El ataque de los 28.000

Mensaje para el Teniente Gorb

Nuestros sensores han detectado movimientos de 28.000 soldados corriendo hacia su posición STOP Esperemos que todo esté bien STOP Seguimos monitorizando sus acciones STOP Su madre le manda saludos

La Comandancia Interestelar

lost_in_la_concha_bahia_donostia_san_sebastian

Estimada Comandancia:

Muchas gracias por dar señales de vida. Pensaba que ya se habían olvidado de mí. Les agradecería que hicieran caso de mis solicitudes de provisiones. Lo de la alimentación lo tengo cubierto bastante bien pero, el tema de la limpieza de la nave deja mucho que desear. El salitre de la bahía de la Concha empieza a hacer estragos en el casco de la nave, y mí esta humedad me sienta fatal.

Agradezco enormemente su preocupación por el movimiento de tropas señalado pero, teniendo en cuenta que todo esto fue el domingo por la mañana, a estas alturas de la película ya no estaría entre los vivos. No se preocupen, tan sólo se trataba de la Behobía-San Sebastián, una de las carreras populares más conocidas en este planeta.

lost_in_la_concha_behobiass_corredores_donostia_sansebastian

Ya les informe en su momento, que por esta ciudad lo de correr se lleva mucho, y he de confesar que engancha. Sobre todo en el último par de meses, se ha podido observar a gente trotar por todas las zonas de la ciudad, a todas las horas del día y de la noche. Me costó lo mío descubrir que se trataba de la preparación para esta conocida carrera. Ya son 49 ediciones y decir que se ha sido capaz de finalizarla es un símbolo de estatus que sólo algunos consiguen. Una ruta de 20 kilómetros que une la frontera con Donostia hace sufrir a más de uno con el Alto de Gaintxurizketa, o el falso llano de la Avenida de Navarra por ejemplo.

lost_in_la_concha_behobiass_kursaal_donostia_san_sebastian

Pero, la ciudad se vuelca con la carrera y según he podido observar, las sensaciones de recorrer especialmente los últimos kilómetros animados por cientos de personas que aplauden, tienen que ser indescriptibles. Además, hay que tener en cuenta que en noviembre, el tiempo por estas tierras no suele ser especialmente agradable. El domingo hubo lluvia, frío y sobre todo viento, mucho viento. Por eso, todas las personas que consiguieron superar semejante hazaña tienen todo mi apoyo y admiración.

Al principio me reía cuando veía a estos corredores vestidos de ropas de colores sudar mientras recorrían la bahía de lado a lado. Ahora que empiezo a ser cada vez más donostiarra, he de confesar que es una sensación que engancha. Quizá incluso me una a ellos en esta carrera alguna vez, quizás en el 2018?

Díganle a mi madre que estoy muy bien en Donostia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s