de unión entre terrícolas, los cuales compartían ese momento especial en sus vidas con la familia y amigos.

lost_in_la_concha_chateau_d'arcangues_boda_francia

Por primera vez crucé la frontera para llegar a Francia, al Chateau D’Arcangues, cerca de Biarritz. En un bonito rincón en plena naturaleza se produjo la unión de dos terrícolas, y el ritual acabó con una curiosa danza perpetrada por amigos de la pareja. Tengo que investigar eso del Agurra, aunque no sé yo si sería capaz de levantar mucho los tentáculos. Definitivamente fue un espectáculo digno de ver.

lost_in_la_concha_varios_ceremonia_boda_chateau_francia

Y llegó el momento que más me gusta a mí, empezar a llenar los siete estómagos. Eso de los cocktails es un deporte de riesgo, si no sabes dónde situarte, puede pasar que acabes sin probar bocado, una jauría de más de cien invitados abalanzándose sobre las camareras era digno de un documental. Al principio, se podían observar grupos muy diferenciados, por un lado la familia, por otro los amigos del novio, los amigos de la novia, compañeros de trabajo… Pero, curiosamente según iban llenándose los estómagos, la gente parecía cada vez más cariñosa con el prójimo.

lost_in_la_concha_banquete_comida_chateau_francia

Uno de los temas más sorprendentes fue encontrarme con una lista de invitados y lugares de cena asignados. Afortunadamente lo solucioné rápido dejando a un invitado K.O. escondido en la foresta y ocupando su lugar. Pero, una vez acabada la cena es cuando la cosa se empezó a desmadrar un poco, extrañas costumbres de reparto de muñecos para darle continuidad al ritual, emotivos abrazos con la familia… Hasta llegar al baile.

lost_in_la_concha_baile_pista_dj_boda_chateau_francia

Ay el baile. Ese gran momento en el que diferentes grupos de personas que probablemente no se conocían de nada, se convierten en amigos inseparables. He de confesar que con las luces me sentía como en la nave, mucho mejor acompañado eso sí. Locura y desenfreno en la que me faltaban ojos para ver todo lo que pasaba. Como hacía mucho calor, los pobres invitados estaban sedientos así que las visitas a la barra libre eran continuas, insospechadas parejas de baile demostraban que allí podía pasar cualquier cosa, allí pasó de todo.

En definitiva, una cosa muy bonita esta de las bodas. Bello ritual en el que se juntan el amor el cariño y por qué nos vamos a engañar, la comida y la fiesta, algo que me encanta. Seguí sin pillar cacho pero bueno, me lo pasé como un enano.

Txokos donostiarras

Donosti tiene lugares clásicos de visita, La Concha, cómo no, es una zona de parada obligada. Todas las guías, mapas y blogs de viaje incluyen el Peine del Viento y la Parte Vieja como imprescindibles para llegar a conocer San Sebastián. Pero, cuando vas conociendo el terreno a conciencia como yo, se localizan rincones que son especiales. No se sabe por qué, incluso puede pasar que no tengan ningún tipo de valor artístico. Son los txokos o rincones (veréis que me va cundiendo eso del euskaltegi) que tienen un no sé qué que qué se yo.

lost_in_la_concha_parque_araba_estatutas_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El Parque Araba es otro de los campos de entrenamiento para mini-terrícolas dispersos por la ciudad y en una esquina se erige un conjunto escultórico en honor de la reina María Cristina. Curiosamente, a mí lo que me gusta es la parte de atrás, no sé, me encanta sentarme un rato y descansar.

lost_in_la_concha_torres_de_arbide_miramon_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En su momento hablamos del Donosti de ayer, lugares llenos de historia en los que da gusto pasear. Pero también llegará el momento de echar un vistazo por el San Sebastián del mañana. Si uno se pasea por el Parque Tecnológico de Miramón, encuentra estas curiosas torres. Las Torres de Arbide, estaban localizadas en el centro de la ciudad pero fueron reconstruidas en este alejado lugar. Es una mezcla extraña, la modernidad que se respira en el ambiente, y poderse sentar un rato a la sombra de las torres.

lost_in_la_concha_plaza_oquendo_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

A veces no es posible irse tan lejos. La plaza Oquendo es un lugar perfecto de descanso, entre el Teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina. Son dos edificios espectaculares, en los que algún día tengo que conseguir infiltrarme. En ese Hotel ha tenido que pasar de todo a lo largo de sus más de 100 años de historia y el Teatro, simplemente me encanta. Mientras llegue el día en el que conozca estos lugares, la plaza es un placer que procuro disfrutar a diario, especialmente si hace bueno. En pleno centro es el lugar perfecto para darse un respiro.

lost_in_la_concha_mirador_nautico_puerto_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pero para realizar una parada técnica, nada mejor que uno de los rincones favoritos de muchos donostiarras, muy cerca de mi hogar. Los temporales de invierno casi se lo llevan por delante pero ya está a todo gas. Y si se disfruta de un espectacular atardecer como los de este fin de semana, sobran las palabras.

Revisando mis datos me he dado cuenta que llevo casi un añito por estas tierras. Y aquí no viene nadie a buscarme. Pues habrá que celebrar el cumpleaños terrícola por todo lo alto, ¿no?

Relax y tranquilidad en el Palacio de Aiete

Bendita Semana Santa, días de tranquilidad en los que esperaba poder disfrutar de mi ciudad sin estrés ni agobios. ¡Pero qué equivocado puede llegar a estar uno! No hay mejor excusa que 4 o 5 días de fiesta para poder viajar un poco, y parece que el grueso de la humanidad escogió Donostia para aprovechar sus vacaciones. Parecía que millones de rayos laser intentaban penetrar el casco de la nave pero no, simplemente eran los flashes de miles de cámaras de fotos fotografiando el atardecer en La Concha.

Afortunadamente, el tiempo ha acompañado durante casi todo el fin de semana. San Sebastián se ha convertido en un hervidero de gente de todos los tipos y colores. Me alegro por el turismo de la ciudad, el día que monte la agencia de viajes interestelar me voy a forrar pero, es que yo buscaba tranquilidad.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_parque_estanque_donostia_san_sebastian

Así que opté por huir, menos mal que no tuve necesidad de irme demasiado lejos. El parque de Palacio de Aiete es un remanso de paz no demasiado lejos de mi hogar.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_arboles_donostia_san_sebastian

Los jardines son el perfecto lugar para pasear y pensar. La vida del explorador es dura y a veces es necesario tener tiempo para uno mismo. El bullicio de la ciudad te absorbe y no eres capaz de oír ni tus propios pensamientos. El bonito paseo fue la mejor excusa para poner en orden mis ideas y planificar mis próximos movimientos.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_modernidad_donostia_san_sebastian

De hecho, creo que este lugar es de los pocos en los que se ha conseguido un conjunto equilibrado al mezclar lo antiguo y lo moderno, hace poco se construyó la Casa de Cultura del barrio de manera soterrada, pero manteniendo intacto el imponente palacio. No sé si el color del vidrio es un poco demasiado pero, creo que el conjunto funciona.

lost_in_la_concha_palacio_aiete_parque_juego_donostia_san_sebastian

No soy el único al que le gusta este lugar, está claro. Sé de buena tinta que el parque se convirtió en un importante centro de reunión de los donostiarras el 12 de abril gracias a Musika Parkean. Una de las grandes ideas terrícolas, que todavía tengo pendiente de probar. ¡Pisad la hierba! ¡Me apunto! Se me acumulan los quehaceres, no sé si algún día llegaré a salir de aquí.

Lo dicho, si buscáis tranquilidad, el parque siempre es una buena opción, y cuando tengáis la cabeza puesta en orden, a disfrutar de la hierba con buena música y mejor compañía gracias al Musika Parkean. ¿Por qué será que siempre me atraen los planes en los que llenar los 7 estómagos es parte importante?

Para sobrevivir en Donostia

Donostia es una ciudad bonita, con rincones espectaculares y preciosos paisajes. Pero, no podemos olvidar que también es un lugar peligroso, en cada esquina te puede esperar una sorpresa no del todo agradable. Llevo ya un tiempo por aquí y puedo afirmar que esta ciudad es una puñetera selva. Hay que tener cuidado por dónde se pisa, y ciertos objetos siempre son de ayuda para cumplir con éxito las misiones.

lost_in_la_concha_paraguas_lluvia_donostia_san_sebastian

En esta ciudad, llueve. A veces llueve un poquito, y otras… un muchito. Esos momentos de nefasta combinación de agua y viento son algo que no se olvida. Ya he perdido la cuenta de cuántos catarros marcianos me he pillado. Uno detrás de otro además, gran invento eso del Kleenex, aunque al paso que voy me va a compensar pedirlos directos a fábrica. Estos giros bruscos de la climatología me traen por el camino de la amargura. Además, no importa que te gastes un dineral en un paraguas desarrollado por la mismísima NASA… se rompen igual. Pasar el puente del Kursaal durante una tormenta con un paraguas es algo que todo aquél que se haga llamar donostiarra debería hacer al menos una vez en la vida.

lost_in_la_concha_real_sociedad_futbol_anoeta_donostia_san_sebastian

Por aquí se habla mucho de fútbol. Lo confieso, todavía no me he puesto al día pero prometo poner remedio. En San Sebastián se vive en blanco y azul. La Real Sociedad es tema de conversación en cada esquina, principalmente los lunes. Me impacta ver el sentimiento con el que viven algunos este deporte. Ese deporte del baloncito es uno de los grandes focos de discusión de los alrededores. Así que, quien quiera infiltrarse… debe saber de qué hablan.

Lost_in_la_concha_bidegorri_bicicleta_donostia_san_sebastian

En Donostia, el coche sobra. No es práctico. Si los vehículos no caben, imaginaos que haría con mi nave. ¿Dónde la meto? Por aquí lo que se lleva es caminar, y si se quiere, seguir el camino rojo. Esos extraños medios de transporte de dos ruedas son el modo de locomoción habitual por los alrededores. Personalmente, me parece agotador pero me acaban de comentar que hay algunas que son eléctricas, hacen el camino por ti. Todo un puntazo, para qué negarlo.

lost_in_la_concha_bahia_anochecer_donostia_san_sebastian

Pero para poder disfrutar de Donostia hacen falta ojos, yo tengo tres, por lo que puedo ver un 150% más de belleza que el humano medio. Hay que disfrutar degustando los manjares que se te ponen delante. ¡Ay! mis amados pintxos. Hay que oler el mar y sobre todo sentir, dejarse llevar por uno de los rincones más bonitos de la galaxia. San Sebastián es una ciudad que se vive con los 5 sentidos.

¿Cómo ser mujer donostiarra y no morir en el intento?

Mensaje para el Teniente Gorb

Estamos muy contentos con el resultado de sus investigaciones STOP Siga observando a esta gente tan extraña STOP Consideramos que siempre opta por infiltrarse en ese entorno hostil metamorfoseado en especímenes machos STOP Échele un par de tentáculos y sea hembra por una vez STOP Su estudio necesita ser lo más completo posible

La Comandancia Interestelar

lost_in_la_concha_barandilla_atardecer_donostia_san_sebastian

Ay Comandancia Comandancia… ¡Qué fácil es opinar desde la distancia! ¿Echarle un par de tentáculos? Nada es tan fácil como lo pintan. Les recuerdo que una de mis primeras misiones ya experimenté con un cuerpo femenino, el de una tal Megan Fox. Pero, uno es un investigador comprometido por la causa así que dicho y hecho. Este fin de semana se celebraba el Día Internacional de la Mujer. ¿Qué mejor ocasión para disfrutar de la vida donostiarra en femenino?

Fase uno para sobrevivir, imprescindible encontrar un buen modelito. Lo bueno de la metamorfosis cuántica es que uno puede tomar el aspecto que desee. Pero, el tema de la vestimenta y los accesorios es algo igual de importante. ¿A dónde ir?

lost_in_la_concha_zara_mango_loewe_odditty_compras_donostia_san_sebastian

El centro de la ciudad está plagado de lugares para encontrar trapitos que ponerse. Pero, tanta oferta complica el tema. Uno no sabe si lo que mejor le va a sentar son unos leggings tipo cebra, un corto vestido con transparencias, una camiseta asimétrica que no sabes cómo colocártela o una falda con muchas lentejuelas. Al final opté por una de las más conocidas cadenas españolas. El sol nos acompaño por primera vez en mucho tiempo durante el fin de semana por lo que la tienda estaba hasta los topes. Curiosamente, a la amable señorita que ayudaba a las bellas jovencitas como yo en su búsqueda del modelito perfecto, le parecía que todo lo que me ponía me sentaba estupendamente. Yo no lo tenía nada claro, estoy convencido que la luz utilizada en esos agujeros del horror que llaman probadores genera un vórtice interdimensional que te traslada a un universo paralelo en el que ocupas el mismo espacios físico pero las formas no son lo que parecen y los colores cambian de tonalidad. Lo más divertido de la tarde fue encontrarme con una jovencita que llevaba seis pares de pantalones en la cola de la caja. Pobre, pensé que había perdido todas sus prendas debido a alguna desgracia. ¡Qué equivocada estaba! Gustosamente me explicó que prefería probarse la ropa en casa y devolver lo que no era de su agrado. Como sistema para ahorrarse el trago del vórtice interdimensional del probador lo veo pero, ¿no es un rollo andar atrás y adelante con los pantalones hasta encontrar el pantalón perfecto?

Y no hablemos del calzado. ¿Qué cruel bestia inventó eso que llamáis tacones? Eso es peor que cualquier tortura a la que me puedan someter a mí en las mazmorras de los Sshzeks. Pero, uno se sacrifica… bueno, esta vez UNA se sacrifica por la causa científico-antropológica interplanetaria y salí monísima de la nave. He de confesar que parecía un cervatillo recién nacido. No había manera de ir dignamente paseando por La Concha con tacones.

lost_in_la_concha_farra_parte_vieja_donostia_san_sebastian

La noche donostiarra me acogió con los brazos abiertos. Parece que los machos donostiarras son buenos samaritanos y si ven a una jovenzuela sola pasear por los bares, sólo quieren que la pobre chica no se sienta sola. Eso sí, primeramente deben saciar su sed a base de cubatas, parece que la noche está llena de hombres sedientos porque pocos se acercaban sin haber tomado unos tragos antes. Uno de los más valientes se acercó para informarme que me quería llevar a ver las estrellas en su nave. Cuando le informé que seguro que mi nave era más grande que la suya, se puso un poco pálido y salió por piernas. No entiendo por qué se asustó tanto. Seguí relacionándome con los hombres mientras aguantaba miradas críticas de más de una mujer. Pero, resultaba cansado quitarme a gente cada vez más borracha de encima. Así que tocó volver paseando a la nave y preparar el siguiente ataque. Yo no tengo manías, tengo amor para todos y para todas, pero no sé yo si la noche donostiarra es el lugar para encontrarlo.

lost_in_la_concha_lilaton_dia_internacional_de_la_mujer_donostia_san_sebastian

El domingo me olvidé del disgusto corriendo la Lilaton con un montón de mujeres donostiarras. Una experiencia bonita, cada vez me gusta más esto del running. Lo que si me quedó claro es que como todas éstas se pongan de acuerdo… Los hombres de este planeta lo tienen crudo.

Txooootx! Las sidrerías han llegado a mi vida para quedarse

“Si te gusta la carne, debes probar las sidrerías”, frase que he escuchado en las últimas semanas una y otra vez. Todos sabéis que soy fan de la carne así que, lo de visitar estos extraños lugares era una prioridad.

lost_in_la_concha_sidreria_txotx_kupela_astigarraga

Curiosos sitios esos que llaman sidrerías, donde estos terrícolas se juntan para comer, beber y hacer lo que sea menester. Alrededor de unos raros recipientes circulares todos se reúnen para degustar un extraño néctar de manzana. ¡Ojo! No es apto para estómagos delicados, es una bebida engañosa porque parece que no tiene efectos secundarios pero, al poco tiempo de haber llegado a la sidrería en cuestión me encontré cantando el himno de la Academia Interestelar a pleno pulmón.

Eso sí, hay que andarse con mucho ojo porque, si te despistas, los manjares llegan a tu mesa y si sigues dándole al curioso ritual del txotx, puedes quedarte sin probar bocado.

 lost_in_la_concha_sidreria_menu_chuleta_bacalao_tortilla_astigarraga

Y los bocados merecen la pena. Según he podido investigar en mis estudios previos, lo que se come en estos lugares es similar en un 90%, con ligeras variaciones el bacalao y la chuleta son la base del menú. Los platos llegan a la mesa, y toca repartir, así que hay que andar avispado y conseguir el mejor pedazo. El sábado vi auténticas peleas sin cuartel para conseguir el cacho más grande de carne. Si tu compañero de mesa sigue dándole a la sidra, cállate como un perro porque no nos engañemos, con la comida no se juega, y el que se fue Sevilla… Perdió su derecho a comer chuleta caliente.

Y el postre, ¡ay el postre! ¿A quién se le ocurre poner de postre frutos que hay que abrir, cuando la mayoría de los comensales ha consumido sidra en exceso y está en un estado de embriaguez palpable? Las nueces son un buen alimento, muy sanas y esas cosas, pero hay que abrirlas. Y claro, si el porcentaje de sidra en sangre es superior al 90% se multiplican los campeonatos de ver quién las abre de la manera más burra. Yo intento infiltrarme de manera satisfactoria entre esta gente pero lo de abrir nueces a cabezazos me supera.

lost_in_la_concha_sidreria_txotx_sidra_astigarragaY mientras la sidra seguía corriendo, el nivel de felicidad y alegría se multiplicaba. Extraños cánticos, intentos de ligoteo y grupos entremezclados iban calentando el ambiente de la sidrería. Una vez acabada la cena, tocó seguir disfrutando de la fiesta nocturna, dada la euforia generalizada desatada por la sidra, había que aprovecharla.

lost_in_la_concha_sidreria_fiesta_astigarraga

Desafortunadamente, la alegría se fue evaporando según recibía miradas reprobatorias por mis intentos de dar amor y cariño a quien quisiera recibirlo. La jungla de la noche es complicada en Donostia, y Astigarraga no se queda atrás. Lo de pillar cacho por aquí se está empezando a poner muy cuesta arriba. Seguiremos intentándolo, al menos llené bien mis siete estómagos. El que no se consuela es porque no quiere.

Oleaje en Donostia: el poder de atracción de las fuerzas de la naturaleza

Bien sean erupciones solares de la Constelación Gordiana o los movimientos de las mareas heladas del planetoide 74, las fuerzas de la naturaleza siempre han atraído a todos los seres vivos. Eso es cierto aquí, y en Plutón.

lost.in.la.concha.bahia.olas.donostia.san.sebastian

Donostia no podía ser menos, y el marco incomparable de La Concha es punto de parada obligatorio, y no sólo porque sea mi casa. Habitualmente el poderío de las aguas es más espectacular en el Paseo Nuevo o en la Zurriola pero el pasado fin de semana no hubo zona donostiarra en la que el mar no dejara su huella. Previamente avisados por las autoridades sobre la llegada de temporal marítimo, opté por poner al máximo los generadores de gravedad de la nave para afianzarla en el lecho de la bahía. Menos mal, si no los hubiera conectado a saber dónde hubiera amanecido. Tras un sueño tranquilo desperté dispuesto a analizar la situación.

Las redes sociales echaban humo con imágenes, videos y todo tipo de comentarios sobre una noche en la que un tal Poseidón había decidido descargar toda su furia sobre la ciudad. La primera fase había sido de tensa expectación. Empezar a ver tantos mensajes no hizo más que animarme a salir.

lost.in.la.concha.destrozos.bahia.puerto.donostia.san.sebastian

La impresión que me dio ver trozos de barandilla por todos lados no se puede describir, del asombro inicial pasé a una incredulidad que no me permitía cerrar la boca y suspirar de alegría porque a la nave no le había pasado nada. Mi archivo gráfico de la misión en Flickr no hace justicia a lo que me encontré.

lost.in.la.concha.destrozos.zurriola.donostia.san.sebastian

El mar había dejado claro cuál era su lugar, y quién tenía el poder. Y los terrícolas estaban dispuestos a admirarlo y por qué no, admitirlo.

lost.in.la.concha.gente.oleaje.mareas.donostia.san.sebastian

Pocas veces he visto San Sebastián tan lleno de gente un domingo temprano por la mañana. Hordas de gente circulaban por las calles, como no, sin soltar el móvil. He de confesar que según avanzaba la mañana, se me iba cayendo el alma a los pies. Los destrozos han sido cuantiosos y tengo claro que no va a ser una recuperación fácil. La expectación inicial se convirtió en impresión hasta acabar en verdadera tristeza.

lost.in.la.concha.destrozos.puentes.oleaje.donostia.san.sebastian

Personalmente los destrozos en mis queridos puentes son lo que más me ha impactado. Pensar que el quinto puente ha sufrido daños es algo que no me cabe en la cabeza, dada la distancia al mar. Ver destrozada la barandilla del puente de Santa Catalina, pasear por el puerto y ver gente con cara de desesperación intentando recuperar sus barcas casi hundidas, gente por la Parte Vieja intentando sacar el agua de sus locales… Volví a la nave con los 7 estómagos hechos un nudo.

lost.in.la.concha.kursaal.gros.temporal.donostia.san.sebastian

El mar es poderoso, y debemos respetarlo. Pero, de toda esta experiencia lo que más me animó fue el comentario que me hizo un terrícola, que toda la gente se había volcado con los afectados para ayudar y colaborar en todo lo posible. Es lo que tienen estas cosas, que sacan lo mejor de las personas y es con lo que hay que quedarse. Un abrazo a todos los afectados, y adelante. ¡Ánimo Donostia!

Trampas, bufandas y mensajes secretos en el Paseo de Francia

A lo largo de estos meses he podido descubrir muchas Donostias. La Donostia más clásica que rodea el Paseo de la Concha, el toque histórico que aporta la Parte Vieja o los aires de modernidad y progreso que llegaron con el Kursaal son sólo los ejemplos más conocidos de una San Sebastián que tiene muchos colores.

lost_in_la_concha_paseo_de_francia_donostia_san_sebastian

Pero, sin lugar a dudas, hay un lugar que me atrae como pocos. El encanto del Paseo de Francia es innegable. Me gusta porque considero que tiene una magia especial. La tranquilidad que ofrece este paseo junto al Urumea invita a disfrutar. Ya os dije hace tiempo que soy fan de la zona del rio, aunque siga siendo forofo de La Concha. Vale, es mi casa, pero es que está siempre taaaan llena de gente. Estoy planteándome seriamente poner un cartel de “Por favor, alienígena durmiendo, no molesten”.

Las señoriales casas que bordean el paseo, los majestuosos arboles y la combinación extraña del bidegorri, las zonas verdes y la acera para peatones convierten a ésta en una zona especial.

lost_in_la_concha_paseo_de_francia_mensajes_donostia_san_sebastian

Una de las mansiones tiene unos extraños mensajes grabados en su entrada. Cada vez que paso por delante me tomo unos minutos para observarlos y pensar. ¿Quién sería la persona que escribió esos grabados? Admito que soy un alienígena bastante mal hablado, serán las consecuencias de conversar tanto conmigo mismo que a veces ni me aguanto. ¿Eso supone que sólo me esperan desgracias? Afortunadamente yo por ahora no tengo casa, solo una nave pero, me tendré que andar con ojo. Y el segundo mensaje me parece todavía más indescifrable. El día que me arme de valor entraré en ese extraño edificio. Porque sinceramente, es un extraño lugar que me produce mucho respeto. Me da la impresión que me va a salir un fantasma por cualquier esquina. Y yo, además de alienígena, soy un poco cagueta.

lost_in_la_concha_paseo_de_francia_fuente_donostia_san_sebastian

Finalmente, siguiendo el Paseo llegamos a una fuente que me gusta mucho, tiene un aspecto decadente que la convierte en irrepetible. No se puede comparar con otras grandes fuentes de la ciudad como pueden ser la de la Plaza Bilbao o la de la Plaza Pio XII pero, saluda a los viajeros que llegan a la Estación de Tren así que, es de las que más visitas recibe al día. Lo que tampoco acabo de entender es la escultura de este planeta. ¡Esa manía de poner a todo el mundo a medio vestir! Por culpa de llevar poca ropa, yo me he pillado unos catarros del copón, y estas estatuas no son una buena guía para los turistas. Estoy por poner bufandas a todas las figuras de la ciudad.

lost_in_la_concha_paseo_de_francia_obras_donostia_san_sebastian

Este es uno de mis lugares favoritos de la ciudad pero, últimamente anda un poco revolucionado. No sé qué pasa en la zona de la estación pero, están haciendo agujeros por todos lados y no paro de ver a gente trabajar. No sé si se trata de armamento de defensa o de ataque. Más me vale estar preparado para cualquier eventualidad. Por mucho que lleve tiempo aquí y no haya sido descubierto, puede que estos terrícolas estén preparando algún tipo de elaborada trampa. ¡Siempre vigilante!