Si no puedes con tu enemigo, únete a él

No me puedo quejar, ha sido un fin de semana de lo más agradable. He seguido con mi inmersión gastronómico-social en la fauna local a base de comer un pintxo detrás de otro. El viernes probé un nuevo concepto, la “Keler Pintxo Week” que me dio pié a saborear diferentes delicias acompañados de cerveza, un dorado líquido delicioso que se merece un post aparte. Esta gente bebe líquidos de todo tipo y color, habrá que ir probándolos.

lost_in_la_kontxa_keler_pintxoweek_salt_donostia_san_sebastian

Deliciosos alimentos en el Salt el viernes y un sol esplendido el fin de semana. ¿Qué más se puede pedir? El domingo decidí alejarme un poco y descubrir el verde esplendor de un parque que llaman Cristina Enea. Debo volver a analizarlo más a fondo, pues sólo conseguí arañar la superficie de los misterios que esconde: anímales extraños, árboles curiosos y terrícolas disfrutando de un hermoso día. Las primeras imágenes de la misión están a vuestra disposición en Facebook.

El problema llegó ayer por la mañana, cuando me quedé atascado en el módulo de descanso sin poder salir. Fueron unos horribles momentos de angustia en los que mis 234 años pasaron delante de mis ojos en 10 segundos: mi primer día de escuela, mi graduación en la Academia… Estaba claro que pasarme toda la semana poniéndome hasta arriba de pintxos había tenido sus consecuencias.

Nunca he sido amigo del ejercicio, y las pruebas físicas para teniente me costaron lo mío. No voy a negar que un cilindros de metacrilato de los módulos de descanso no son precisamente holgados pero, esa experiencia cercana a la muerte me hizo darme de bruces con la realidad, había aumentado mi envergadura corporal de manera significativa

Ya llevo un tiempo aquí, y he podido constatar cosas curiosas. Los habitantes de esta ciudad tienen constantemente vigilada la playa, temiendo una invasión por mar. Lo que supongo que serán soldados van haciendo la ronda alrededor de la bahía durante prácticamente las 24 horas del día.

A paso más que ligero, recorren toda la bahía con cara de extenuación para volver por el mismo lugar por el que han venido. Lo que no acabo de de entender es la poca seriedad con la que realizan su tarea. Muchos van haciendo la ronda en grupo y hablando entre ellos, si los marcianos los atacasen, les pillarían desprevenidos. Además, más de uno lleva aparatos de música portátiles, lo que minimiza su capacidad de escucha. Si me instructor de la Academia los viera… Pero lo más grave es, ¡que se visten de colores chillones! Camisetas verdes, azules e incluso amarillas. ¡Amarillas! No creo que sea la mejor manera para que un buen soldado se camufle.

lost_in_la_concha_bidegorri_paseo_nuevo_donostia_san_sebastian

Otro aspecto interesante, más de uno recorre un camino delimitado en color rojo para hacer la ronda, y acaba discutiendo con los soldados que circulan en unos extraños aparatos de transporte mecánico. Es un poco raro, porque parece que el ejercicio lo tiene que hacer el propio soldado para poder moverse. ¡Cuánto les queda por aprender a estos humanos! Si supieran las propiedades energéticas de eso que llaman aguacate, serían capaces de transportarse de manera mucho más eficiente.

En resumen, la bahía está cada vez más poblada y me siento cada vez más observado, pero estas patrullas son la excusa perfecta para hacer un poco de ejercicio. Estoy sólo y abandonado en este planeta, y lo mejor es pasar a una infiltración más agresiva tras las líneas enemigas.

lost_in_la_concha_deporte_running_donostia_san_sebastian

Si en mi planeta me vieran así vestido, me obligarían a internar en algún centro psiquiátrico. Pero, soy un investigador sacrificado y esta es una manera para conocer más sobre los terrícolas. Paso a paso voy aprendiendo un poco de sus ritos y costumbres, y dado que estoy aquí solo, y sin apoyo logístico: “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”

Anuncios

5 pensamientos en “Si no puedes con tu enemigo, únete a él

  1. Estimado Gurb, digo Gorb: es muy probable que los soldados que hacen la ronda vestidos de naranja o similar no sean tales, si no soldados de otras regiones en intercambio, instrucción, o similar… ¡La única forma de que un vasco se vista de naranja es enviarlo al tour de Francia! (Oscar Terol dixit)

  2. Pingback: ¿Hace usted algo más que comer Teniente Gorb? |

  3. Pingback: El ataque de los 28.000 |

  4. Pingback: Dicen que correr es de cobardes |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s