Oleaje en Donostia: el poder de atracción de las fuerzas de la naturaleza

Bien sean erupciones solares de la Constelación Gordiana o los movimientos de las mareas heladas del planetoide 74, las fuerzas de la naturaleza siempre han atraído a todos los seres vivos. Eso es cierto aquí, y en Plutón.

lost.in.la.concha.bahia.olas.donostia.san.sebastian

Donostia no podía ser menos, y el marco incomparable de La Concha es punto de parada obligatorio, y no sólo porque sea mi casa. Habitualmente el poderío de las aguas es más espectacular en el Paseo Nuevo o en la Zurriola pero el pasado fin de semana no hubo zona donostiarra en la que el mar no dejara su huella. Previamente avisados por las autoridades sobre la llegada de temporal marítimo, opté por poner al máximo los generadores de gravedad de la nave para afianzarla en el lecho de la bahía. Menos mal, si no los hubiera conectado a saber dónde hubiera amanecido. Tras un sueño tranquilo desperté dispuesto a analizar la situación.

Las redes sociales echaban humo con imágenes, videos y todo tipo de comentarios sobre una noche en la que un tal Poseidón había decidido descargar toda su furia sobre la ciudad. La primera fase había sido de tensa expectación. Empezar a ver tantos mensajes no hizo más que animarme a salir.

lost.in.la.concha.destrozos.bahia.puerto.donostia.san.sebastian

La impresión que me dio ver trozos de barandilla por todos lados no se puede describir, del asombro inicial pasé a una incredulidad que no me permitía cerrar la boca y suspirar de alegría porque a la nave no le había pasado nada. Mi archivo gráfico de la misión en Flickr no hace justicia a lo que me encontré.

lost.in.la.concha.destrozos.zurriola.donostia.san.sebastian

El mar había dejado claro cuál era su lugar, y quién tenía el poder. Y los terrícolas estaban dispuestos a admirarlo y por qué no, admitirlo.

lost.in.la.concha.gente.oleaje.mareas.donostia.san.sebastian

Pocas veces he visto San Sebastián tan lleno de gente un domingo temprano por la mañana. Hordas de gente circulaban por las calles, como no, sin soltar el móvil. He de confesar que según avanzaba la mañana, se me iba cayendo el alma a los pies. Los destrozos han sido cuantiosos y tengo claro que no va a ser una recuperación fácil. La expectación inicial se convirtió en impresión hasta acabar en verdadera tristeza.

lost.in.la.concha.destrozos.puentes.oleaje.donostia.san.sebastian

Personalmente los destrozos en mis queridos puentes son lo que más me ha impactado. Pensar que el quinto puente ha sufrido daños es algo que no me cabe en la cabeza, dada la distancia al mar. Ver destrozada la barandilla del puente de Santa Catalina, pasear por el puerto y ver gente con cara de desesperación intentando recuperar sus barcas casi hundidas, gente por la Parte Vieja intentando sacar el agua de sus locales… Volví a la nave con los 7 estómagos hechos un nudo.

lost.in.la.concha.kursaal.gros.temporal.donostia.san.sebastian

El mar es poderoso, y debemos respetarlo. Pero, de toda esta experiencia lo que más me animó fue el comentario que me hizo un terrícola, que toda la gente se había volcado con los afectados para ayudar y colaborar en todo lo posible. Es lo que tienen estas cosas, que sacan lo mejor de las personas y es con lo que hay que quedarse. Un abrazo a todos los afectados, y adelante. ¡Ánimo Donostia!

Anuncios

Un pensamiento en “Oleaje en Donostia: el poder de atracción de las fuerzas de la naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s