Pesadilla de una noche de verano

Todos tenemos rincones favoritos en la ciudad; La Concha es mucha Concha, el parque Cristina Enea es un pulmón de tranquilidad en el trajín diario y por ejemplo la Parte Vieja es un laberinto de misterios. Pero, si un txoko siempre me cautiva es el Paseo Nuevo. Desafortunadamente, estuvo cerrado unos meses pero ya está a pleno rendimiento. Para pasear tranquilamente, para disfrutar de la enormidad del Cantábrico, para hacer un poco de deporte… es un lugar idílico. Además, ahora que la ciudad está algo más tranquila, es el rincón perfecto para relajarse en estos estupendos días que nos está regalando septiembre.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_escultura_donostia_san_sebastian_pais_vasco_euskadi

La tranquilidad que se respira por este camino siempre me ha gustado. Es posible alejarse del bullicio de la ciudad y mientras mi querido monte Urgull hace de pantalla, se puede uno perder en la inmensidad del mar; ese mar cantábrico que me tiene enamorado, ese azul infinito en el que a veces da ganas de perderse.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_altura_urgull_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

La verdad es que es un rincón que puedo llegar a visitar más de una vez al día, porque me inspira paz; los días que me pongo melancólico y me da por acordarme de mi hogar, pues paseo por aquí. ¿Por estas tierras estoy muy a gusto eh? Pero el corazón tira para el hogar, y una madre es una madre. Qué estará pensando mi pobre madre no lo sé, aunque probablemente seguirá más de cerca la meteórica carrera de mi hermano Garb, que tiene un puestazo en el Ministerio Intergaláctico. No nos engañemos, los padres siempre tienen favoritos, uno se deja los tentáculos peleando en los rincones más recónditos del universo conocido, y tu madre te cuenta que a tu hermano le han puesto cortinas nuevas en la oficina. Pero bueno, no me quejaré, siempre viene bien tener contactos en el Ministerio, aunque con el éxito que está teniendo mi misión de rescate no sé yo si mi hermano me quiere tanto como dice.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_bahia_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Que me desvío del asunto en cuestión, hablábamos del Paseo Nuevo, un rincón incomparable al que merece la pena volver una y otra vez. Estos días de septiembre están siendo un regalo del cielo pero, tengo la refrigeración osmótica estropeada y en la nave se acumula calor, humedad… Estoy planteándome seriamente cederla a la Perla como sauna extra y de paso sacar algo de benefició, porque la nave ahí varada en la bahía, no la estoy amortizando. Así que opté por pasear, como no, por el Paseo Nuevo. Está claro que de noche vistas no va a haber, pero iba yo tranquilamente pensando en mis cosas cuando empecé a escuchar unos sonidos extraños. Eran unos tenebrosos ruidos rítmicos que me aceleraron las pulsaciones, además de vez en cuando se oían gritos femeninos que me hicieron acelerar el paso. Parecía que mi paseo no iba a ser tan tranquilo como pensaba. Desafortunadamente, todo no quedó ahí, pues más adelante empecé a escuchar extraños cánticos en la oscuridad. Hay que decir que tengo una imaginación bastante independiente, y le da por pensar cosas raras sin que yo me dé cuenta. Ya me estaba viendo a los soldados saliendo de las tumbas del Cementerio de los Ingleses y montando una fiesta.

lost_in_la_concha_paseo_nuevo_noche_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

El paseo empezaba a parecerse a la final de 100 metros lisos, porque lo único que buscaba era que las luces del Kursaal iluminaran mi camino. Pero, lo que vi fue una pequeña luz que se movía rodeada de reflejos naranjas que venían directos hacía mí. Ya convencido que las autoridades me habían localizado cargué mi pistola de protones cuando un pequeño golpe de cordura me hizo parar y esperar a que las luces se acercaran. No era más que un runner equipado con todos los gadgets de última generación. A puntito estuve de meterle el frontal de luz por su orificio trasero, y a la pandilla de quinceañeros que estaban de litros por Urgull ya les hubiera dado un buen susto. A la pareja que estaba copulando en un viejísimo Renault 5 haciendo ruidos infernales de ultratumba pues, la dejaría en paz. Pillar cacho en esta ciudad es muy complicado, ¡y es motivo de celebración!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s