¿Cómo ser mujer donostiarra y no morir en el intento?

Mensaje para el Teniente Gorb

Estamos muy contentos con el resultado de sus investigaciones STOP Siga observando a esta gente tan extraña STOP Consideramos que siempre opta por infiltrarse en ese entorno hostil metamorfoseado en especímenes machos STOP Échele un par de tentáculos y sea hembra por una vez STOP Su estudio necesita ser lo más completo posible

La Comandancia Interestelar

lost_in_la_concha_barandilla_atardecer_donostia_san_sebastian

Ay Comandancia Comandancia… ¡Qué fácil es opinar desde la distancia! ¿Echarle un par de tentáculos? Nada es tan fácil como lo pintan. Les recuerdo que una de mis primeras misiones ya experimenté con un cuerpo femenino, el de una tal Megan Fox. Pero, uno es un investigador comprometido por la causa así que dicho y hecho. Este fin de semana se celebraba el Día Internacional de la Mujer. ¿Qué mejor ocasión para disfrutar de la vida donostiarra en femenino?

Fase uno para sobrevivir, imprescindible encontrar un buen modelito. Lo bueno de la metamorfosis cuántica es que uno puede tomar el aspecto que desee. Pero, el tema de la vestimenta y los accesorios es algo igual de importante. ¿A dónde ir?

lost_in_la_concha_zara_mango_loewe_odditty_compras_donostia_san_sebastian

El centro de la ciudad está plagado de lugares para encontrar trapitos que ponerse. Pero, tanta oferta complica el tema. Uno no sabe si lo que mejor le va a sentar son unos leggings tipo cebra, un corto vestido con transparencias, una camiseta asimétrica que no sabes cómo colocártela o una falda con muchas lentejuelas. Al final opté por una de las más conocidas cadenas españolas. El sol nos acompaño por primera vez en mucho tiempo durante el fin de semana por lo que la tienda estaba hasta los topes. Curiosamente, a la amable señorita que ayudaba a las bellas jovencitas como yo en su búsqueda del modelito perfecto, le parecía que todo lo que me ponía me sentaba estupendamente. Yo no lo tenía nada claro, estoy convencido que la luz utilizada en esos agujeros del horror que llaman probadores genera un vórtice interdimensional que te traslada a un universo paralelo en el que ocupas el mismo espacios físico pero las formas no son lo que parecen y los colores cambian de tonalidad. Lo más divertido de la tarde fue encontrarme con una jovencita que llevaba seis pares de pantalones en la cola de la caja. Pobre, pensé que había perdido todas sus prendas debido a alguna desgracia. ¡Qué equivocada estaba! Gustosamente me explicó que prefería probarse la ropa en casa y devolver lo que no era de su agrado. Como sistema para ahorrarse el trago del vórtice interdimensional del probador lo veo pero, ¿no es un rollo andar atrás y adelante con los pantalones hasta encontrar el pantalón perfecto?

Y no hablemos del calzado. ¿Qué cruel bestia inventó eso que llamáis tacones? Eso es peor que cualquier tortura a la que me puedan someter a mí en las mazmorras de los Sshzeks. Pero, uno se sacrifica… bueno, esta vez UNA se sacrifica por la causa científico-antropológica interplanetaria y salí monísima de la nave. He de confesar que parecía un cervatillo recién nacido. No había manera de ir dignamente paseando por La Concha con tacones.

lost_in_la_concha_farra_parte_vieja_donostia_san_sebastian

La noche donostiarra me acogió con los brazos abiertos. Parece que los machos donostiarras son buenos samaritanos y si ven a una jovenzuela sola pasear por los bares, sólo quieren que la pobre chica no se sienta sola. Eso sí, primeramente deben saciar su sed a base de cubatas, parece que la noche está llena de hombres sedientos porque pocos se acercaban sin haber tomado unos tragos antes. Uno de los más valientes se acercó para informarme que me quería llevar a ver las estrellas en su nave. Cuando le informé que seguro que mi nave era más grande que la suya, se puso un poco pálido y salió por piernas. No entiendo por qué se asustó tanto. Seguí relacionándome con los hombres mientras aguantaba miradas críticas de más de una mujer. Pero, resultaba cansado quitarme a gente cada vez más borracha de encima. Así que tocó volver paseando a la nave y preparar el siguiente ataque. Yo no tengo manías, tengo amor para todos y para todas, pero no sé yo si la noche donostiarra es el lugar para encontrarlo.

lost_in_la_concha_lilaton_dia_internacional_de_la_mujer_donostia_san_sebastian

El domingo me olvidé del disgusto corriendo la Lilaton con un montón de mujeres donostiarras. Una experiencia bonita, cada vez me gusta más esto del running. Lo que si me quedó claro es que como todas éstas se pongan de acuerdo… Los hombres de este planeta lo tienen crudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s