Pues no he llegado a la Behobia San Sebastian

A principios de 2018 os contaba mis objetivos para este año. Mi tentáculo tranqueal me estuvo dando la lata, y me vi obligado a dejar de lado las actividades físicas. Quién iba a decir que le iba a coger gusto a trotar por la Concha. Pero bueno, tras el susto inicial, empecé el año optimista, con la intención de correr la carrera entre las carreras. Y tenía ganas, y tenía dorsal… Pero al final he llegado a noviembre en la buena forma que debería. Aaaayyyyy 2018, que año más hijo puta has sido. Sigo de lío en lío y de susto en susto. En fin, me consuela pensar que quedan menos de dos meses para acabar. Las aguas están volviendo poco a poco a su cauce. Y que demonios, ¡acabo de recibir un cabecero precioso para la nave!

No ha podido ser, me he estado comiendo los tentáculos viendo a los amigos pasar. De dos carreras este año, ninguna la he corrido a gusto. No he estado entrenando como debería ni comiendo le que me conviene, jeje. Pero bueno, no hay mal que por bien no venga. Aunque suene muy Mr. Wonderful… Sólo me han entrado más ganas para correrla en 2019.

El 2018 ha sido torero, mucho. Pero si sobreviví a la Guerra de los 8 planetas, ¿cómo no voy a salir de ésta? Patapum adelante… Always up!

Anuncios

Y sigo desayunando, y tomando cañas, y pintxos…

Si el final de 2017 fue una montaña rusa en muchos aspectos, lo del 2018 ya ha sido como ir a Port Aventura hasta arriba de substancias psicotrópicas. Una locura vamos, y me da pena tener abandonados los informes de misión. Pero quedémonos con lo bueno, tengo la nave más elegante del mundo y este rincón del universo, nave auxiliar nueva, y sigo desayunando por ahí, y tomando cañas.. y pintxos… Me quedan todavía un par de batallas por ganar aún pero, en el fondo no me puedo quejar.

 Tengo un objetivo claro en mente. Tengo que hacer algo con el habitáculo de descanso de la nave. Ya os he contado que la nave está que da gusto verla. Un habitáculo de limpieza personal elegante, una zona de elaboración de nutrientes espectacular y un txoko de relax que da gusto verlo. Pero, lo del habitáculo de descanso… es otro cantar. Tan blanco y prístino, parece una celda de la prisión hospitalaria del planeta Garemon 5.

Y así no puedo seguir, que si algún día consigo pillar cacho; al ver el dormitorio se va acabar cualquier tipo de opción de achuche. Huirían, sin mirar atrás. Que le falta calor. Tengo diferentes opciones, como aprender a hacer colchas de ganchillo o dedicarme a coser mantas de patch-work; no tengo claro qué hacer. Me falta visión para estas cosas, qué se le va a hacer. Se acerca el invierno y con este frío siempre se agradece un poco de calor. Y si no, siempre está la opción de adoptar un gato. Para hacernos compañía, no os preocupéis. Que no soy como esos salvajes de Melmak.

Pues eso, que tengo la cabeza hecha una coctelera entre mesillas, espejos, galanes de noche y litografías; mezcladas con fotos de gatos, mis batallas con la Comandancia Interestelar y otros líos que me traen un poco de cabeza. Pero siempre quedará un buen desayuno en buena compañía para vaciar un poco la coctelera. Hasta la próxima majos.

2018… Always up

Lo primero, obviamente, Urte Berri on terrícolas míos. Hemos cerrado el 2017 y arrancamos página en blanco. No os voy a engañar, tenía ganas de acabar de una vez. Digamos que especialmente el final del pasado año fue una puñetera montaña rusa con más traqueteo que la Montaña Suiza de Igueldo. Los que nos vemos en Instagram sabéis que me he echado los tentáculos a la cabeza y estoy remodelando la nave. Así que, 2018, arranco con la nave más elegante del universo.

A las obras, hay que sumarle un pequeño problema con mi tentáculo tranqueal que me ha estado dando un poco la lata. He tenido que meterme en la cápsula de regeneración tentacular durante un periodo más largo de lo habitual. Que nadie se preocupe, tenéis extraterrestre para rato pero tengo que tomarme la vida con un poco de calma estos días. Leyendo mucho y tirando de HBO y Netflix. Si tenéis sugerencias bienvenidas serán que ando un poco huerfano de “LA SERIE”. Además, sabéis que soy runner dominguero y la San Silvestre es una de mis carreras favoritas. Y este año no podía salir pero…

¡He tenido club de fans! Sabían que no podía correr y han hecho que corriera con ellos. Si es que hay amigos que valen su peso en oro y más… No me los merezco. Alguna lagrimilla ya solté.

Pues eso, que abrimos libro nuevo. El 2018 va a ser muy grande y estoy dispuesto a comérmelo con patatas. Tengo muchos propósitos pero mi Pepito Grillo partícular me ha dejado caer que si no los escribo y dejo constancia no valen así que, ahí van:

  • Seguir desayunando. Ya sabéis que es una de mis actividades favoritas. Desde las tostadas a las tartas de chocolate, desayunando en buena compañía se puede arreglar el mundo, y media galaxia.
  • Descubrir más rincones de Donosti. Lo bueno es que esta ciudad sigue sorprendiéndome y encuentro txokos nuevos a diario. ¡Que dure! Que sigo tan enamorado como el primer día.
  • Y por último… ¡Behobia-SS, voy a por tí! Igual llego a la meta del bule sin tentáculos pero, llegaré.

Lo dicho, abrimos libro nuevo. Y va a ser muy grande. Sobre todo, hagáis lo que hagáis, disfrutadlo. Urte berri on!

Arzak, simplemente Arzak

Extraterrestre cae en planeta desconocido, extraterrestre se agobia y se siente perdido, extraterrestre descubre que está en un txoko cojonudo de la galaxia. Y así, uno se despista y lleva más de cuatro años en este rincón del universo donde básicamente se dedica a comer y a beber. Bueno, de vez en cuando también corre poco y hace algo de ejercicio. Dicen por ahí que tengo mucho vicio, y si revisáis mi Instagram… Puede que tengan razón, jeje.

Pues eso, que aquí sigo. El Teniente Gorb siempre dispuesto a seguir exprimiendo y descubriendo los entresijos una ciudad que cada vez le gusta más. A pesar de la climatología bipolar que me tiene loco y va fatal para mis catarros marcianos. Creo que este otoño ya llevo tres. Los que me conocéis sabéis que mis siete estómagos no se llenan solos y trabajo arduamente para no pasar hambre. Siempre me gusta descubrir lugares nuevos. Pero, si hay un lugar grabado a fuego en la mente de todo donostiarra, y de medio mundo; es el restaurante Arzak.

Gipuzkoa es la zona con más estrellas Michelín por metro cuadrado y si un restaurante tiene su nombre grabado a fuego en la historia de la gastronomía, es el Arzak. Uno es un explorador concienzudo y sabía que un análisis exhaustivo de Donostia exigía una visita a semejante templo.

Muchos dirán que la alta cocina está sobrevalorada. Que no vale su coste. Que si las raciones son pequeñas, que si sales con hambre… lo sé. Hay restaurantes de alta gama de los que al salir me he sentido estafado. Pero también he pensado que me han robado cuando he pagado 20 euros por una “ensalada templada de lo que caiga” y una cerveza en ciertos antros. Lo de Arzak fue una experiencia gastronómica que disfruté con los cinco sentidos.

¿Cómo va a estar malo un bogavante troceado y salteado con polen fresco, sabor acido y dulce de panal azul? O los carabineros marinados en hierba de limón y menta acompañados de un preparado untuoso de remolacha y crujiente de krill. Vale, no sabía lo que eran la mitad de las cosas que comía a pesar de que el maître estuvo atento en todo momento a nuestras dudas. Pero para qué ponerse a pensar. Sólo tocaba disfrutar. Eramos el ejemplo de unos clientes satisfechos. Lo redondearon sacándonos un plato de foie extra para rematar el menú degustación. Con lo que me gusta a mi el foie. Casi lloro.

Una experiencia que tocaba vivir al menos una vez. Ya lo puedo borrar de la lista de sueños pendientes. ¿El próximo cuando y dónde?

Gorb; Yo, soy tu padre

Y para cuando te das cuenta, has pasado casi un año sin escribir un post. Gorb sigue vivo y dando la lata principalmente en Instagram pero, es cierto que sus informes de misión han ido cada vez más escasos. Esta aventura nació hace ya… ¡Socorro, más de cuatro años! Y nunca pensé que llegaría tan lejos. Gracias al teniente he conocido a gente estupenda y he vivido grandes momentos pero es verdad que últimamente tengo al pobre alienígena un poquito abandonado.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y por eso Instagram es donde podéis ver que Gorb sigue comiendo, bebiendo y viviendo Donosti como siempre lo ha hecho, a tope. Pero, algunos me han dicho que lo asesine y corte con su sufrimiento, otros que se enamore y busque pareja terrícola. Unos pocos me comentaban que volviera a su planeta. No lo tengo claro, me da pena despedirme de un compañero de viaje que tanto me ayudó en momentos difíciles.

No sé si son los buenos propósitos del nuevo curso o qué, pero estoy convencido de que Gorb volverá con energía renovada. Tiene muchos retos pendientes para el otoño, ya que lleva tanto tiempo por aquí, se ha decidido a reformar la nave. ¿Sobrevivirá a semejante hazaña? Además, por fin visitará un restaurante que ha querido probar desde el día que puso su primer tentáculo en Donosti. Una pista, empieza por A y acaba por K. Esto sigue damas y caballeros, el espectáculo debe continuar.

El aitatxo de Gorb

 

De brujas, cavernícolas y txalaparta

La vida sigue en este bello rincón perdido en la galaxia. Este verano ha estado lleno de locura y desenfreno, jugando a un maquiavélico juego que podríamos llamar “De boda en Boda” en vez de “De Oca a Oca”. La verdad es que no me puedo quejar, desde el marisco gallego hasta las camisas floreadas, ha sido un no parar pero; me he fundido mi asignación de gasto mensual establecido por mi estimada Comandancia Interestelar. Creo que ya no cuelan más gin tonic como gasto de “análisis y reconocimiento del terreno”.

Así que he optado por descubrir rincones cercanos, y qué narices, seguir trabajando. Buscamos teletransportarnos a los confines más alejados de la galaxia y no conocemos qué pasa en la puerta de enfrente. Siempre he pensado que para conocer a alguien, hay que saber de dónde viene así que la primera parada fue las cuevas de Sara, un bello paraje en tierras vasco-francesas.

lost_in_la_concha_cuevas_sara_euskal_herria_pais_vasco

Innegable el atractivo de la zona, y poder imaginar cómo vuestros ancestros se recogían del frío en ese lugar. Un bonito paseo de aproximadamente 45 minutos por el interior de la cueva bien merece una parada. Lo que me chirrió un poquito, vino a la salida.

lost_in_la_concha_txalaparta_cavernicolas_cuevas_sara_euskal_herria_pais_vasco

Vamos a ver, terrícolas míos. Soy el primero que piensa que hay que fomentar la cultura autóctona y trabajar para que no se pierdan las raíces pero, lo del cavernícola de la imagen tocando la txalaparta… No hay por dónde cogerlo. Prometo que he buscado datos, y entiendo el uso de la percusión como método de comunicación pero… que lo sigo sin ver, ni entender. Un poquito de por favor.

lost_in_la_concha_zugarramurdi_nafarroa_navarra

Toca dar un salto y plantarse en Zugarramurdi, bonito pueblo a pocos minutos de Sara en nave espacial. En este caso no encontré Home Sapiens tocando instrumentos, aquí había señoritas rubias con pies de pato que me animaban a bailar con unas damas en el campo junto a la cueva.

lost_in_la_concha_cueva_zugarramurdi_nafarroa_navarra

La verdad es que el entorno natural ayudaba a sentirse en unión con la tierra pero, cuando apareció el macho cabrio opté por salir por patas, o por tentáculos en mi caso. Esa historia, no podía acabar bien.

lost_in_la_concha_cueva_zugarramurdi_vistas_nafarroa_navarra

Conociendo los antecedentes de la zona, con más de 300 personas apresadas en el siglo XVII, a ver dónde iba acabar yo. Si a una pobre señora que utilizaba remedios naturales acababa en una celda, a saber qué haría la inquisición con un ser morado y de tentáculos como yo.

lost_in_la_concha_zugarramurdi_museo_brujas_solomillo_navarra_nafarroa

Y nada mejor que acabar llenando los siete estómagos. Como nota curiosa, el solomillo con foie se servía sobre una rodaja de pan, bien mojado en salsa, como el plato ya era ligero, había que darle consistencia. Es muy curiosa vuestra historia estimados terrícolas, tengo que seguir investigando sobre los orígenes de la txalaparta y la brujería, tengo una cita para la semana que viene con una tal Mari, y quiero ir preparado.

Largo verano de aventuras

Mensaje para el Teniente Gorb

¿Está usted vivo?

P.D.: ¿Hay que cancelar la misión de rescate?

La Comandancia Interestelar

¡Hombre Comandancia! Cuanto tiempo sin vernos, bueno leernos. Pero, ¿misión de rescate hay? Que no es que me queje pero, llevo más de tres años por aquí, y creo que no hay atisbos de salir de este rincón perdido en la galaxia.

lost_in_la_concha_lluvia_sol_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

La verdad es que en peores sitios podría haber caído, que Donosti es muy bonito. Pero esta climatologia bipolar va fatal para mis catarros marcianos. Véase la imagen superior como representación visual de cómo el clima donostiarra puede cambiar en unas pocas horas. Vale, quizás se me ha ido un poco la mano con los filtros de Instagram pero, creo que la idea queda clara. En el próximo envío de provisiones incluyan un par de palets de kleenex por favor. Que no sé qué me da que el otoño será largo.


Yo he seguido disfrutando de San Sebastián en todo su esplendor. Es el año de la Capitalidad Europea, y se nota. Yo casi casi me considero un donostiarra más y despotrico contra los guiris pesados como el que más. Que todavía no han aprendido que ¡no hay que llenar el plato de pintxos en el mismo bar! Aaaaay, lo que os queda por aprender queridos. Ah, y llega el Zinemaldi, días especiales en Donostia donde los haya.
En todo caso, si hay un día que me guste es el de la Bandera de la Concha. No sólo por las regatas, que es un deporte que me sigue impactando. La verdad es que lo vuestros deportes… merecen un capítulo aparte. Pero, ese día es muy importante en la Kuadrilla que me suelo infiltrar de vez en cuando. Es el concurso de pintxos anual.

El año pasado mis viajes por tierras inglesas me impidieron asistir. Y este año no niego que iba con ganas. Busqué recetas durante semanas intentando encontrar la combinación de sabores perfecta. Lo que no esperaba, y me tocó los tentáculos de manera soberana no lo voy a negar… ¡Era quedar último!


Admito que cometí un error de principiante, no probé la receta antes. Y utilizar ingredientes exóticos como el cous cous y las hierbas provenzales quizás era demasiado arriesgado pero, que te gane un pintxo de txistorra frío… El año que viene me llevo la pistola de rayos cuánticos para darle el último golpe de calor al pintxo. O un poco de jamón del bueno y punto… Para qué pasarse horas en la cocina. Está claro que el tema de las condiciones medioambientales en este concurso es básico. Que no podemos calentar los pintxos vamos. Bueno, y lo de la miel y la boca del asno también hay que tenerlo en cuenta. Qué le vamos a hacer, lo que vale en estos acontecimientos son las risas en inmejorable compañía.
Lo que no te mata te hace más fuerte. Yo que he peleado en las Dunas de Falafles saldré de ésta, y el año que viene volveré a la pelea con los tentáculos bien altos. Y el postre para 15 claro, que ser el último tiene premio. En fin…

¡Viva el vino!

El beber está de moda. Bien sea para deleitar el paladar con un buen caldo de las mejores uvas, para celebrar algún acontecimiento en buena compañía o, para qué engañarnos, olvidar las penas; lo de deleitarse con un buen vino está en boga. Y lo más curioso es que parece que todo el mundo sabe de vino.

lost_in_la_concha_donostia_getaria_euskadi_pais_vasco

“Yo sólo bebo Gran Reserva porque mi paladar es capaz de discernir el leve cariz de frambuesa de la riviera francesa en el momento que la lengua roza el brebaje divino”. Cuanto mal ha hecho Internet, todo el mundo es sumiller, enólogo y sabio de la uva. Lo confieso, siempre he sido más de tinto que de blanco, quizás hasta un poco racista vinícolamente hablando pero el sábado todo cambió.

lost_in_la_concha_txakoli_ameztoi_getaria_euskadi_pais_vascoTuve la enorme suerte de ser invitado a un paseo por las instalaciones de Ameztoi en Getaria. Había disfrutado de las bondades del pueblo, sin saber que en los colinas de los alrededores se plantaban las uvas responsables de un espectacular brebaje del que ya soy fan, el txakoli.

lost_in_la_concha_ameztoi_getaria_euskadi_pais_vascoUno se sacrifica por la causa, y estoy obligado a analizar todas las costumbres terrícolas, así que poder conocer los secretos de la elaboración del vino en cuestión era importante. Y ya que estamos, pasar un buen rato en la mejor compañía, como no. Al final, lo que me quedó claro es que lo importante no es si el vino ha tenido 10 años para envejecer en barrica de roble americano o francés. O si se aprecia el leve toque de enebro cuando el líquido desciende por la garganta. Como un terrícola sabio me comentaba durante una excelente comida regada por litros y litros de txakoli, el buen vino se asocia a momentos y personas. Un gran reserva no tiene por qué ser mejor que un vino del año por decreto ley. ¡Si hasta he tomado vino con pomelo! No hay que tener miedo a probar cosas nuevas señores, y hay vida más allá del Rioja.

lost_in_la_concha_txakoli_ameztoi_getaria.euskadi_pais_vasco

En resumen, fue un gran sábado. El problema llegó al intentar volver a la nave. Tome la costa como guía, pensando que si seguía la línea del mar, llegaría a mi amada Concha sin problemas. Cuando aprecie el contorno del Museo Guggenheim en la lejanía me di cuenta que mi teoría inicial era válida, si escogía la dirección correcta. Finalmente llegué a mi hogar, con mi cajita de txakoli para rememorar los buenos momentos vividos en la nave. El dolor de cabeza del día siguiente es otra historia. Y puedo decir sin sonrojarme que yo ERA de tinto, pero me he abierto a experiencias nuevas. ¡Viva el vino!

A veces… Veo comida, y más comida

Y yo sigo aquí, paseando, investigando y disfrutando. Dejando a un lado conflictos puentiles y semanas de lluvía intensa que me han hecho arrastrar un catarro marciano tras otro, sigo saboreando Donostia. Es una ciudad con magia, aunque sea gris, húmeda y fría.

lost_in_la_concha_kata4_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Al mal tiempo buena cara, y qué mejor manera que hacer parada y fonda en algún rincón. Tenía más que probada la terraza del Kata 4, imprescindible en San Sebastián. Pero me faltaba probar su cocina más a fondo. En estos tiempos se multiplican las ensaladas a 13 euros y raciones recalentadas por las que pagamos un ojo de la cara, así que siempre es un placer degustar un menú un poco más elaborado con ingredientes de los buenos. Tengo que darme un homenaje a base de ostras un día. Volveré!

lost_in_la_costa_sagardotegia_araeta_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Lo mío es vicio y cuando cojo carrerilla no paro. También he podido disfrutar de la temporada de sidrerías. Pero hay sidrerías… y sidrerías. Araeta se sale de la sagardotegi habitual en la que necesitas comer con el plumífero puesto. De hecho, tienen sidra de pera. Sí, de pera. Confesaré que así como el resto estaban un poco flojitas, la de pera estaba muy buena. Uno ya empieza a tener una edad, y poder comer calentito, pues se valora. Y cuando te hartas de carne, pues es una buena señal. Sin prisa pero sin pausa, me puse hasta arriba.

Y la cosa ha seguido, porque yo a veces veo comida… y más comida. Donostia es una ciudad de mucha tradición culinaria. Lo he visto, lo he vivido y lo he saboreado. Pero las cosas cambian, y hay rincones que dejan un hueco difícilmente llenable en el corazón de muchos donostiarras. Había oído hablar del Urepel como templo gastronómico en la mente de muchos donostiarras. Hace poco ha reabierto sus puertas con aires renovados. Había que probarlo.

lost_in_la_concha_urepel_cena_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

La verdad es que tras un día duro, fue un placer de cena. Los raviolis rellenos estaban para lamer el plato y no dejar gota. El bacalao en ajoarriero, también suculento. Pero me sobrevino el espíritu sano tras las semanas de excesos y opté por un postre “saludable”. Deliciosa fruta con yogurt que duró poco en el plato. En todo caso, acabé trapiñándome la mitad del tiramisú de mi acompañante. No llegó a la foto, si es que no tengo medida. Eso sí, estaba ESPECTACULAR!

lost_in_la_concha_ekibe_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

No me pierdo una, la carne es débil. Está claro que los pruebas físicas de la Academia Interestelar ya no los apruebo ni de coña. Así que toca darle caña al cuerpo. No soy muy fan del fenómeno gimnasio pero la verdad es que lo de la electroestimulación combinada con el ejercicio me ha gustado. Lo de venir a Ekibe, tiene un punto masoca, puesto que te tiembla todo el cuerpo mientras haces ejercicio. Veremos como va la cosa, seguiremos informando sobre la “Operación alienígena buenorro”. Disfruten de la Semana Santa estimados terrícolas. Torrijas time!

Presupuesto 2016

 

Estimado Teniente Gorb:

Una vez analizada su solicitud de fondos para el presente ejercicio terrestre lamentamos informarle que ha sido denegada. La Comisión de Distribución de Fondos Galácticos (CDFG) ha considerado que sus necesidades actuales se ven plenamente satisfechas con nuestros envíos periódicos de material y alimento. Adicionalmente la CDFG desea puntualizar:

  • No se considera imprescindible comer 12 pintxos al día para conocer a los terrícolas. En todo caso esta comisión es plenamente consciente que 7 estómagos exigen una ingesta de alimentos constante por lo que recibirá un kit de tuppers para poder alimentarse en cualquier momento y lugar.
  • No se considera que su integridad física corra peligro si corretea por la ciudad sin un pulsómetro con GPS, teléfono, MP3, gorra, gafas, medias de compresión, cortavientos y demás cachivaches incluidos en su lista. Se le hará llegar la ropa desechada por los reclutas de la Academia para poder usarla como ropa de deporte.
  • Que el año 2016 sea bisiesto no supone que sus necesidades se vayan a incrementar de manera exponencial. Nuestro planeta natal tarde 726 años terrícolas en girar alrededor de su sol, debe entender que los fondos de esta comisión son limitados por lo que saque el mayor provecho posible de sus recursos actuales.

Atentamente, la Comandancia Interestelar

P.D.: Su madre le manda recuerdos.

lost_in_la_concha_dss2016_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

Pues mira tú que bien. Este tipo de comunicaciones le agrian un poco a uno el comienzo del año. También hay que decir que la llegada por fin del frío tampoco ha ayudado a mejorar mi humor. Estimada comandancia, llevo más de 2 años perdido aquí, no me toquen los tentáculos. Pero bueno, servidor es un explorador sacrificado por la causa:

  • Ya me buscaré la vida para seguir el ritmo de ingesta de pintxos, siempre hay cosas nuevas que descubrir. Me permito recordarles que mis últimos dos envíos de muestras de pintxos desaparecieron sin mayor explicación en alguna oficina del ministerio.
  • Los miles de artilugios necesarios para la práctica del deporte se los robaré a algún runner despistado. Es mi firme propósito recuperar mi condición física de cadete en la academia. Si hasta me he apuntado a un gimnasio, como propósito de año nuevo. Aunque eso es más un antro de tortura que otra cosa, ya habrá tiempo para hablar eso.
  • No es que 2016 sea bisiesto, además, Donostia es la Capital Europea de la Cultura, por lo tanto no dudo que será un año más que interesante para esta ciudad. Pero no se preocupe Comandancia que les mantendré informados de todo lo que ocurra.

lost_in_la_concha_parte_vieja_vino_pintxos_donostia_san_sebastian_euskadi_pais_vasco

En resumidas cuentas, brindemos todos por el nuevo año. Urte Berri on! Y a disfrutar del 2016, va a ser muy grande.