Días de vino y rosas… Y ataques alienígena

Pues nada, que ya estamos en diciembre: el mes de la txistorra y el polvorón, el Olentzero juan zaigu y el All I want for Christmas, los árboles de Navidad y los amigos invisibles. ¡Que el ritmo no pare!

Ya estoy dándole poco a poco la vuelta al 2018. La verdad es que la renovación integral que le di a la nave, le ha dejado de un nórdico en blanco y negro que haría las delicias del General Supremo de mi unidad. El tío es bastante soso, pero es el que manda. En todo caso, he descubierto que las flores le dan un toque de color a la nave que da gusto. Que vale que son cadáveres andantes en una lenta agonía a la desintegración pero, cuando en tu planeta este tipo de cosas se extinguieron hace eones; pues mira se agradecen las rosas, orquídeas y demás flora terrícola. Te alegran un día duro… Y si ya los días duros los terminas con unos vinos en buena compañía; todo es aún mejor. El vino siempre es el amigo que nunca falla.

Por cierto, tengo que escribir con urgencia a la Comandancia interestelar. Algún alienígena listomari se ha dejado la nave tirada junto a la Concha. Yo al menos tuve un poco de cuidado y la escondí en la bahía. Lo de que me estrellé, es un detalle sin importancia. No lo entiendo, si hubiera sido yo, tendría el ovni lleno de multas de OTA. No sé si es amigo o enemigo, pero habrá que andarse con ojo. En todo caso, tengo claro que sólo hay sitio para un alienígena en Donosti.

Anuncios

Creo que me quedo un tiempo aquí: Índice del presente informe de de investigación

¡He sido localizado! No tienen ni idea de cómo sacarme de aquí pero, por lo menos saben dónde estoy. Estaba yo recuperándome del disgusto de ayer mientras intentaba arreglar el “Traductor 6000” cuando he visto que empezaba a entrar una comunicación directa por la radio subespacial. Con enorme alegría he empezado a resumir mi situación y mi localización pero, el General Supremo ha tenido la amabilidad de informarme que todas las naves están ocupadas con la Guerra de la Galaxia Andrómeda. Me ha recalcado que no me debo preocupar, que ha pasado la solicitud de equipo de rescate al departamento correspondiente y que cuando consiga todos los permisos esto será coser y cantar. Se notaba un tono sarcástico sobre todo hacia el final, no sé.

Cuando el General Supremo te informa de algo, no queda más que asentir, y aceptar las decisiones tomadas. Es el gran jefe de nuestra armada y a algunos compañeros les podría extrañar que no hayan tramitado un rescate de urgencia. Pero teniendo en cuenta que su Excelentísimo me sorprendió en actitud poco profesional con su mujer, creo que este rescate va a ir para largo.

lost_in_la_concha_playa_donostia_san_sebastian

En fin, voy a respirar hondo. Esta puede ser la manera de conseguir el ansiado ascenso a Coronel. Voy a dedicarme a investigar este planeta extraño y a resumir mis hallazgos. Ya he decidido los epígrafes del informe:

–       A la caza de alimento: Resumen de mis hazañas de caza y captura de manjares curiosos para llenar mis 5 estómagos. Estoy harto de comer algas, va a ser la misión más urgente.

–       Flora curiosa y fauna indescriptible: Toda planta, animal o cosa que se cruce en mi camino merece un estudio pormenorizado.

–       Misiones de reconocimiento: Reservaré un epígrafe para cumplir con las órdenes directas del General Supremo, si es que no se olvida de mí.

–       Misterios sin resolver: Todo lo que no entienda y a lo que no encuentre explicación.

–       Momentos de relax y mantenimiento de la nave: Los daños han sido grandes, y lo mío me va a costar arreglarla. Esta información será incalculable para los técnicos de arreglos varios.

–       Ritos y costumbres extrañas: Estos terrícolas no se parecen a nada que haya visto antes, van vestidos a la calle y seguro que hacen cosas más raras todavía.

En fin, ya está preparado el índice del informe. Voy a salir a nadar un rato y a gritar todo lo que pienso sobre el General Supremo. Esta insoportable tormenta ahogara mis gritos para que no me oigan los terrícolas. ¿Aquí no para de llover nunca?